Es noticia
Menú
'Offshore Leaks' cuela en la cumbre del G8 el debate sobre los paraísos fiscales
  1. España
ICIJ PUBLICA UNA BASE DE DATOS SOBRE USUARIOS DE SOCIEDADES OPACAS

'Offshore Leaks' cuela en la cumbre del G8 el debate sobre los paraísos fiscales

Es el tema estrella. Los paraísos fiscales (tax havens) se han colado en la agenda de la cumbre del G8. Citados en Belfast este lunes y con

Foto: 'Offshore Leaks' cuela en la cumbre del G8 el debate sobre los paraísos fiscales
'Offshore Leaks' cuela en la cumbre del G8 el debate sobre los paraísos fiscales

Es el tema estrella. Los paraísos fiscales (tax havens) se han colado en la agenda de la cumbre del G8. Citados en Belfast este lunes y con el primer ministro británico David Cameron como anfitrión, la cita que reúne a los mandatarios de las ocho primeras potencias industriales (EEUU, Rusia, Canadá, Francia, Italia, Reino Unido, Alemania y Japón) tiene un tema principal a tratar. Las crecientes necesidades tributarias de las administraciones, agravadas por la crisis, y el clima de opinión en contra de las jurisdicciones opacas, como descubre la investigación del Offshore Leaks, han hecho el resto.

El principal impulsor de este debate es el propio premier del Reino Unido, que desde hace meses ha incorporado a su acción de gobierno la abolición de los paraísos fiscales. El interés parece obvio, ya que bajo su jurisdicción se encuentran hasta once territorios de ultramar(Islas Vírgenes Británicas, Islas Caimán, Gibraltar, Bermudas, Anguilla, Montserrat, Islas de Turks y Caicos, Jersey, Guernsey y la Isla de Man) cuyo principal fin tiene que ver con su actividad como plataforma financiera para atraer dinero internacional, generalmente interesado en eludir impuestos y/o en ocultar su procedencia.

En una reciente entrevista al diario The Guardian, el primer ministro británico aseguró que ofrecerá a sus homólogos, incluidos Barack Obama y Vladimir Putin, la firma de un nuevo programa de medidas fiscales y de intercambio de información tributaria entre los países del grupo. Algo muy similar a lo que ya ratificó hace unas semanas, cuando Reino Unido ofreció un acuerdo de colaboración a varios de sus vecinos europeos (Italia, Alemania, Francia y España) para cruzarse información relevante, al tiempo que Bruselas presiona para que Luxemburgo y Austria hagan lo mismo.

Mientras los pasos para la consolidación fiscal europea avanzan, Cameron está obligado a regularizar sus territorios de ultramar, dado que su mensaje de lucha contra el fraude y los paraísos fiscales ante el resto de socios no tendría mucho sentido. Por este motivo, el líder conservador apeló por carta a sus overseas hace un par de meses para recordarles, antes de la reunión que celebrarían las excolonias en Londres previa a la cita del G8: “este es el momento crítico para poner nuestras propias casas en orden”, dijo. Sin embargo, la respuesta recibida del otro lado no ha sido especialmente colaborativa.

Que las grandes corporaciones paguen

Más que perseguir a las grandes fortunas privadas, el interés principal de los gobiernos que abanderan este movimiento pasa por evitar que las grandes corporaciones minimicen  el pago de impuestos en los países donde tienen actividad comercial. Los recientes ejemplos de Apple, Google o Microsoft, con complejos esquemas societarios para optimizar el pago de impuestos, ponen de manifiesto la capacidad de las multinacionales para tributar cantidades insignificantes a las haciendas locales en proporción con el volumen de beneficios obtenidos en cada uno de esos mercados. Es el poder la ingeniería fiscal.

En este contexto político, Cameron propondrá este lunes un acuerdo entre los miembros del G8 para avanzar en un marco de colaboración más estrecho que permita cercar el uso de los paraísos fiscales. Aunque para alcanzar ese fin, antes tendrá que acabar con plataformas históricas como los antiguos territorios de ultramar. De hecho, una gran parte de los datos revelados por la investigación del Offshore Leaks proceden de Commonwealth Trust Limited, un señero proveedor de servicios offshore radicado en las Islas Vírgenes Británicas. Su información ha permitido saber más de lo nunca antes imaginado.   

 

Es el tema estrella. Los paraísos fiscales (tax havens) se han colado en la agenda de la cumbre del G8. Citados en Belfast este lunes y con el primer ministro británico David Cameron como anfitrión, la cita que reúne a los mandatarios de las ocho primeras potencias industriales (EEUU, Rusia, Canadá, Francia, Italia, Reino Unido, Alemania y Japón) tiene un tema principal a tratar. Las crecientes necesidades tributarias de las administraciones, agravadas por la crisis, y el clima de opinión en contra de las jurisdicciones opacas, como descubre la investigación del Offshore Leaks, han hecho el resto.