Es noticia
Menú
Interior refuerza las fronteras de Melilla y Ceuta con nuevos pasos antikamikaze
  1. España
hay 1.200 inmigrantes esperando saltar

Interior refuerza las fronteras de Melilla y Ceuta con nuevos pasos antikamikaze

El Ministerio del Interior está replanteándose la configuración actual de las fronteras de Ceuta y Melilla para tratar de hacerlas más resistentes

Foto: Efectivos de la Policía Nacional en el perimetro fronterizo de la playa del Tarajal. (EFE)
Efectivos de la Policía Nacional en el perimetro fronterizo de la playa del Tarajal. (EFE)

El Ministerio del Interior está replanteándose la configuración actual de las fronteras de Ceuta y Melilla para tratar de hacerlas más resistentes a la presión migratoria. En lo que va de año, unos 3.000 inmigrantes han intentado saltar el vallado fronterizo, casi el doble de los 1.610 que en el mismo periodo de 2012 optaron por esa vía para tratar de llegar a España, según datos de Interior. Además, también crece la violencia del fenómeno. A los lanzamientos de piedras contra los agentes se han sumado las entradas kamikazes.

La fórmula más utilizada son los saltos organizados a la verja. La pasada semana, 150 inmigrantes lograron acceder a Melilla rebasando las dos vallas de seis metros de altura que protegen la ciudad. Con pocas horas de diferencia, otros 91 subsaharianos consiguieron llegar a nado a Ceuta bordeando su frontera por una de sus dos vertientes marítimas. Según fuentes de Interior, en estos momentos hay 700 inmigrantes en Ceuta y alrededor de 500 en Melilla esperando su oportunidad.

Con todo, los saltos no son lo que más inquieta a Interior. La desesperación de los inmigrantes ha provocado que estos comiencen a apostar por métodos violentos para los que no están preparadas las fronteras ni las Fuerzas de Seguridad del Estado. Hace dos semanas, un todoterreno con 14 inmigrantes a bordo embistió a los funcionarios que regulan el tráfico rodado en el paso ceutí del Tarajal. Un guardia civil resultó herido. Es la primera vez que se produce una entrada kamikaze en Ceuta. En Melilla, más propicia para este método por la escasez de obstáculos naturales, se dieron los primeros episodios el pasado febrero.

Refuerzo de efectivos

Interior ha reforzado la presencia de antidisturbios en Ceuta tras la última avalancha. En concreto, ha enviado a 55 miembros del Grupo de Reserva y Seguridad Ciudadana de la Guardia Civil y un grupo de la Unidad de Intervención Policial (UIP) de la Policía Nacional con otro medio centenar de agentes. En el caso de Melilla, tras el verano regresaron a la Península los efectivos que refuerzan los accesos durante el periodo estival. Interior se ha comprometido a reenviar otros 20 agentes, aunque los sindicatos policiales y de la Guardia Civil consideran que hace falta un centenar.

placeholder 91 inmigrantes entran en ceuta

Más allá de los recursos humanos, el departamento que dirige Jorge Fernández Díaz ha comenzado a plantearse una reordenación de los pasos para mejorar el control de personas y mercancías. En Ceuta se inaugurará en breve el puente que sustituirá el del Biutz. Las obras ya fueron presupuestadas por el Ministerio del Interior durante la primera legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero por un importe de 1,2 millones de euros, pero nunca llegaron a ejecutarse. La Secretaría de Estado de Seguridad las ha retomado ahora, aunque evitando sobrecostes. Al final costarán casi la mitad, 676.000 euros. Se ubicará en las proximidades del polígono industrial más concurrido de Ceuta. El objetivo de Interior es que el nuevo paso sea el único utilizado por los porteadores que cruzan cada día a Marruecos con mercancías, dejando así el del Tarajal para el paso de vehículos. De este modo, los agentes podrán inspeccionar con mayor detalle los automóviles y tomar mayores precauciones en caso de que algún conductor vuelva a intentar un asalto kamikaze.

Además, está proyectada una ampliación del espigón del Tarajal para dificultar los accesos por mar, una modernización de las instalaciones del paso fronterizo y la reforma del último kilómetro del tramo de carretera de Ceuta que conduce hasta Marruecos ampliando el número de carriles para que la vigilancia sea más efectiva.

20 millones a la basura

En el caso de Melilla, los planes de Interior pasan por una modificación del vallado. El director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, ha criticado la instalación en 2006 de una sirga tridimensional entre las dos verjas de seis metros que protegen la frontera. El mecanismo, que costó más de 20 millones de euros, debía dificultar la entrada de inmigrantes pero en la práctica sólo sirve para facilitarse el paso de la primera a la segunda verja. Fernández de Mesa propone eliminar la sirga para que los vehículos de la Guardia Civil vuelvan a patrullar por el espacio que ahora ocupa y hacer así una labor preventiva.

Abdelmalik el barkaniLa Delegación del Gobierno en Melilla ha abierto su propio concurso de ideas para estudiar otras opciones. Su máximo responsable, Abdelmalik El Barkani, ha propuesto que la verja exterior se equipe con una malla metálica tupida para que los inmigrantes no puedan agarrarse y escalarla, como ocurre ahora. No obstante, El Barkani quiere escuchar la opinión de los técnicos y de los guardias civiles antes de tomar una decisión firme.

A este proyecto hay que sumar la reforma integral del paso melillense de Beni-Enzar, que comenzará en enero con un presupuesto de dos millones de euros. Se ampliará el número de carriles, se separará a vehículos y peatones y los agentes contarán con cabinas para poder inspeccionar más automóviles al mismo tiempo. Además, los accesos estarán equipados con barreras antikamikazes.

Programa hispano-marroquí

Fernández Díaz anunció este lunes otra iniciativa fruto de la colaboración con Marruecos: la creación de un programa de retorno voluntario de inmigrantes que estén en suelo alauita esperando la entrada en España. El ministro ha anunciado que el plan será gestionado por la Organización Internacional de las Migraciones y que se intentará poner en marcha este mismo mes de octubre. Se espera que permita aliviar las bolsas de inmigrantes que aguardan escondidos en las inmediaciones de Ceuta y Melilla.

Este martes, Fernández Díaz presidirá las primeras pruebas del proyecto europeo Perseus, un sistema de vigilancia de las fronteras marítimas y terrestres de la UE que está siendo desarrollado por la empresa española Indra.

El Ministerio del Interior está replanteándose la configuración actual de las fronteras de Ceuta y Melilla para tratar de hacerlas más resistentes a la presión migratoria. En lo que va de año, unos 3.000 inmigrantes han intentado saltar el vallado fronterizo, casi el doble de los 1.610 que en el mismo periodo de 2012 optaron por esa vía para tratar de llegar a España, según datos de Interior. Además, también crece la violencia del fenómeno. A los lanzamientos de piedras contra los agentes se han sumado las entradas kamikazes.

Guardia Civil Melilla Policía Nacional Ministerio del Interior
El redactor recomienda