EL PSOE RECHAZA EL FORMATO ELEGIDO POR RAJOY

Rubalcaba enfría la 'patata caliente' de la moción de censura, pero no la descarta

El anuncio, ayer, de la inminente comparecencia parlamentaria de Mariano Rajoy es un caramelo agridulce para Alfredo Pérez Rubalcaba

Foto: El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba (Efe).
El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba (Efe).
El anuncio, ayer, de la inminente comparecencia parlamentaria de Mariano Rajoy es un caramelo agridulce, casi un regalo envenenado, para Alfredo Pérez Rubalcaba. Supone un triunfo para el PSOE, que puede presumir de que el presidente del Gobierno ha acabado cediendo a sus exigencias para que dé la cara en el Congreso por el caso Bárcenas; pero también obliga al líder socialista a seguir blandiendo la amenaza de la moción de censura -al menos hasta escuchar las explicaciones de Rajoy-, una opción incómoda para Rubalcaba porque le forzaría a examinarse ante la Cámara Baja como candidato alternativo a la Moncloa, lo que reabriría el debate sobre su cuestionado liderazgo dentro y fuera del partido.
 
El secretario general del PSOE debió respirar ayer aliviado cuando escuchó decir a Rajoy que, finalmente, acudirá al Congreso. Más allá del sarcasmo con que el presidente del Gobierno adornó su compromiso -al asegurar que comparecería en el hemiciclo "a petición propia", pese al aluvión de presiones políticas y el clamor de la calle-, el anuncio de Rajoy le permite a Rubalcaba ganar tiempo y enfriar por un tiempo la patata caliente de la moción de censura. 
 
El líder socialista había planteado públicamente a su rival político una clara disyuntiva: o la celebración de un pleno extraordinario en el Congreso para hablar del caso Bárcenas y sus múltiples derivadas o someterse a una moción de censura. Las palabras de ayer de Rajoy resuelven momentáneamente ese dilema. Pero sólo por unos días.
 
Para empezar, ni Rajoy ni el PP han aclarado aún cuál será el formato de esa comparecencia. Pero lo que parece seguro es que no habrá un pleno extraordinario monográfico sobre el caso Bárcenas, como pretende el PSOE, porque supondría un verdadero calvario para el jefe del Ejecutivo, que debería someterse durante horas al escrutinio despiadado de todos los grupos de la oposición sobre la presunta financiación ilegal del PP y el supuesto cobro de sobresueldos por parte de los principales dirigentes del partido, los actuales y los de la etapa de José María Aznar. Es decir, justo el escenario que los populares quieren evitar a toda costa. Y para ello no dudarán en blindar a Rajoy con un formato mucho más amable.
 
Pasar de puntillas
 
El presidente del Gobierno dio ayer una pista muy clara, durante la rueda de prensa que ofreció en la Moncloa junto a su homólogo rumano, Víctor Ponta, de cuál podría ser la puesta en escena. Rajoy aseguró que acudirá al palacio de la Carrera de San Jerónimo con el objetivo de "explicar la situación que vive el país, tanto desde el punto de vista económico como desde el punto de vista político". Es decir, que hablará del caso Bárcenas, pero este asunto no centrará en exclusiva su comparecencia.
 
Ese anuncio soliviantó de inmediato al PSOE, que teme que Rajoy aproveche su presencia en el Congreso, muy probablemente la próxima semana, para pasar de puntillas por el caso Bárcenas, echar en cara a los socialistas el fraude de los ERE en Andalucía y, sobre todo, hinchar el pecho por los brotes verdes que, presumiblemente, sacará a la luz la Encuesta de Población Activa (EPA) correspondiente al segundo trimestre del año.
Pere navarro-carmen chacón
Pere navarro-carmen chacón
 
El Instituto Nacional de Estadística (INE) hará públicos el próximo jueves los datos de la última EPA, que casi con seguridad reflejarán un descenso del paro cercano o algo superior a los 100.000 desempleados. Unas cifras que no invitan precisamente a lanzar cohetes -el umbral de trabajadores desocupados seguirá estando por encima de los seis millones-, pero que Rajoy sin duda aprovechará para vender que sus reformas empiezan a dar fruto. Y el PSOE, según las fuentes socialistas consultadas por El Confidencial, cree que el PP hará coincidir la comparecencia de su líder con la publicación de los datos del paro para minimizar los efectos del caso Bárcenas.
 
"Rajoy tiene que ir al Congreso para explicar la verdad del caso Bárcenas, no para hablar de economía o de los datos de la EPA. Eso no toca ahora", señalaba ayer a este diario un miembro de la dirección del Grupo Parlamentario Socialista, que condicionaba la reactivación o no de la moción de censura contra el presidente del Gobierno al formato que este elija para su comparecencia y, sobre todo, al contenido de la misma.
 
La vicesecretaria general y número dos del PSOE, Elena Valenciano, abundó en esa tesis, al asegurar que el partido "no descarta" presentar la moción de censura "en el futuro" dada la "gravedad" del caso Bárcenas. Valenciano adelantó ayer que los socialistas aprovecharán la presencia de Rajoy en el Congreso para volver a pedir su dimisión, y dijo que "la responsabilidad" del jefe del Ejecutivo "no se agota" con esa comparecencia.
 
Que la moción de censura siga o no adelante también dependerá de la presión interna sobre Rubalcaba para que dé ese paso. Un dirigente del PSOE reconocía ayer a este diario que un sector nada desdeñable del partido "quiere más madera para seguir arrinconando a Rajoy", y que el líder socialista madrileño, Tomás Gómez, el barón más crítico con Rubalcaba, no es el único que exige la moción contra el presidente del Gobierno.  
España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios