plazas de enfermería en el principado

Nace una nueva forma de ocupación hotelera: opositores a un empleo público

Los hoteles gijoneses se han visto desbordados por una inhabitual avalancha de clientes: miles de personas inscritas en una oposición para enfermería

Foto: Cola para examinarse de una oposición en Madrid. (Efe-TV)
Cola para examinarse de una oposición en Madrid. (Efe-TV)

Los caminos para afrontar la crisis económica son inescrutables. ¿Quién les diría a los hosteleros asturianos, concretamente a los de Gijón, que una convocatoria de oposiciones a la que se habían presentado casi 11.000 personas iba a llenarles las habitaciones en una época de temporada baja como finales del mes de octubre. Ese ha sido el milagro obrado por el Servicio de Salud del Principado de Asturias, que desde que hace 20 años la comunidad autónoma recibiera las transferencias en materia sanitaria, no había convocado exámenes para dotar de plazas a la sanidad pública. Y la respuesta ha sido contundente. Ocho mil profesionales de la enfermería, de los 10.800 registrados, se dieron cita en el recinto de la Feria de Muestras de Asturias, en Gijón, para conseguir uno de los 472 puestos en litigio.

Casi el 70% de los opositores procedía de fuera de Asturias. La mayoría de comunidades limítrofes como Castila y León o Galicia, pero también de otras autonomías más distantes. Vascos, madrileños y hasta canarios se dieron cita en Gijón para acudir al examen con tiempo suficiente para preparar las respuestas y para presentarse descansados ante el tribunal. Y para ello y teniendo en cuenta que la oposición comenzaba a las once de la mañana (en teoría, porque en la práctica no comenzaron las pruebas hasta hora y media después), lo más razonable era pernoctar en la ciudad o en los alrededores.

Eso fue lo que hizo Paz López, que acudió a Gijón desde un pueblo de Valladolid con el miedo a que cualquier circunstancia le retrasara en carretera y no llegara a tiempo para la oposición. Reconoce que no se presentaba con muchas posibilidades de éxito y por eso, aprovechó el viaje para adelantar su estancia al viernes, un día antes del examen acompañada de su novio, con el que, una vez finalizada la prueba, se quedó el fin de semana para recordar una ciudad que no veía desde que visitó muy jovencita con sus padres.

No es el caso de Irene Rubio, a la que si se le habla de turismo opositor casi se enfada. Ella ya tenía previsto reservar una plaza de hotel desde que decidió presentarse a las oposiciones y por eso llamó para que le guardaran una habitación. Lo hizo en un hotel muy cercano al lugar del examen y de categoría superior a sus posibilidades económicas, según admite, pero que entendía necesario por la tranquilidad que le proporcionaba estar a pocos minutos del recinto y tener un día entero para repasar las materias objeto de oposición. De hecho, apenas salió del establecimiento salvo para cenar, y regresó a su ciudad natal de Galicia poco después de haber finalizado la prueba.

Escultura Elogio del Horizonte de Eduardo Chillida en Gijón (EFE)
Escultura Elogio del Horizonte de Eduardo Chillida en Gijón (EFE)
Sofía Pérez se encontró en el hostal donde se alojaba con varios compañeros de estudios que acudían a la misma cita que ella. No pudo terminar el examen porque después de cuatro horas de permanecer en el aula y varias negativas a que le permitieran salir para ir al baño, las ganas pudieron con ella y dejó el papel de las preguntas sin terminar. Le habían amenazado con anular su prueba si abandonaba el recinto. No sólo le ocurrió a Sofía, sino a más opositores que protestaron sin éxito por esa circunstancia y afirmaron que presentarán quejas formales por esta decisión.

Entre los profesionales hoteleros causó agradable sorpresa tanta demanda de habitaciones, aunque muestran su escepticismo porque este tipo de turismo opositor se consolide, entre otras cosas porque las convocatorias de oposición son muy espaciadas, especialmente en estos tiempo en los que la oferta pública de empleo está muy restringida por la crisis y por el descenso de los trabajos en los sectores estatales o autonómicos. No obstante, dan por buena esta circunstancia, sobre todo porque en esta época del año, el porcentaje de ocupación hostelera se sitúa en torno al 40% y el lleno total es "muy complicado".

Para el responsable del hotel Playa de Gijón, las primeras reservas se produjeron al poco tiempo de conocerse el día y el lugar de las oposiciones, pero "el verdadero bombazo"  tuvo efecto en los últimos 15 días, en los que las llamadas de potenciales clientes eran casi constantes. Ya no le quedaban habitaciones para el fin de semana, aunque el domingo gran parte de los usuarios ya tenía previsto irse.

Universidad Laboral de Gijón.
Universidad Laboral de Gijón.
Algún cuarto aún estaba esperando ser ocupado en el Tryp Rey Pelayo, de Gijón, si bien su gerente mostraba su satisfacción por la numerosa presencia de foráneos en la ciudad, lo que permitía al sector mitigar un poco el porcentaje de pernoctaciones del verano, que no fue tan elevado como se esperaban, teniendo en cuenta, además, que en tiempos de crisis es complicado llenar las habitaciones de un hotel de cuatro estrellas.

A Oviedo también llegó la marea turística de los opositores a ocupar sus plazas hoteleras, aunque en menor medida, entre otras cosas porque la capital asturiana celebraba este fin de semana la ceremonia de entrega de los premios Príncipe de Asturias y entre galardonados y familiares, invitados y personal asiduo a este tipo de conmemoraciones el índice de pernoctación era bastante más alto que el de estas fechas, aunque anualmente los hoteles de Oviedo ven sus habitaciones razonablemente ocupadas, precisamente por la existencia de estos galardones.         

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios