Murcia, la que mejor amortiza

Vascos, gallegos y catalanes, los que más pagan por sus televisiones regionales

Tras el cierre de la televisión valenciana, el debate está servido: ¿Cuánto cuestan las cadenas autonómicas y qué cantidad aporta cada español?

Foto: Cierre radiotelevision valenciana
Cierre radiotelevision valenciana

El cierre de la Radio Televisión Valenciana (RTVV) ha vuelto a abrir el melón de la viabilidad de las trece televisiones autonómicas que coexisten en España (Castilla y León, Cantabria, La Rioja y Navarra no tienen). El futuro de todas es poco esperanzador, hasta de las pocas que son viables. De hecho, nada más conocerse que la Generalitat valenciana aprobó el martes por la noche cerrar su canal, el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, reconoció públicamente que no descarta hacer lo mismo con Telemadrid. El debate está servido: ¿Cuánto cuestan las televisiones a las autonomías y cuánto ingresan? ¿Qué cantidad aporta cada español para mantener a flote su televisión autonómicanbsp;

El Confidencial ha escudriñado las cifras que se esconden detrás de las cámaras y los platós de televisión que viven prácticamente de lo que reciben del dinero que aportan los gobiernos de su comunidad. Para 2014, Cataluña es la autonomía que más dinero ha presupuestado para mantener su canal televisivo: algo más de 241 millones de euros. En el segundo puesto le sigue el gobierno socialista andaluz que dirige Susana Díaz, que abonará 113 millones de euros en 2014 para mantener a flote Canal Sur.

Pinche en las burbujas para ver los detalles

Galicia aportará 90 millones a su canal autonómico, 21 millones más de lo que pondrá Murcia para su televisión, que iguala la cantidad que ha presupuestado Madrid (70 millones). Aragón guardó 42 millones de sus presupuestos de 2013 para el canal audiovisual y Castilla La Mancha, la autonomía gobernada por María Dolores de Cospedal, pondrá 36 millones para la suya en 2014. Canarias (casi 34 millones), Baleares (30 millones), Extremadura (25) y País Vasco (10 millones) suman los 850 millones de euros que trece autonomías han presupuestado en un año para no dejar caer unas televisiones cuyo negocio publicitario disminuyó un 18,7% en el primer trimestre de 2013, hasta alcanzar los 27,7 millones de euros.  

Dependiendo del tamaño de la región y del número de canales autonómicos, el coste por habitante varía sustancialmente. Mientras que los vascos, gallegos y catalanes son los que más aportan anualmente para sus canales, (49 y 32 euros al año respectivamente), los murcianos se sitúan en el otro lado de la balanza, y sólo pagan cuatro y cinco euros respectivamente cada año por el mismo servicio. Menos de veinte euros pagan asturianos, manchegos, canarios, andaluces, madrileños y valencianos. Un poco más caro les sale sendas televisiones a extremeños (22 euros por habitante), baleares (27 euros) y aragoneses (31).

Plantillas sobredimensionadas

Antes de que estallase la crisis, las televisiones autonómicas fueron engordando sus plantillas hasta alcanzar un número de empleados sobredimensionado. El recorte de personal ha ido en paralelo al descenso del número de espectadores. Por citar algún ejemplo, Telemadrid y Canal 9 contaban antes del Expediente de Regulación de Empleo con 1.169 y 1.643 trabajadores respectivamente. Los medios públicos catalanes emplean a más de 2.500 personas, y como otras autonomías están adelgazando en personal, aunque no están aplicando recortes tan sangrantes como en Madrid o Valencia.

Las cadenas menos ahogadas financieramente hablando son las de Extremadura, Asturias, Canarias, Castilla-La Mancha, Galicia y Baleares. Pese a que no se enfrentan a un cierre inminente, sí han ido recortando sus presupuestos poco a poco y, desde que la ley permitió en 2012 privatizar su gestión, algunas de ellas ya están pensando en cómo hacer el trasvase.

Cuando el Ejecutivo de Mariano Rajoy prohibió por ley que las televisiones gastaran más de lo que ingresan, las 13 televisiones autonómicas sumaban 1.200 millones de euros, de las que casi mil millones eran aportaciones públicas. Apenas 200 millones llegaban a través de publicidad. La aportación en 2013 descendió cien millones, hasta los 880. El Gobierno de Baleares es el primero que tiene previsto privatizar la gestión de la televisión pública de Baleares, IB3, que acumula una deuda de 80 millones de euros.  


Fe de Errores

Una versión anterior de este artículo indicaba que la televisión vasca EITB suponía un coste de 4,9 euros por ciudadano, cuando el dato correcto es 49 euros. El Confidencial pide disculpas a sus lectores por el error.

 

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios