Colas de más de dos horas para salir del Peñón tras la llamada a consultas a Trillo
  1. España
Nuevo incidente en la bahía de gibraltar

Colas de más de dos horas para salir del Peñón tras la llamada a consultas a Trillo

La llamada a consultas del embajador de España provocó una inmediata reacción de la Guardia Civil: colas dos horas y media para salir del Peñón

placeholder Foto: Vuelven las colas a la frontera de Gibraltar. (EFE)
Vuelven las colas a la frontera de Gibraltar. (EFE)

La llamada a consultas del embajador de España en Londres, Federico Trillo, por la incursión “muy grave” del buque español Ramón Margalef en aguas de Gibraltar provocó una inmediata reacción de la Guardia Civil: colas de una hora de ciudadanos españoles para salir del Peñón y dos horas y media para los vehículos, según confirmaron a este diario fuentes del Gobierno de Gibraltar. El Ejecutivo español y la Guardia Civil se pueden ver reforzados en su posición de permitir retenciones en la entrada y salida del Peñón: la Comisión Europea dictaminó que los controles aduaneros en Gibraltar no vulneran las normas de la Unión Europea.

“Esta noche la cola de peatones es de mil demonios, pasaba el aeropuerto antiguo para salir de Gibraltar. Es la Guardia Civil quien está ralentizando la salida. Y menos mal que no está lloviendo, porque si llueve se va a armar una estampida. Quiera Dios que no pase una tragedia; varios amigos españoles me han dicho que como estén en la cola y no puedan salir o entrar tirar palante y que salga el sol por Antequera”, relata a este diario Tito Vallejo, exmilitar gibraltareño, de 65 años, que en agosto contó aquí algunos de los mitos y realidades del Peñón.

Para Vallejo, la actitud de España es “muy provocadora”. “La Royal Navy les avisó que se estaban metiendo en aguas británicas y ellos no quisieron salir. Decían que tenían permiso… Si le pasa lo mismo a un barco de Gibraltar en la bocana del puerto de Algeciras seguro que los meten a todos presos. Nosotros somos más tolerantes y aguantamos más mecha”, subraya Vallejo. “Están hechos unos gallitos y tocándonos los h…”, remata.

El embajador de España en Londres, Federico Trillo. (EFE)“El problema”, indica un ciudadano español que vive en Gibraltar desde hace un par de años, “es que nadie, ni el Gobierno español ni el del Peñón, quiere dar su brazo a torcer. Las colas, aunque con menos afluencia y conflicto, no han parado desde agosto”, señala. La excolonia británica, que se ha librado de la crisis económica, está encantada con los 10.000 trabajadores españoles (más de 6.000 en La Línea de la Concepción). Si se llegara a cerrar la Verja, los linenses serían los más perjudicados.

La “temeridad” de lanchas paramilitares españolas

El Gobierno de Gibraltar insiste en la gravedad del conflicto. “En las últimas semanas se han producido varios incidentes en los cuales lanchas paramilitares españolas han actuado de manera temeraria cerca de embarcaciones militares británicas y norteamericanas en las inmediaciones de Gibraltar”, destacó el Ejecutivo del Peñón en un comunicado de prensa. Según su relato de los hechos, en mayo de 2007 España solicitó la designación del mar territorial de Gibraltar en la normativa comunitaria como si se encontrase bajo su jurisdicción. Dicha designación [del Lugar de Interés Comunitario Estrecho Oriental] tuvo lugar en 2008.

“Esta acción dio lugar una intensificación de la presión española sobre las Aguas Territoriales Británicas de Gibraltar a medida que diversas agencias españolas procedieron a poner a prueba la soberanía británica de manera habitual. La defensa de la soberanía británica sobre nuestras aguas es una responsabilidad constitucional del Gobierno del Reino Unido, en concreto de la Royal Navy”, según Gibraltar.

La Comisión y la UEFA

Otras fuentes del Peñón consultadas por este diario destacaron que la decisión de la Comisión Europea respecto a los controles en la frontera gibraltareña puede haber sido un aldabonazo para que España provocara un conflicto. “Si no hay problemas grandes, ¿qué se va a resolver?”, se preguntaron estas fuentes.

Aficionados de Gibraltar en el amistoso ante Eslovaquia. (EFE)La celebración del primer partido oficial de la selección de fútbol de Gibraltar también ha podido ser una de claves que explique esta escalada en el conflicto. “No entiendo cómo el ministro Margallo no dijo nada a la autorización de la UEFA para que jugaran partidos oficiales. Y, ahora, todo salta justo el día del partido…”, lamenta un gibraltareño en conversación telefónica con este diario.

Royal Navy Gibraltar Guardia Civil Federico Trillo
El redactor recomienda