Es noticia
Menú
Mas ficha a un exalto cargo de Aznar para su Hacienda en la Cataluña independiente
Lo sentimos, la página no está disponible.
Error 500
Inténtelo de nuevo en unos minutos
Ir a la portada
EL GOBIERNO CATALÁN YA TIENE A MÁS DE 100 PERSONAS ADSCRITAS A LA HACIENDA PARALELA

Mas ficha a un exalto cargo de Aznar para su Hacienda en la Cataluña independiente

Mientras negocia con el Gobierno central la flexibilización del déficit, el presidente catalán, Artur Mas, sigue realizando fichajes de altura para crear la principal “estructura de

Foto: Mas ficha a un exalto cargo de Aznar para su Hacienda en la Cataluña independiente
Mas ficha a un exalto cargo de Aznar para su Hacienda en la Cataluña independiente

Mientras negocia con el Gobierno central la flexibilización del déficit, el presidente catalán, Artur Mas, sigue realizando fichajes de altura para crear la principal “estructura de Estado” para cuando Cataluña sea independiente, es decir, la económica. Para ello, acaba de poner en nómina de la Generalitat al que será el responsable de desarrollar la política de tributos en el marco de la Agencia Tributaria Catalana (ATC). Se trata del funcionario estatal Jordi Boixareu Cortina, que en sus tiempos había sido fichado por el Gobierno de José María Aznar para ser delegado de la Hacienda estatal en la provincia de Gerona, a donde llegó tras ser el responsable de la oficina de Hacienda en el selecto barrio de Pedralbes de Barcelona.

Boixareu tendrá un salario de director general, al que se le añadirá un complemento anual de 23.410,40 euros, lo que suma más de 100.000 euros de salario bruto, es decir, casi como un consejero. Hace escasas semanas, Mas ya había fichado a otro funcionario de Hacienda, Joan Iglesias, para hacerse cargo del desarrollo de la ATC con un salario equiparable al de consejero autonómico, unos 108.000 euros al año.

Boixareu será, pues, el encargado de ejecutar en la práctica la teoría que emane de Iglesias y de implementar las medidas que se decidanEl cometido de Boixareu será estudiar las medidas de coordinación y mejora contra el fraude fiscal, “analizar el marco estatutario y los marcos legislativos a partir de los cuales se construye el sistema fiscal y financiero de Cataluña”, hacer propuestas sobre la organización del sistema tributario y de la aplicación de tributos de esta comunidad, coordinar el Plan de Objetivos y diversas funciones administrativas más. Su cargo oficial será el de director del Programa para la Aplicación y Desarrollo de los Tributos en Cataluña y se encuadrará en la secretaría de Hacienda del Departamento de Economía, al contrario que Iglesias, que dependerá directamente de Presidencia.

El modelo impositivo de Mas

No obstante, Iglesias ha de estar en contacto permanente y perfectamente coordinado no sólo con la consejería de Presidencia, sino con la de Economía para definir el modelo de Administración Tributaria que pretende implantar Mas. Además, debe colaborar con varios consejos asesores del president y hacer propuestas en relación con el sistema de ingresos de la Generalitat.

Boixareu será, pues, el encargado de ejecutar en la práctica la teoría que emane de Iglesias y de implementar las medidas que se decidan. “Como técnico de Hacienda, está en un nivel alto. Por algo, aunque fue nombrado por Estanislao Rodríguez-Ponga en el año 2002, fue mantenido como delegado de la Agencia Tributaria en Gerona por los socialistas y confirmado después de nuevo por Mariano Rajoy”, señala a este diario una fuente cercana al fisco. Además, dice otra fuente, está bien conectado políticamente con la Generalitat, ya que es compañero de promoción de Heribert Padrol. Éste, que había llegado a ser delegado especial de Hacienda en Cataluña, fue posteriormente diputado de CiU y su nombre sonó como posible consejero de Economía en el primer Gobierno de Artur Mas.

Su principal labor, apuntan fuentes consultadas por El Confidencial, es “levantar la Agencia Tributaria Catalana, que en los últimos tiempos está de capa caída”. El embrión de esta agencia está presidido por el democristiano y exconsejero de Trabajo Lluís Franco, a quien algunos sectores auguran fecha de caducidad, ya que la intención de CiU es poner a su frente a un hombre de perfil más técnico y no tan político como el suyo.

Iglesias ha de estar en contacto permanente y perfectamente coordinado no sólo con la consejería de Presidencia, sino con la de Economía para definir el modelo de Administración Tributaria que pretende implantar MasPor otra parte, el Gobierno catalán ha comenzado a dar impulso a la estructura financiera del supuesto nuevo Estado catalán tras el referéndum independentista. Fuentes solventes señalaron a El Confidencial que más de un centenar de personas “han sido trasladadas” desde diversas consejerías para engrosar la maquinaria de la ATC. Se trata, según estas fuentes, de simples administrativos en la gran mayoría de los casos que “sobraban” en los departamentos a los que estaban adscritos pero que serán imprescindibles para formar la columna vertebral de la nueva administración tributaria.

Por si fuera poco, la Generalitat ha comenzado de nuevo a fichar inspectores del fisco. Hace dos años, la Administración autonómica catalana tenía 14 inspectores, de los cuales cuatro eran de otras administraciones, pero trabajaban para la Generalitat en comisión de servicios. Debido a los recortes implantados por Artur Mas, el Gobierno comenzó a prescindir de sus servicios a mediados del 2011 y volvieron a sus puestos originales. Con el impulso que quiere dar a la estructura fiscal del futuro “Estado catalán”, Mas ha comenzado a aumentar de nuevo la plantilla, ya que ésta es la principal “estructura de Estado” con que ha de contar una Cataluña independiente y, por tanto, será la niña mimada de la Generalitat.

Mientras negocia con el Gobierno central la flexibilización del déficit, el presidente catalán, Artur Mas, sigue realizando fichajes de altura para crear la principal “estructura de Estado” para cuando Cataluña sea independiente, es decir, la económica. Para ello, acaba de poner en nómina de la Generalitat al que será el responsable de desarrollar la política de tributos en el marco de la Agencia Tributaria Catalana (ATC). Se trata del funcionario estatal Jordi Boixareu Cortina, que en sus tiempos había sido fichado por el Gobierno de José María Aznar para ser delegado de la Hacienda estatal en la provincia de Gerona, a donde llegó tras ser el responsable de la oficina de Hacienda en el selecto barrio de Pedralbes de Barcelona.

José María Aznar Botella Generalitat de Cataluña