Petardos, banderas republicanas y la alcaldesa imputada enturbian el AVE al Príncipe y Rajoy
  1. España
EN LA ESTACIÓN DE ALICANTE

Petardos, banderas republicanas y la alcaldesa imputada enturbian el AVE al Príncipe y Rajoy

Los enredos judiciales de la alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, imputada en el ‘Caso Brugal’ y con peligrosas amistades con el empresario Enrique Ortiz, han aguado

Foto: Petardos, banderas republicanas y la alcaldesa imputada enturbian el AVE al Príncipe y Rajoy
Petardos, banderas republicanas y la alcaldesa imputada enturbian el AVE al Príncipe y Rajoy

Los enredos judiciales de la alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, imputada en el ‘Caso Brugal’ y con peligrosas amistades con el empresario Enrique Ortiz, han aguado la fiesta de la inauguración de la nueva línea de AVE que une Madrid con Alicante y que hoy han estrenado el Príncipe Felipe y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en compañía de varios ministros y de los presidentes de Castilla-La Mancha y la Comunidad Valenciana.

El acto, que debería haber sido festivo, ha estado salpicado, sin embargo, por la polémica Castedo y por los pitos, bocinazos, petardos y banderas tricolor de una sonora manifestación que ha aguardado a la comitiva oficial a las afueras de la estación alicantina y que se han hecho oír estruendosamente, sobre todo, en cuanto ha tomado la palabra el Príncipe. La inauguración se ha convertido, de hecho, en una incómoda foto para el presidente del Partido Popular y, sobre todo, para su número dos, María Dolores de Cospedal, visiblemente tensa con la presencia constante de Castedo en el corrillo que ha rodeado a Rajoy y al Príncipe tras la lectura de los discursos oficiales. De hecho, Cospedal ha sorteado a la regidora con una breve saludo meramente protocolario y ha evitado, en todo momento, formar parte del grupo que charlaba con ella delante de las cámaras y de los medios de comunicación acreditados.  

Más allá de los discursos oficiales o de la relevancia de la inauguración de esta nueva infraestructura, que unirá Madrid con alicante en apenas 2 horas y 20 minutos, el morbo de la cita política de este lunes estaba en la foto que Rajoy tendría que afrontar. De hecho, hubiera sido difícil de justificar la ausencia de Castedo mientras siga al frente de la vara de mando municipal.

Sobre ella, sin embargo, pesan importantes sospechas de corrupción. En octubre de 2010, la Fiscalía Anticorrupción le acusó de estar implicada en la trama de corrupción del ‘Caso Brugal’ en la tramitación del nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Alicante, junto con su antecesor en el cargo, Luis Díaz Alperi. El fiscal le imputó delitos de cohecho (fue retribuida con regalos como un viaje en yate a las Islas Baleares), tráfico de influencias y revelación información privilegiada. En octubre del año pasado fue imputada por el Tribunal Superior de Justicia valenciano por el presunto amaño de ese PGOU y pasó a engrosar la larga lista de cargos populares de la región sobre los que sospechan graves sombras de corrupción.

Castedo, eso sí, sabedora de la mala prensa que su imagen junto a Rajoy podría acarrear a su jefe de filas, tampoco ha tratado de mantener un notable perfil bajo durante la visita oficial y, es más, se ha mostrado diligente en buscar en todo momento un sitio al lado de la comitiva principal encabezada por el Príncipe y por Mariano Rajoy. Es más, se ha esforzado, en todo momento, por situarse a la vera del presidente del Gobierno por más que este, intencionadamente, dirigiera sus atenciones al resto de las autoridades e invitados, lo que ha hecho que se crease dos grupos claramente diferenciados: uno con el presidente y los ministros y otro, formado por Alberto Fabra, la citada alcaldesa y el presidente de las Cortes valencianas, Juan Cotino.

El Príncipe Felipe y el presidente del Gobierno, en compañía de los ministros de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, y de Fomento, Ana Pastor, han comenzado el viaje inaugural desde la estación madrileña de Atocha al filo de las diez de la mañana. Se da la circunstancia de que los trenes utilizados son los mismos que se utilizaron para el primera viaje de AVE entre Madrid y Sevilla hace ahora 21 años, por lo que Don Felipe se ha sentado en el mismo vagón que, entonces, presidió su padre. 

En el mismo coche, cargado de autoridades, les acompañaba también la ex ministra socialista Magdalena Álvarez, que inauguró en su día centenares de kilómetros de AVE  como responsable del ramo y que ha sido invitada ahora como vicepresidenta del Banco Europeo de Inversiones (BEI), su actual destino en donde ha permanecido resguardada del hundimiento socialista, y que también ha participado en la financiación de esta nueva línea.

El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, ha acudido a despedir al Príncipe y demás autoridades a pie de andén, en Atocha. Posteriormente, a lo largo del recorrido, se han ido sumando al tren, en sendas paradas, los líderes regionales del PP, María Dolores de Cospedal y Alberto Fabra. Este último lo ha hecho en la polémica estación de Villena, situada en mitad del campo y a más de seis kilómetros del casco urbano del municipio alicantino.

El Príncipe destaca el AVE como "palanca" de cambio

El Príncipe de Asturias ha destacado la importancia delnuevo AVE Madrid-Alicante como “palanca” económica y de generación de empleo, yse ha mostrado convencido de que el futuro del país "se escribirá en clavede éxito" si el conjunto de España mantiene su empeño colectivo desuperación, y "recupera la confianza" en sí mismo.

El escenario del acto oficial ha sido la céntrica estaciónde Renfe de Alicante, a cuyas puertas más de medio millar de ciudadanos dedistintos colectivos sociales han aprovechado la presencia del Príncipe deAsturias y del presidente del Gobierno para realizar una protesta ciudadana. Entrelos manifestantes, cuyas protestas se han podido oir de fondo durante el acto,se encontraban la agrupación de EU, los afectados por las preferentes, miembrosde Stop Desahucios y numerosos jóvenes con banderas republicanas.

Mariano Rajoy Príncipe Felipe