Mariano Rajoy recuerda a los líderes del PP que la unidad de España es innegociable
  1. España
xx interparlamentaria del pp

Mariano Rajoy recuerda a los líderes del PP que la unidad de España es innegociable

El presidente frena los focos de descontento internoRajoy recuerda que la unidad de España es innegociable y anima al PSOE a recuperar su sentido nacional Mariano Rajoy

placeholder Foto: Rajoy, en Córdoba.
Rajoy, en Córdoba.

Mariano Rajoy intenta anticiparse a todos los posibles focos de descontento interno en el Partido Popular. En la clausura de la XX Interparlamentaria del PP, el presidente del Gobierno se ha solidarizado con las víctimas del terrorismo después de la excarcelación de otros 9 terroristas, ha prometido al final de la legislatura podrá decir a los españoles que deja una España mucho mejor que la recibida en 2011 y ha reiterado su defensa de la unidad de España al proclamar que la soberanía nacional no se negocia ni se dialoga.

Son las respuestas a la AVT, a los barones y parlamentarios preocupados por su futuro ante las urnas y a la reclamación de José María Aznar de dejar las cosas más claras ante el desafío independentista en Cataluña. El jefe del Ejecutivo se ha dirigido a los diputados, senadores, eurodiputados y máximos dirigentes de su partido reunidos en Córdoba con un mensaje de optimismo ante el futuro inmediato, una vez superada la recesión económica aunque también ha reconocido que la salida de la crisis aún tardará en notarse en la calle.

“Más que nunca las víctimasdel terrorismo deben saber que estamos con ellos, que les manifestamos nuestro cariño y solidaridad. Esta batalla la ganarán la Justicia y las personas de bien”. Con esa frase y sin más precisiones sobre el alcance de su respuesta práctica a la excarcelación de etarras, Rajoy ha querido abundar en la declaración ya hecha por su partido el día anterior en contra de las decisión tomada por la Audiencia Nacional sin esperar a que se pronunciara el Tribunal Supremo. Todos los presentes se han puesto en pie para aplaudir.

Clausura de la reunión interparlamentaria del partido popularEl presidente del Gobierno ha aprovechado para hacer un repaso por los datos de mejoría en la economía española, para defender sus reformas, e incluso las decisiones más impopulares que no estaban en su programa (subida de impuestos), y sentenciar que todas las medidas eran necesarias e imprescindibles para “salir de la UVI” en que estaba el país. Pese a insistir en que “hay que perseverar en el empeño”, esta vez también se ha volcado en ofrecer esperanza. “Cuando volvamos a presentarnos ante los españoles podremos decir que las cosas están infinitamente mejor que como las encontramos en 2011”.

Rajoy ha presumido de unidad en la organización que preside, de que el PP es un partido nacional que defiende las mismas ideas y proyectos en toda España. Y en ese punto, aunque ha dicho que no quería dar “un pellizco de monja” a los socialistas, sí que ha sostenido que deseaba que el PSOE recuperara la condición de partido con sentido nacional porque así se podrían afrontar mejor los retos que plantea el separatismo.

Unidad de España

El jefe del Ejecutivo ha defendido la plena vigencia de la Constitución (“las reglas del juego que todo el pueblo español votó en su día”) y ha recordado que el principio de la soberanía nacional, que “los españoles deciden sobre todo lo que afecta a todos los españoles”, es el fundamento de la nación. En lo que parecía una clara respuesta a los nacionalistas y a los socialistas empeñados en proponer una reforma de la Constitución para frenar el descontento de Artur Mas y Oriol Junqueras, Rajoy ha repetido que no ve deseable ni posible introducir cambios en la ley de leyes, y menos en sus dos primeros artículos, los que fijan la indisoluble unidad de España y el derecho a la autonomía de sus regiones y nacionalidades.

El jefe del Ejecutivo ha insistido en que la soberanía del pueblo español no es negociable y que él no está dispuesto ni siquiera al “diálogo” sobre esos principios constitucionales de los que los nacionalistas reniegan ahora en su proyecto de secesión. Era una respuesta clara a los independentistas y la misma que Aznar reclama siempre, aunque Rajoy se exprese así en cada comparecencia en el Congreso y en Senado cuando advierte que la unidad nacional y la Constitución son innegociables.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
España Solidaridad Crisis Cataluña Constitución Mariano Rajoy
El redactor recomienda