El segundo AVE de la ‘era Rajoy’ llega a Alicante a 11,6 millones el kilómetro
  1. España
EL GOBIERNO INSISTE EN LA ALTA VELOCIDAD COMO MARCA ESPAÑA

El segundo AVE de la ‘era Rajoy’ llega a Alicante a 11,6 millones el kilómetro

El segundo AVE de la ‘era Rajoy’ echa a rodar hoy a razón de 11,6 millones de euros de inversión el kilómetro de vía. La nueva infraestructura,

El segundo AVE de la ‘era Rajoy’ echa a rodar hoy a razón de 11,6 millones de euros de inversión el kilómetro de vía. La nueva infraestructura, inaugurada ayer por el príncipe Felipe y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, entre los pitos y petardos de los indignados de Alicante que protestaban a las puertas, ha supuesto una inversión total para el Estado de 1.920 millones euros para165 kilómetros de vía. La nueva conexión reduce el desplazamiento entre Madrid y Alicante en 50 minutos y ha dado a luz, de por medio, a una nueva y polémica estación, la de Villena, situada a 6,5 kilómetros del casco urbano del municipio y rodeada de inmensos campos de olivares.

21 años después de su estreno en Sevilla 92, el mismo tren utilizado entonces por Felipe González y el Rey para inaugurar la Alta Velocidad Española fue utilizado ayer, profundamente remodelado, para emprender otro viaje inaugural con diferentes protagonistas y en un escenario muy distinto al marcadamente festivo de hace dos décadas.De hecho, las protestas, pitidos y petardazos del público que se concentraban a las puertas de la estación de Alicante, así como la presencia incómoda de la regidora de la ciudad, Sonia Castedo, imputada en el caso Brugal y sobre la que pesan graves sospechas de corrupción, aguaron a Rajoy y don Felipe lo que debía haber sido un día redondo y propicio al regocijo de la Marca España.

Con esta nueva línea, que tendrá nueve trenes diarios por sentido y que aumenta las plazas diarias hasta las 6.300 butacas, Rajoy suma ya, en año y medio de Gobierno, cerca de 300 nuevos kilómetros de alta velocidad tras su primer AVE entre Barcelona y Figueras, inaugurado el pasado 9 de enero, en plena oleada soberanista, junto al presidente de la Generalitat, Artur Mas.

En este caso, 165 kilómetros que unen la estación de Albacete, donde ayer se subió al tren la presidenta castellano-manchega, María Dolores de Cospedal, con la ciudad de Alicante se desarrollan sobre un trazado que atraviesa tres túneles (elde las Barrancadas, el de la Sierra de las Águilas y el del canal de acceso a la estación de Alicante), cuatro viaductos y dos nudos ferroviarios (el de la Encina, con 25,5 kilómetros de longitud, y el de Monforte del Cid).

En total, la nueva infraestructura, que se convierte en el eje central de las futuras conexiones de alta velocidad del centro con el sureste peninsular (la conexión se está alargando hasta Murcia), ha supuesto una inversión de 1.920 millones de euros para 140 minutos de trayecto a razón de 11,6 millones cada kilómetro. De ellos, según explicó ayer Fomento en una nota de prensa, 231,8 millones de euros han sido cofinanciados por la Unión Europea entre 2000 y 2013.

La nueva línea de AVE permite reducir los tiempos de viaje entre Madrid y Alicante en 50 minutos (dos horas y 20 minutos por trayecto), aunque progresivamente los tiempos se irán acortando hasta dejar el viaje en sólo dos horas y cinco minutos.La progresiva entrada en servicio del ERTMS nivel 2, el más avanzado sistema de señalización y control, facilitará la elevación paulatina de la velocidad del sistema hasta los 300 km/h en los tramos en que sea posible en función de la infraestructura y el material rodante.

Renfe ha destinado para la nueva conexión los mismos trenes de la serie S-100 y S-112 que se estrenaron en abril de 1992 y que han prestado servicio en los últimos años en el AVE a Sevilla. Los equipos fabricados por Alstom han sufrido, eso sí, una profunda renovación para dotarlos de la última tecnología y de todas las comodidades.

Mariano Rajoy también participó en la inauguración del AVE Madrid-Valencia, en diciembre de 2010, aunque entonces como líder de la oposición. Estuvo junto con los Reyes, el expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el entonces ministro de Fomento, José Blanco, en un acto que supuso su reencuentro con Francisco Camps, entonces profundamente en entredicho a raíz del ‘caso de los trajes’ y la rama valenciana de la trama Gürtel.

Ahora como entonces, la visita a la Comunidad Valenciana del presidente, la segunda en un mes, no ha sido todo lo cómoda que Rajoy hubiera deseado por la coincidencia con la alcaldesa imputada, que ayer se esforzó por retratarse, en todo momento, junto al presidente y el Príncipe. El segundo AVE de la ‘era Rajoy’ sigue sin haber cerrado, sin embargo, su distanciamiento evidente a las figuras del PP valenciano ligadas a la era Camps.