Es noticia
Menú
El plan de salvación de Paradores ahorra 24 millones de euros en su primer año de ejecución
  1. España
CAMBIO DE SEDE, CIERRE DE UN SOLO PARADOR Y REDUCCIÓN DE DIETAS

El plan de salvación de Paradores ahorra 24 millones de euros en su primer año de ejecución

El plan de salvación puesto en marcha por el Gobierno en la empresa pública Paradores, al borde de la quiebra al cierre de 2012 y con

Foto: El plan de salvación de Paradores ahorra 24 millones de euros en su primer año de ejecución
El plan de salvación de Paradores ahorra 24 millones de euros en su primer año de ejecución

El plan de salvación puesto en marcha por el Gobierno en la empresa pública Paradores, al borde de la quiebra al cierre de 2012 y con una deuda entonces de más de 100 millones de euros, ha conseguido ahorrar, en su primer año de ejecución, casi 24 millones de euros. La gestión puesta en marcha por su presidenta, Ángeles Alarcó, obliga, sin embargo, a llevar a cabo una reestructuración de la compañía para asegurar su viabilidad pues la situación legada por el equipo anterior, en la etapa del Gobierno socialista, con “una fuerte generación de pérdidas y destrucción de flujos de caja en los últimos ejercicios” estuvo a punto de abocar a Paradores a una suspensión de pagos a finales de 2012.

Así lo reconoce el Gobierno en una respuesta parlamentaria a la portavoz de UPyD, Rosa Díez, en la que se detallan las medidas de saneamiento del balance y el severo plan de ajuste puesto en marcha dentro de la empresa para evitar su quiebra. La fórmula, eso sí, no pasa, según asegura el Ejecutivo, por privatizar Paradores sino por “llegar a acuerdos de gestión mixta público-privada” para asegurar la viabilidad futura de la empresa. De hecho, hasta el momento, el Gobierno ha tenido que llevar a cabo dos ampliaciones de capital de aproximadamente 40 millones de euros cada una con la “única finalidad de evitar el colapso financiero de la empresa”.

Entre las medidas adoptadas por la nueva cúpula directiva, cuyos emolumentos son un 20% inferiores a los que tenía el equipo anterior, destaca un nuevo plan de centralización de gastos para aprovechar las reducciones de precios en la adquisición de bienes y servicios. Para ello, Paradores ha contratado, mediante concurso público, a la auditora especializada KPMG “para avanzar rápidamente en el proceso de licitación y poder aprovechar lo antes posible las reducciones de precios”.

Según explican fuentes de la compañía, la labor de KPMG se reduce a asesorar en la elaboración de los pliegos que se están preparando para las futuras licitaciones de estos procesos de compra concentrada. Hasta ahora, según datos de la propia compañía, solo el 55% de las compras de la red de Paradores estaban concentradas mientras que la media del sector oscila entre el 75 y el 85%. El acuerdo de la empresa con KPMG es, además, “enteramente a éxito”, según explican desde Paradores, pues solo se abonara el porcentaje correspondiente si la empresa logra los ahorros que espera obtener.

Cambio de sede a José Abascal

Otra de las políticas de austeridad puestas en marcha por el equipo de Ángeles Alarcó es el traslado, desde principios de año, a una nueva sede en los números 2 y 4 de la calle José Abascal de Madrid. La medida ha permitido reducir los gastos de alquiler y mantenimiento en más un 50% con respecto al año pasado. El nuevo contrato de alquiler le cuesta a Paradores aproximadamente unos 700.000 euros frente al doble que se pagaba, hasta ahora, por la sede de la calle Requena, en una de las zonas más exclusivas de Madrid y junto al Palacio Real.

Tras el ERE y el acuerdo alcanzado entre la empresa y los agentes sociales, solo se cerrará un parador, el de Puerto Lumbreras

La empresa ha reducido también los consumos energéticos un 8% mediante “una política de concienciación y buenas prácticas”, según explica el Ejecutivo en su respuesta, y ha tomado medidas de austeridad como la reducción de los gastos de dietas y locomoción, así como los de representación.

La política de inversiones se ha modificado también de forma sustancial para “reducir su volumen a los mínimos imprescindibles” y “guiar la selección con criterios de rentabilidad económica”.

Solo se cerrará un parador

Tras el ERE llevado a cabo en Paradores y el acuerdo alcanzado entre la empresa y los agentes sociales solo se cerrará un parador, el de Puerto Lumbreras, que no oferta alojamiento desde julio del año pasado. En cuanto a la construcción de nuevos establecimientos, únicamente se pondrán en marcha los ya iniciados, según la disponibilidad de dotación presupuestaria. El Gobierno es tajante al asegurar que “no se plantea ampliar la red de paradores existente con nuevas construcciones”.

Por último, la empresa ha puesto en marcha varias medidas para mejorar la comercialización de su oferta, sobre todo, de cara a los turistas extranjeros. Además, según detalla el Ejecutivo, se va a mejorar el producto llevando a cabo arreglos estructurales, renovando la decoración de al menos 12 centros, unificando criterios de marca en el servicio, la calidad y la imagen a través de una nueva oferta gastronómica en las cafeterías. Según la respuesta del Gobierno, el objetivo es, además, crear “un nuevo concepto de centros de felicidad” a través de la oferta complementaria, con deportes, cultura o spa.

El plan de salvación puesto en marcha por el Gobierno en la empresa pública Paradores, al borde de la quiebra al cierre de 2012 y con una deuda entonces de más de 100 millones de euros, ha conseguido ahorrar, en su primer año de ejecución, casi 24 millones de euros. La gestión puesta en marcha por su presidenta, Ángeles Alarcó, obliga, sin embargo, a llevar a cabo una reestructuración de la compañía para asegurar su viabilidad pues la situación legada por el equipo anterior, en la etapa del Gobierno socialista, con “una fuerte generación de pérdidas y destrucción de flujos de caja en los últimos ejercicios” estuvo a punto de abocar a Paradores a una suspensión de pagos a finales de 2012.

Paradores de Turismo