Es noticia
Menú
Políticos pillados conduciendo ebrios
  1. España
CONCEJALES, PORTAVOCES, DIPUTADOS...

Políticos pillados conduciendo ebrios

No ha sido la primera, aunque ojalá sea la última. La concejal 'cazada' en un control de alcoholemia tras un atropello tiene varios antecedentes en política

Foto: Pilar Araque, la hasta ahora concejal de Alcorcón (centro) (EFE).
Pilar Araque, la hasta ahora concejal de Alcorcón (centro) (EFE).

Deberían predicar con el ejemplo, pero no lo hacen. Pilar Araque, la concejala de Alcorcón detenida la tarde de Nochebuena tras atropellar a una mujer cuando conducía ebria, no es el único cargo público detenido al combinar alcohol y conducción. Unos días antes, también fue cazado ebrio al volante el alcalde de San Juan de la Rambla (Tenerife), Tomás Mesa. Estos dos casos se unen al menos a otros diez cargos públicos que han sido detenidos superando la tasa máxima permitida al verse involucrados en siniestros y comprobar que viajaban con más copas de la cuenta. Algunos han asumido responsabilidades políticas como Araque, que dimitió dos días después del incidente. Otros, como Mesa, continúan en su cargo.

El caso más sonado lo protagonizó hace unos meses Miguel Ángel Rodríguez,el que fuera portavoz del Gobierno de José María Aznar, que fue detenido tras cuadruplicar la tasa de alcohol permitida al provocar un choque contra tres vehículos que estaban estacionados en la zona madrileña de Retiro.

Su condición de aforado obligó al Tribunal Supremo a juzgar al diputado del PP y presidente de Nuevas Generaciones, Nacho Uriarte, por haber provocado en la madrugada del 19 de febrero de 2010 un accidente de tráfico en el centro de Madrid cuando conducía con una tasa de alcohol muy superior a la permitida. El secretario del grupo municipal del PP en el Ayuntamiento de Granada, Alfonso Carlos Ruiz Trigueros, se vio obligado a renunciar a su cargo en la dirección provincial de su partido cuando en octubre de 2012 fue multado y condenado por conducir sin haber tenido nunca el carné.

Nacho UriarteEn Valencia, el Juzgado de lo Penal número 8 condenó a la alcaldesa del municipio de Alfarp por conducir bebida, un desliz que le costó una multa de 1.440 euros. En otra sentencia quedó probado que el 24 de mayo de 2012 Carmen Añó conducía su vehículo por Valencia después de haber ingerido bebidas alcohólicas, lo que provocó que circulara “en forma de zig-zag e, incluso, se subiera un par de ocasiones a la acera”. Un hecho que fue ratificado por el conductor del camión que iba detrás de ella.

El concejal del PP en el ayuntamiento canario de Puerto de la Cruz, Luis Miguel Rodríguez, optó por saltarse un control de alcoholemia en junio de 2012. Fue detenido por agentes del Cuerpo Nacional de Policía “tras hacer caso omiso de las señales que le realizaban los agentes para que detuviera el coche”. Tras la maniobra evasiva realizada por el edil popular, los agentes procedieron a la persecución y detención del concejal, que fue trasladado al vecino municipio de La Orotava, donde se le sometió a la prueba de alcoholemia “que resultó negativa por muy poco margen, ya que presentaba en un primer momento 0,23 miligramos en alcohol frente a los 0,25 que estipula la ley”.

En mayo de 2009, el segundo teniente de alcalde y portavoz del PP en Arganda del Rey, Manuel Cercadillo, fue detenido por conducir ebrio por el centro de la localidad. Pese a que en el momento intentó darse a la fuga, acabó dimitiendo de sus cargos.

Diputados nacionales, concejales, portavoces...

A los pocos meses, en mayo de ese mismo año, fue el diputado nacional Vicente Ferrer el que fue sorprendido con unas copas de más al volante. El representante del PP por Valencia, que poco antes de ser sorprendido había llamado “timonel borracho” a Zapatero, fue condenado a ocho meses de retirada de carné y al pago de 2.400 euros.

Al año siguiente, en marzo, el sorprendido fue el portavoz del PP en el Ayuntamiento de Santiago de Compostela, Ángel Espadas. El que fuera el azote del botellón en la zona fue detenido conduciendo borracho. Renunció a sus cargos.

Apenas un mes antes, en febrero de 2012, el cazado había sido Adolfo Martín Rodríguez, concejal del PP en Huércal de Almería, encargado de Tráfico y Hacienda. Sólo renunció a sus responsabilidades al frente de Tráfico. A finales de año César González, concejal de UPyD, fue sorprendido ebrio por la policía cuando conducía de vuelta a su casa en Petrer, Alicante, ya de madrugada. Aunque el PP pidió su dimisión, González se mostró reacio a dejar sus cargos.

Deberían predicar con el ejemplo, pero no lo hacen. Pilar Araque, la concejala de Alcorcón detenida la tarde de Nochebuena tras atropellar a una mujer cuando conducía ebria, no es el único cargo público detenido al combinar alcohol y conducción. Unos días antes, también fue cazado ebrio al volante el alcalde de San Juan de la Rambla (Tenerife), Tomás Mesa. Estos dos casos se unen al menos a otros diez cargos públicos que han sido detenidos superando la tasa máxima permitida al verse involucrados en siniestros y comprobar que viajaban con más copas de la cuenta. Algunos han asumido responsabilidades políticas como Araque, que dimitió dos días después del incidente. Otros, como Mesa, continúan en su cargo.

Multa Tribunal Supremo Madrid
El redactor recomienda