A LA FIRMA ESTADOUNIDENSE BLACKSTONE

Ana Botella vende las VPO de Madrid por 130 millones a un fondo de inversión

Confirmación oficial. El Ayuntamiento de Madrid ha informado en el pleno municipal de este miércoles de la venta de 1.800 viviendas de protección oficial.

Foto: La alcaldesa de Madrid, Ana Botella (EFE)
La alcaldesa de Madrid, Ana Botella (EFE)

Confirmación oficial. A sólo unos días del inicio oficial de las vacaciones institucionales, el Ayuntamiento de Madrid informó en el pleno municipal de este miércoles de que la Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo (EMVS) ha vendido un lote de 1.800 viviendas de protección oficial (VPO) al fondo de inversión Blackstone, que asume un coste total de 128 millones de euros por hacerse con estos activos inmobiliarios en régimen de alquiler, tal como adelantó este diario el pasado mes de junio.

La decisión se ha formalizado después de que el proceso de valoración (due dilligence) realizado por el fondo estadounidense, último requisito pendiente, haya concluido sin objeciones. Así, tras nueve meses de concurso, la alcaldesa Ana Botella saca adelante la iniciativa urgida por las necesidades de liquidez de EMVS, cuya viabilidad financiera estaba comprometida, como señala una auditoría de PWC, por su incapacidad para asumir compromisos de pago y por un volumen de deuda insostenible.

Tras un primer intento fallido, a finales de febrero el consistorio regido por Ana Botella recibió las primeras muestras de interés para comprar las 1.800 viviendas. Como ya explicamos hace meses, el proceso se realizó inicialmente sin concurso público, al no tratarse de bienes patrimoniales. En esa primera fase, la EMVS mantuvo una negociación individual con el fondo Lone Star, que realizó un proceso de due dilligence y valoración de los activos para presentar una oferta.

Con esa referencia de precio, el Ayuntamiento de Madrid inició posteriormente un proceso de venta competido, esperanzado en obtener un importe mayor, momento en el cual entraron en la puja los fondos inmobiliarios gestionados por Morgan Stanley o Blackstone, que presentaron sus ofertas vinculantes en el mes de mayo. A pesar del importe final conseguido, el fondo ganador desembolsará entre 30-40 millones, pues el resto del importe forma parte de la subrogación de la carga financiera que tienen los pisos.

Críticas y controversia

A pesar del formato de subasta competida, la operación no ha estado exenta de controversia. Los interesados en hacerse con el lote de 1.800 pisos públicos tuvieron una segunda oportunidad el pasado viernes 14 de junio, después de que se reformara el concurso y se concediera una prórroga. El motivo de la decisión extraordinaria fue la existencia de sospechas sobre posibles irregularidades que llegó a oídos de la alcaldesa, que ordenó al responsable de la sociedad pública que rehiciera el proceso.

La EMVS es el brazo encargado de promover desde hace más de 30 años el acceso a la vivienda de los sectores sociales con mayores dificultades, además de conceder ayudas para la rehabilitación y favorecer realojos. Al cierre de 2012, el consistorio tuteló 17.000 viviendas en alquiler, a un precio medio de 685 euros. De acuerdo con las condiciones contractuales antes de que se formalizara la transacción, los inquilinos podían ejercer el derecho preferente para comprar la vivienda.

A pesar de la poca publicidad del concurso, los planes de la alcaldesa madrileña se conocieron antes de finales de 2012. Desde entonces, el PSOE ha hecho causa política de esta situación al hacerse eco de las quejas vecinales. Los precios para ejercer la opción de compra ofrecidos por la EMVS, que oscilan entre 100.00 y 220.000 euros, representan cantidades inasumibles para contribuyentes que han tenido que recurrir a un programa de ayudas sociales para acceder a una vivienda.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
22 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios