CAMBIO DE ESTRATEGIA DEL EXTESORERO

El caso Munar muestra a Bárcenas la vía para tirar de la manta y salir de la cárcel

Bartomeu Vicens y Luis Bárcenas no se conocen pero sus vidas discurren con un paralelismo casi exacto por la senda marcada por la Justicia

Foto: La expresidenta del Consell de Mallorca y del Parlament balear, Maria Antònia Munar, en un vehículo de la brigada de la Policía Judicial. (EFE)
La expresidenta del Consell de Mallorca y del Parlament balear, Maria Antònia Munar, en un vehículo de la brigada de la Policía Judicial. (EFE)

Bartomeu Vicens y Luis Bárcenas no se conocen, pero sus vidas discurren con un paralelismo casi exacto por la senda que va de la Justicia a la cárcel. La Audiencia Provincial de Palma de Mallorca acaba de condenar a Vicens, exdiputado de Unió Mallorquina (UM) y exconsejero de Territorio del Consell de Mallorca, a ocho meses de cárcel por los delitos de fraude a la Administración, prevaricación y revelación de secretos. En un principio, la Fiscalía pedía una pena de 6 años de cárcel contra él por su participación clave en la venta de un solar público, pero, 15 días antes del inicio de la vista oral, el exconsejero presentó un escrito en el que reconocía que ese terreno se vendió de forma fraudulenta y que él y el resto de imputados se habían repartido un soborno de 4 millones de euros. Tras su colaboración, la Fiscalía redujo la petición para para Vicens a ocho meses de cárcel. Y el tribunal le impuso esa condena.

El acuerdo con la Fiscalía es aplicable al caso Bárcenas, una trama que pivota sobre un sólo implicado que asegura disponer de información capaz de derribar a todo un Gobierno. Fuentes jurídicas cercanas a la instrucción de este caso admiten que el ejemplo de Vicens es una de las opciones que se barajan y que está en manos de la defensa de Bárcenas y de la Fiscalía. Permitiría al extesorero reducir al mínimo su estancia en la cárcel a cambio de colaborar con la Justicia, algo que en realidad ya comenzó a hacer la última vez que declaró en la Audiencia Nacional. Y la Fiscalía podría conseguir nuevas pruebas para sostener su acusación contra otros implicados de mayor relieve.

El extesorero se acerca a la Fiscalía

El cambio en la estrategia de defensa de Bárcenas, que ha pasado de negar todos los hechos a admitirlos y ofrecer detalles que permiten ampliar la investigación, favorece su acercamiento al Ministerio Público. Sin duda, los más perjudicados serían las personas que hasta ahora se mantenían en las fronteras de la galaxia delictiva del extesorero. En la causa por la que ha sido condenado Vicens, el caso Can Domenge, la gran perdedora ha sido María Antonia Munar, expresidenta del Consell de Mallorca y del Parlamento de Islas Baleares, sentenciada a seis años de cárcel. La colaboración de su exconsejero ha sido determinante para construir una sentencia que ya la ha enviado a prisión. Durante el juicio, la defensa de Munar perdió los nervios y llegó a comparar a Vicens con “los herejes de la Inquisición”.

Fuentes del Ministerio Público precisan que la figura del arrepentido no existe en España. En Italia, los llamados pentitos son habituales y decisivos en la lucha contra la mafia. Pero el Código Penal español sólo contempla la aplicación de atenuantes a los implicados o coimputados que se retracten. No obstante, el margen de maniobra que la ley concede a los fiscales para cerrar este tipo de acuerdos es amplio, aseguran las mismas fuentes.

La pena más baja de las posibles

En su situación, Bárcenas podría beneficiarse de los atenuantes de confesión, colaboración con la Justicia y reparación del daño causado. Los dos primeros van ligados (aunque técnicamente la confesión, sólo se aplica si esta se produce antes de que se inicie la investigación) y encajan en la nueva línea de defensa del extesorero. Y el tercer supuesto implica que Bárcenas comience a devolver los fondos que habría sustraído. Semanas antes del inicio de la vista, Vicens devolvió 160.000 euros del soborno como muestra de su predisposición a reparar el daño. La Fiscalía lo tuvo en cuenta.

El extesorero del PP Luis Bárcenas. (EFE)
El extesorero del PP Luis Bárcenas. (EFE)
Los atenuantes permitirían a Bárcenas limitar los daños. Si el juez apreciara su concurrencia, podría conseguir la pena más baja para cada uno de los delitos por los que finalmente fuera condenado. En la actualidad, se le imputa fraude fiscal, cohecho, blanqueo de capitales, falsedad documental y estafa procesal. El primero de ellos, por ejemplo, se castiga con penas de uno a cinco años de prisión. Si colabora, podría ser condenado sólo a uno. Otro ejemplo: las penas para el delito de falsedad documental oscilan entre los seis meses y los tres años de prisión. Por sí sola, la condena por este delito no tendría por qué implicar su ingreso en la cárcel. Y la estafa, en su versión más benevolente, sólo conlleva tres meses de prisión.

El problema de Bárcenas es que afronta todos estos delitos al mismo tiempo, pero las mismas fuentes del Ministerio Público aseguran a este diario que este punto tampoco tendría por qué dificultar un hipotético pacto. El artículo 76 del Código Penal contempla que, en caso de que una sentencia condene a una persona por varios delitos, si estos guardan algún tipo de conexión, la estancia en la cárcel del culpable no podrá superar el triple del tiempo de la pena más alta. Con un acuerdo, aunque le condenaran por todos los delitos que le imputan ahora, Bárcenas pasaría un máximo de nueve años en la cárcel. Y podría conseguir el tercer grado y salir de forma habitual de la cárcel cuando cumpliera la mitad de la pena. 

Agrupamiento de procesos

El artículo 76 del Código Penal también incluye el agrupamiento de diferentes procesos “si los hechos, por su conexión o por el momento de su comisión, pudieran haberse enjuiciado en uno solo”. En el caso de Vicens, todos los procesos a los que se enfrentaba (Can Domenge, Maquillaje, Son Oms, Metalumba y Televisión de Mallorca) han quedado condensados en uno sólo. El mismo punto también sería de aplicación a Bárcenas, imputado en el caso Gürtel y en la pieza separada que lleva su apellido.

Los fiscales tienen, además, la posibilidad de reducir en el último momento los delitos de la acusación. Fuentes cercanas al caso Can Domenge explican que la colaboración de Vicens motivó que el Ministerio Público dejara de considerarlo autor de la venta del solar público para acusarle sólo de ser cómplice, lo que también contribuyó a la rebaja de su condena.

En la situación de Bárcenas, el pacto requerirá también el consentimiento de las acusaciones populares personadas en el proceso. Varias acusaciones reconocen a este diario que el acuerdo con el extesorero a cambio de su colaboración es una de las posibilidades que está sobre la mesa y que no la descartan si su ayuda permite esclarecer todas las ramificaciones de este escándalo. Admiten que Bárcenas vería reducida su estancia en la cárcel, pero subrayan que sus pruebas permitirían que la acusación escalara varios niveles en el organigrama del Partido Popular. 

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios