EL CONTRATO SUPERA LOS CUATRO MILLONES

El Congreso quita a Arturo Fernández los 'gin-tonic' y se los da al bar del Parlament

La mesa de contratación del Congreso certificó este miércoles la derrota de Arturo Cantoblanco en el concurso para la adjudicación de su cafetería

Foto: Arturo Fernández, en el centro, en la clausura de la asamblea de los empresarios madrileños (EFE)
Arturo Fernández, en el centro, en la clausura de la asamblea de los empresarios madrileños (EFE)

La mesa de contratación del Congreso de los Diputados certificó este miércoles la derrota de Arturo Cantoblanco en el concurso para la adjudicación de la cafetería de sus instalaciones durante los próximos cuatro años. El grupo hostelero del presidente de los empresarios madrileños, Arturo Fernández, presta ese servicio desde 1991 y aspiraba a renovar la concesión hasta 2017, pero finalmente ha quedado por debajo de uno de sus principales competidores en el sector, Eurest.

Según fuentes cercanas al proceso, Arturo Cantoblanco consiguió la mejor puntuación en el apartado económico, pero Eurest obtuvo una mejor valoración global por su destacada victoria en el apartado técnico. La adjudicación es en principio de dos años prorrogables por otros dos, pero en la práctica se da por descontada la duración de cuatro. Eurest recibirá por esta concesión 4,2 millones de euros de fondos públicos por todo el periodo. Además, también se quedará con el dinero que cobre directamente a los usuarios de la cafetería.

Con todo, el valor de la adjudicación está más en el simbolismo y la relevancia que implica dirigir la cafetería del Congreso de los Diputados que en la rentabilidad económica asociada a la concesión. De hecho, Arturo Cantoblanco se había quejado en los últimos meses de que el resultado de la explotación arrojaba un saldo negativo. Entre otros motivos, porque el concurso obliga a la empresa concesionaria a no superar en ningún caso los precios tasados en el pliego de condiciones. Por ejemplo, Eurest no podrá cobrar más de nueve euros por el menú del día, ni más de 1,05 por un desayuno, 0,85 céntimos por un café o 4,45 euros por una ración de anchoas.

La polémica del 'gin-tonic'

Como informó El Confidencial, el pliego también obligaba inicialmente a que durante los cuatro próximos años los gin-tonic se dispensaran a un máximo de 3,45 euros; los cubalibres, a 3,40; el whisky DYC Reserva 8 años, a 4,20; y los Bloody Mary, a 3,45, entre otras referencias, precios sustancialmente inferiores a los que se pagan fuera de la Cámara Baja gracias a la subvención que recibe el servicio de restauración. Pero la polémica que generó esta noticia provocó que, una semana después, la Mesa del Congreso modificara los términos del concurso para dejar fuera de los precios tasados las bebidas espirituosas. Eurest tendrá que seguir sirviéndolas, pero podrá venderlas al precio que quiera, aunque la cuantía global de la concesión sigue siendo la misma.

Hace unos días, la Agencia Tributaria remitió una comunicación a todos los grupos parlamentarios del Congreso para pedirles que le pagaran todas las deudas contraídas con el Grupo Arturo Cantoblanco. Según Hacienda, la empresa del líder de la patronal madrileña tiene una deuda no ingresada en periodo voluntario que asciende a 416.856 euros. El pasado febrero, Arturo Cantoblanco también sufrió una investigación en la Cámara Baja después de que varios empleados del grupo denunciaran que les habían pagado en negro parte de sus salarios.

Eurest, que tiene su sede central en Madrid, ya es concesionaria de la cafetería del Parlamento de Cataluña, aunque en ese caso el catálogo de productos y de servicios es mucho más limitado que el que tendrá que gestionar a partir de enero en la Cámara Baja. En el Parlamento catalán, además, está prohibida la venta de bebidas espirituosas de alta graduación. Sólo se ofrece vino, cerveza y cava.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios