Es noticia
Menú
De una fábrica de juguetes a una de las mujeres más ricas del mundo
  1. España
EL SUEÑO AMERICANO EN CHINA

De una fábrica de juguetes a una de las mujeres más ricas del mundo

Es más rica que Oprah Winfrey, Donald  Trump y Steven Spielberg  y la revista Forbes la considera una de las 50 mujeres más poderosas del mundo.

Foto: De una fábrica de juguetes a una de las mujeres más ricas del mundo
De una fábrica de juguetes a una de las mujeres más ricas del mundo

Es más rica que Oprah Winfrey, Donald  Trump y Steven Spielberg  y la revista Forbes la considera una de las 50 mujeres más poderosas del mundo. Su fortuna se calcula que asciende a 3.800 millones de dólares (2.786  millones de euros). Propietaria de la empresa de construcción SOHO China, ha conseguido cambiar el skyle  de las principales ciudades del gigante asiático gracias a sus diseños vanguardistas. Pero los inicios de una de las mujeres más ricas del mundo hay que buscarlos hace 47 años en Beijing y entre las caras de los trabajadores de una fábrica de  juguetes, ropa y aparatos electrónicos. Su nombre es Zhang Xin.

La vida de esta empresaria china y sus padres –graduados universitarios- se trunca durante la Revolución Cultural de Mao Zedong, cuando toda la familia es enviada a los llamados campos de reeducación. Tras este paso “obligatorio”, vuelven a Beijing donde, años más tarde, la pareja se divorcia. Es entonces cuando madre e hija se trasladan a la ciudad de Hong Kong.

Allí, la madre de Xin encuentra trabajo como traductora pero, sin un hogar al que regresar, ambas se ven obligadas a dormir en la oficina. “Recuerdo que dormía en el escritorio de mi madre y usaba sus diccionarios como almohada”, explica la propia Zhang Xin en una entrevista en el programa 60 minutos de la televisión americana CBS.

“Como una máquina”

Con 14 años, Xin comenzó a trabajar en una fábrica de juguetes, ropa y aparatos electrónicos. Cinco años colocando cinco piezas, hora tras horas, día tras día, en una cadena de montaje “como una máquina” –relata- para ahorrar y  cambiar su vida. Sin embargo, y pese a lo duro de sus inicios, no ve esa época como una pérdida de su niñez. “Es un capítulo diferente de mi vida. Sabía que esa no era la vida que quería tener; solo quería escapar”.

Cinco años y millones de piezas después, la joven Xin de 19 años compra un billete de avión con destino Londres y se paga un curso de inglés. Prepara la maleta, con un wok chino para hacerse la comida, y aterriza en la capital inglesa. “Tenía muchísimo miedo porque nunca había visto tantos caucásicos”, recuerda con humor la empresaria.

La ahora millonaria siguió trabajando duro. Con lo que ganaba por media jornada en un puesto de fish and chip y la ayuda de una beca universitaria, Xing se licenció en Economía en la Universidad de Sussex y estudió un máster en la Universidad de Crambridge. Tras sus estudios, consiguió su primer trabajo en la conocida empresa Goldman Sachs en Nueva York.

Regreso a los orígenes

Pese a estar asentada en EEUU, Xing decide regresar a Beijing en 1994 con 28 años y dejar el mundo de la banca. “Creo que me estaba perdiendo el idealismo, la forma en la que crecimos en la China comunista”.

En 1995 se casa con su marido, Pan Shiji, y ambos fundan SOHO China, una empresa de construcción.  Hoy día es la mayor inmobiliaria comercial del país con más de cinco millones de kilómetros de desarrollos de alto nivel en Beijing y Shanghái. Son parte del cambio estético de China ya que todo edificio vanguardista tiene el logotipo de su empresa. Cada inauguración de un edificio de la compañía se convierte en “un estreno al estilo Hollywood”, según narra la propia cadena CBS.  Además, desde junio de este año el matrimonio es, junto a una empresa brasileña, propietaria al 40% de uno de los edificios más emblemáticos de Manhattan: el General Motors Building.

Zhang Xin vive hoy con su marido y dos hijos en el centro de Beijing y dispone de un apartamento cerca de Central Park en Manhattan. Es un referente para una sociedad china en expansión;  tiene seis millones de seguidores en Weibo, la red social china similar a Twitter, ha sido reconocida por varias publicaciones norteamericanas como una de las mujeres no sólo más poderosas del mundo, sino también un ejemplo a seguir.   

Es más rica que Oprah Winfrey, Donald  Trump y Steven Spielberg  y la revista Forbes la considera una de las 50 mujeres más poderosas del mundo. Su fortuna se calcula que asciende a 3.800 millones de dólares (2.786  millones de euros). Propietaria de la empresa de construcción SOHO China, ha conseguido cambiar el skyle  de las principales ciudades del gigante asiático gracias a sus diseños vanguardistas. Pero los inicios de una de las mujeres más ricas del mundo hay que buscarlos hace 47 años en Beijing y entre las caras de los trabajadores de una fábrica de  juguetes, ropa y aparatos electrónicos. Su nombre es Zhang Xin.