PRESENTÓ LA DENUNCIA EN MADRID

El caso De la Rosa-Pujol va a Barcelona tras la baja por prevaricación de la juez

La Audiencia Provincial de Madrid ha dado la última estacada a la juez Coro Cillán, que el pasado lunes se sentó en el banquillo de acusados por prevaricar

Foto: MEl empresario y financiero Javier de la Rosa (EFE)
MEl empresario y financiero Javier de la Rosa (EFE)

La Audiencia Provincial de Madrid ha dado la última estacada a la juez Coro Cillán, que el pasado lunes se sentó en el banquillo de los acusados por prevaricación. La Sección le ha quitado la investigación que tenía abierta en su juzgado tras una denuncia interpuesta por el empresario Javier de la Rosa al expresidente de la Generalitat Jordi Pujol, por amenazas.

En un auto, la Sección Sexta explica que las supuestas amenazas se produjeron en Barcelona, concretamente en la cafetería Moroni, y la Ley de Enjuiciamiento Criminal es clara cuando determina que es prioritario para establecer la competencia el lugar donde se ha producido el hecho presuntamente delictivo.

Según consta en la resolución que estima el recurso interpuesto por la Fiscalía, De la Rosa también denunció que había sido seguido desde Barcelona a Madrid y posterior regreso a Tarragona. Sin embargo, no identifica a la persona que le pudo hacer el seguimiento ni la causa. “Por ello, el único hecho denunciado, y que pudiera tener carácter delictivo, es el realizado en la cafetería referida de Barcelona, y cuando no existe duda alguna sobre el lugar de comisión del delito, es evidente que el mismo debe ser investigado por los Juzgados del lugar”, señala.

La titular del Juzgado número 43 se declaró competente para investigar este asunto y la mantuvo a pesar del recurso de la Fiscalía en el que se le insistía que ella no era competente para llevar el asunto. De la Rosa acudió a Madrid a denunciarlo porque, según su versión de los hechos, así se lo recomendó la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal de la Policía (UDEF).

Coro Cillán (EFE)
Coro Cillán (EFE)
Poco después, en el mes de abril, la instructora fue apartada de su juzgado por el Consejo General del Poder Judicial al ser imputada por un delito de prevaricación por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, por el cierre de la discoteca Moma. Su sustituto en el juzgado debe remitir la causa contra el expresidente catalán al Decanato de Barcelona para que allí se lleve a reparto y se reabra el caso o se archive definitivamente.

El caso está abierto desde el pasado mes de enero. Tras la denuncia, De la Rosa acudió a declarar a los juzgados de Plaza de Castilla y se desdijo del contenido de su denuncia ante la policía.

En su declaración, aseguró que estaba sufriendo amenazas por tener información de supuestas cuentas de Pujol en el extranjero. Sin embargo, ante la juez sostuvo que ignoraba si esos depósitos existían. Lo único que confirmó es que efectivamente fue él quien presentó al exdirigente de CIU al dueño de la banca Lombard en 1991, aunque aseguró no saber nada de la existencia de depósitos abiertos por la familia Pujol.

A pesar de que no ratificó su denuncia, Cillán no archivó la causa. Desde enero hasta abril, cuando fue suspendida por el CGPJ, la magistrada estuvo pendiente de redactar el auto de archivo de la causa o de imputación, pero su salida del juzgado no permitió que saliera a la luz su decisión. Según fuentes jurídicas, su sustituto no quería mover ficha a la espera de la sentencia del TSJM sobre su acusación por prevaricación.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios