¿Quién ha de tener más miedo a la irrupción política nacional de Rivera?
  1. España
LE COME TERRENO a UPyD

¿Quién ha de tener más miedo a la irrupción política nacional de Rivera?

El Movimiento Ciudadano que impulsa el político catalán ahonda en la herida abierta de los grandes partidos e inquieta, también, a la UPyD de Rosa Díez

placeholder Foto: Albert Rivera, en al presentación de Movimiento Ciudadano (EFE).
Albert Rivera, en al presentación de Movimiento Ciudadano (EFE).

La posible irrupción en el escenario electoral de Albert Rivera puede suponer un obstáculo en el camino de la consolidación de UPyD y un problema más que le crece al PP de Mariano Rajoy en un contexto de enorme desarraigo político. La próxima cita de las europeas será un termómetro de esta desafección ciudadana y un primer test en el que se podrá medir la verdadera fuerza del nuevo Movimiento Ciudadano que impulsa el líder de Ciutadans.

De momento, Rivera no ha anunciado aún si sus intenciones pasan, de verdad, por una nueva candidatura en el espacio del centro que pelee, junto a Rosa Díez, por el voto desencantado de PP y PSOE. Su Movimiento Ciudadano todavía está en una primera fase de presentación de su ideario reformistadividido en cinco grandes ejes, pero la apelación de Rivera al “por las buenas o por las urnas” si los grandes partidos no atienden sus reivindicaciones pocas dudas puede generar sobre un paso final que, antes o después, le pondrá en el ruedo ibérico. Con ayuda de Rosa Díez, si ambas formaciones se avienen a un pacto que hasta ahora ha sido imposible, o sin ella y por su cuenta y riesgo.

¿Qué impacto tendría sobre el actual escenario? Belén Barreiro, socióloga y exdirectora del CIS, no tiene ninguna duda de que la formación llegaría en un momento en el que hay mercado político en el que crecer. “Uno de cada dos ciudadanos se sienten huérfanos políticamente, por lo que hay un mercado potencial y un hueco en el que poder competir y en el que PP y UPyD serían los más perjudicados”, explica.

Pleno del congreso"Ni PP ni PSOE están convenciendo y, aunque UPyD recoge mucho voto desencantado, también ha perdido fidelidad de voto. Ahora mismo la fidelidad de voto de UPyD es de un 63% que, aunque es alta, está por debajo, por ejemplo de la de Izquierda Unida. Tiene un margen de fidelidad más bajo”.

El discurso centralista de Rivera le sitúa en la misma competición en la que ya corren UPyD y el Partido Popular pero, a juicio de Barreiro, a favor de Albert Rivera jugaría el hecho de ser una candidatura joven frente a un PP “envejecido electoralmente” y en el que UPyD se dirige también al mismo público.

Narciso Michavila, sociólogo y presidente de GAD3, apuesta porque Rivera y Movimiento Ciudadano pueda estrenarse de cara a las elecciones europeas, en las que, al no haber umbral de entrada, es más fácil obtener representación y apuntarse un primer tanto político. “En las elecciones europeas daría igual que Rivera y UPyD fueran por separado, porque tendrían bastantes posibilidades de obtener representación, pero en las generales lo mejor sería que ambas formaciones fueran juntas porque el sistema castiga mucho a las terceras opciones electorales”.

La unión con UPyD, que para Rivera sigue siendo una opción posible, pero poco probable, tal y como reconoció a este diario esta misma semana, sería la llave, según Michavila, para que esa coalición se pudiera abrir un hueco en otras circunscripciones pequeñas que no son Madrid o Barcelona. “A nivel nacional, Movimiento Ciudadano haría daño al PSOE y al PP, pero si se pusiera de acuerdo con UPyD y forjasen un matrimonio real, podrían constituir un partido muy potente; pero eso no va a pasar nunca por la propia dinámica de ambos”, explica. Hay que recordar que, a este respecto, Rivera sigue abierto: “Con UPyD hemos intentado sumar fuerzas en tres ocasiones. A pesar de su continuo rechazo, seguimos pensando que no hay nada imposible y estamos abiertos a seguir intentándolo”.

El congreso rechazará hoy las enmiendas a la totalidad a los presupuestos generales del estadoCiutadans, de momento, y según los datos que aporta Michavila, ha conseguido abrirse un espacio cada vez mayor en Cataluña a costa de PP y PSOE pero, sobre todo, de CiU. “Ha recogido mucho sufragio de votantes de CiU conservadores y burgueses que votaban a Puyol cuando era moderado. CiU está perdiendo ese votante que es catalán, que quiere la defensa de lo catalán, pero no la independencia y que no le convence ni la alternativa del PSC ni del PP”, añade.

El problema a largo plazo y la prueba de fuego que aún deben superar tanto el partido de Rosa Díez como el de Albert Rivera es el de su institucionalización. A juicio de los expertos, la vida de este tipo de formaciones en raras ocasiones ha perdurado después de que su líder, por lo general populista, desaparece.

A su favor, Rivera cuenta con importantes aliados mediáticos y un buena acogida entre tertulianos habituales de 13 Televisión y El gato al agua que impulsarán, de forma importante, su presencia social y darán a conocer su mensaje entre un electorado tradicionalmente orientado hacia la derecha. En un mercado en el que las dos opciones electorales tradicionales están en caída libre, la llegada de terceros rivales con fuerte proyección amenaza con poner el tablero patas arriba. El primer test, las europeas.

UPyD Albert Rivera CiU Rosa Díez Mariano Rajoy Izquierda Unida
El redactor recomienda