CiU abre otro frente de choque con Rajoy para pasar de 4 diputaciones a 7 veguerías
  1. España
mas pretende burlar LA ley de REFORMA LOCAL

CiU abre otro frente de choque con Rajoy para pasar de 4 diputaciones a 7 veguerías

CiU y ERC van a abrir un nuevo frente de conflicto institucional su propia reforma de la administración local frente a la nacional que tramitan Las Cortes

placeholder Foto: Mariano Rajoy y Artur Mas durante su último encuentro (Reuters)
Mariano Rajoy y Artur Mas durante su último encuentro (Reuters)

Los nacionalistas catalanes, CiU y ERC, van a abrir esta misma semana un nuevo frente de conflicto institucional con el Gobierno al impulsar su propia reforma de la Administración local frente a la ley nacional sobre la materia que tramitan las Cortes. Los partidos de Artur Mas y Oriol Junqueras pretenden pasar de las actuales diputaciones (4 en Cataluña) a 7 veguerías, división territorial de la comunidad de antes del siglo XVIII, en tiempos de la Monarquía de los Austrias y previa a la instauración de la provincia en toda España en el siglo XIX. El nacionalismo considera que la división en veguerías es más apropiada a las esencias de Cataluña y útil para su posible futuro como estado independiente.

El grupo parlamentario de CiU y los diputados de ERC en el Congreso han expresado su rechazo total al proyecto de ley para la reforma de la Administración local (enmendado ya en la Cámara baja y remitido al Senado) con la misma advertencia común: consideran que se trata de una invasión de competencias de la Generalitat, denuncian que va contra la “singularidad catalana” del mundo municipal y aprobarán una ley local propia que empezará a tramitarse en el parlamento autonómico esta misma semana.

CADENA HUMANA POR LA INDEPENDENCIAEl choque institucional estará servido el 1 de enero de 2014, fecha prevista para la entrada en vigor de la reforma local, que tiene que pasar antes de que termine el año por los trámites del Senado antes de volver al Congreso. El texto de los nacionalistas catalanes puede ser un hecho antes, aunque para ello tendrá que haber un acuerdo entre los distintos grupos nacionalistas y el PSC, partido que en tiempos del tripartito (en 2010) ya impulsó la conversión de las actuales diputaciones provinciales catalanas (las de Barcelona, Gerona, Lérida y Tarragona) en siete veguerías, las citadas más las de Alto Pirineo, Tierras del Ebro y Central.

El Tribunal Constitucional, el cambio de gobierno en la Generalitat y la crisis económica acabaron con el proyecto dirigido a aumentar y ampliar el peso de la Administración en Cataluña en nombre del acercamiento del ciudadano a las instituciones. La reforma local que impulsa el Gobierno sólo cuenta con el apoyo del PP y el PNV en el Parlamento (casi el 60 por ciento de la Cámara), pero está pactada con los representantes de los ayuntamientos en la Federación Española de Municipios y Provincias.

La organización territorial

Los portavoces de los nacionalistas catalanes, en especial CiU, han presentado enmiendas en el Congreso para que la mayor parte de la ley nacional no se aplicara en Cataluña. Pretendían una especie de régimen singular aparte para los municipios, mancomunidades y diputaciones catalanas tuteladas desde la Generalitat. Las enmiendas fueron rechazadas por el Grupo Popular. Carles Pàramo, por Convergència, y Teresa Jordà, por ERC, apelaron al Estatuto de Cataluña para defender la teoría de que las Cortes no pueden legislar sobre la organización de los municipios y entes locales en esa comunidad.

“Este proyecto de ley no sirve para España, y menos para Cataluña”, dijo el representante de CiU en los términos independentistas últimamente habituales en su grupo. También sentenció que “Cataluña va en otro sentido, el contrario” y que el parlamento autonómico desarrollará una ley local para “eliminar las diputaciones y sustituirlas por veguerías para acercar la gestión del día a día del mundo local al ciudadano; para acercar la política al pueblo”.

Jordà, de ERC, sostuvo la misma teoría: “La Generalitat tiene plenas competencias en materia de organización territorial y régimen local, los entes locales forman parte de su sistema institucional”. El entendimiento CiU-Esquerra en la materia abre otro frente de choque institucional con el Gobierno, dado que el Ejecutivo autonómico no puede legislar en contra del contenido de la reforma local y se tiene que limitar a complementar o cubrir posibles vacíos que deje la normativa de rango nacional.

Administración Nacionalismo Cataluña
El redactor recomienda