Demografía de seis años de apuros económicos

La movilidad de la crisis: 2,7 millones de personas cambiaron de provincia desde 2008

Casi tres millones de personas han emigrado a otra provincia española en los últimos cinco años, según la estadística del INE.

Foto: La movilidad de la crisis: 2,7 millones de personas cambiaron de provincia desde 2008

Casi tres millones de personas han emigrado a otra provincia española en los últimos cinco años. Jaén y Barcelona han sido las que sufrieron la mayor sangría de población, mientras que el camino entre Madrid y Toledo se ha convertido en el principal corredor de emigrantes interprovinciales. 

Es este el mapa de las migraciones internas a la España en crisis, según se desprende del análisis llevado a cabo por El Confidencial de los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). El INE contabiliza estos movimientos basándose en el padrón de las diferentes ciudades del país.

 

El INE recoge estos datos desde 2008, pero varios estudios académicos analizaron con anterioridad este fenómeno. Una investigación de Joaquim Recaño, profesor del Centro de Estudios Demográficos de de la Universidad Autónoma de Barcelona, indica que entre 1989 y 1995 se movieron a otro lugar de España 1,7 millones de personas. En los cinco años que corren entre 2008 y el primer semestre de 2013, uno menos que en el período analizado el citado estudio, esa cifra se eleva en un millón de personas. La búsqueda de trabajo no solo empuja a emigrar fuera de España, sino que aumenta la movilidad interior.

De provincia a provincia

A nivel de comunidades, País Vasco, Cantabria y Asturias son las que registraron un saldo positivo en estos años, al menos en cuanto a migraciones internas.

Un caso emblemático de estos movimientos poblacionales es el de Jaén. Algo más de 45.000 personas abandonaron esta provincia desde 2008, dejando el segundo peor saldo migratorio del país: se fueron 11.000 personas más de las que llegaron.

Madrid y Granada fueron los destinos principales para quienes dejaron la provincia andaluza, donde el 75% de menores de 25 años no tiene un trabajo, según los datos de la EPA.

Barcelona fue la provincia que registró el peor saldo migratorio desde el comienzo de la crisis, al irse 15.000 personas más de las que llegaron. La movilidad, en este caso, no se extendió mucho más allá de los confines regionales: Tarragona y Girona superan a Madrid como destino favorito de quienes dejaron la principal provincia catalana.

Los flujos migratorios entre estas tres provincias catalanas no son cosa de poco. Representan, respectivamente, el segundo y el tercer mayor flujo a nivel nacional. Entre Barcelona, Tarragona y Girrona se desplazaron en total 147.000 personas.

Pero el más importante -por tamaño- de estos movimientos se concentra en tan solo 70 kilómetros. Son los que separan Madrid y Toledo, las provincias que han vivido el mayor traslado de ciudadanos. El sentido más transitado fue el que va de la capital a la provincia vecina.

En los traslados interiores pocos se van muy lejos de casa. Entre 2008 y el primer semestre de 2013, solo cuatro de los diez flujos más transitados entre provincias superan los 100 kilómetros de distancia, mientras que siete implicaron un traslado a otra comunidad.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios