EL INFORME ESTARÁ LISTO A FINALES DE JULIO

El consejo asesor de Mas decidirá sobre la “doble nacionalidad” tras la independencia

El Gobierno catalán tiene muy claro que la independencia de Cataluña es cuestión de sólo unos meses. El portavoz del Gobierno y consejero de Presidencia, Francesc

Autor
Tags
    Tiempo de lectura8 min

    El Gobierno catalán tiene muy claro que la independencia de Cataluña es cuestión de sólo unos meses. El portavoz del Gobierno y consejero de Presidencia, Francesc Homs, junto con el presidente del Consejo Asesor para la Transición Nacional, Carles Viver Pi-Sunyer, presentaron ayer el plan de trabajo de este organismo para los próximos meses y un calendario que prevé la entrega de 19 informes desde el mes de julio hasta marzo del 2014. Y ya dan por hecho de que los catalanes decidirán irse de España. Por ello, la inmensa mayoría de los informes están enfocados a estudiar los primeros pasos a seguir del nuevo Estado catalán, el día después, cuando la comunidad autónoma inicie un camino propio al margen del Estado en la que ha estado incluida los últimos siglos.

    Según Viver, el Consejo Asesor para la Transición Nacional “no es un organismo de agitación y propaganda. Éstas son funciones irrenunciables, pero están fuera de nuestra competencia como tal”. Lo que pretende, aseguró, es ser un órgano que elabore informes muy técnicos y sobre materias o problemas  muy concretos a petición del Gobierno catalán o de los grupos parlamentarios “sin especulaciones teóricas” y “sin entrar en el debate político” para poder tomar después decisiones.

    Pero su propia agenda deja en entredicho los buenos augurios del jurista. El primer informe que elaborará, y que estará listo a finales del mes de julio, será sobre la necesidad de la consulta independentista “para que los catalanes puedan expresar su opinión sobre su futuro político”, analizando las vías “legales” para celebrarla, la pregunta o preguntas que ha de contener la misma, la fecha más idónea, las garantías democráticas del proceso y “la reacción del Estado a la hora de hacerla”.

    Otro de los informes versará sobre la elaboración de “una nueva Constitución Catalana provisional”, que se basará “en el Estatuto de 2005 aprobado en el Parlamento catalán”, es decir, antes de pasar por el “cepillo” del Tribunal Constitucional. Una de las decisiones que se habrán de tomar en este apartado es si los ciudadanos de esta comunidad podrán gozar de doble nacionalidad, catalana y española en un futuro.  Viver, sin embargo, evitó comprometerse a que pueda haber cooficialidad de castellano y de catalán en un hipotético nuevo Estado y se decantó por que simplemente haya “reconocimiento de lenguas en la comunidad”.

    También se elaborará otro informe sobre “el reparto de activos y pasivos entre el Estado español y la Generalitat de Cataluña” para repartir tanto la deuda como los activos que pueda haber y distribuir los patrimonios que tenga cada uno. 

    Uno de los estudios más interesantes tratará de los efectos “del nuevo Estado catalán en las relaciones comerciales con España” que, matizó el presidente del consejo asesor de Mas, “deberá ser estrechísima”. Otro analizará las “relaciones futuras con el Estado español”. Otro, la creación de una Seguridad Social de Cataluña. Y más: un informe sobre “la Hacienda propia en una etapa inicial”; la creación de un Banco Central catalán; cómo montar las administraciones sectoriales, como estructuras de Exteriores, administraciones electorales, Defensa o registros; el control del espacio de las telecomunicaciones; el control del abastecimiento de energía y recursos hidráulicos; la seguridad interna y la inclusión de Cataluña en el espacio Schengen; la sucesión de las normas jurídicas y contratos entre la Administración central y la Generalitat, ya que habrá que ver qué se hace con los procesos que han sido enjuiciados o están siendo investigados por el Tribunal Supremo o el Tribunal Constitucional; las futuras relaciones de Cataluña con la UE; las relaciones con la comunidad internacional y con organismos como la ONU o la Unesco; y, por último, un informe sobre la internacionalización del proceso.

    La incógnita de los cobros

    Los informes serán elaborados por miembros del propio consejo asesor o por profesionales ajenos que tendrán que estar sujetos a confidencialidad. Aquí es donde se plantea una cuestión peliaguda: ¿Se pagarán? ¿A cuánto la pieza? Viver fue parco en palabras en este aspecto: “Los expertos podrán tener algún tipo de retribución”, admitió.

    El consejero Homs tampoco lo aclaró. Aseguró, en cambio, que “los miembros del consejo asesoran de manera altruista. Pero el Gobierno catalán no hace nada que no haga el Gobierno español. Durante meses, nos han explicado qué consecuencias tendría la independencia de Cataluña, qué pasaría con la UE y qué pasaría con la economía catalana si nos independizamos. Y si lo ha hecho es porque se ha asesorado, informado, estudiado. Y si ellos pueden asesorarse, informarse y estudiarlo, obviamente el Gobierno catalán también tiene derecho”.

    Otro de los informes versará sobre la elaboración de “una nueva Constitución Catalana provisional”, que se basará “en el Estatuto de 2005 aprobado en el Parlamento catalán”, es decir, antes de pasar por el “cepillo” del Tribunal ConstitucionalLo que subrayaron los representantes de la Generalitat es que los informes que haga el consejo asesor serán solamente “análisis de diversos escenarios en cada caso, valorando ventajas e inconvenientes. No se decantarán por una única solución, sino que se analizarán varias alternativas”. Eso sí, “partiendo de la legalidad vigente”.  Viver Pi-Sunyer subrayó que en el primer informe se analizarán varias vías posibles de relaciones con el Estado español, desde la independencia hasta la unión confederal o la creación de un Estado Federal, aunque se prestará más atención a la constitución de un Estado propio, “porque es el escenario menos estudiado en la actualidad. Representaría el cambio más radical y por eso queremos conocer todas las consecuencias que podría tener y que los ciudadanos puedan conocer todos los detalles de los pros y los contras. Si no ponemos toda esta información al alcance de los ciudadanos, sería un fraude a los electores y una grave irresponsabilidad”. 

    Críticas de la oposición

    Las previsiones de este consejo levantaron airadas críticas desde algunos sectores. Jordi Cañas, portavoz de Ciutadans, recordó que su partido interpuso “un recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña solicitando la nulidad de la creación de ese órgano. Para esta formación, el objetivo del consejo es “la sublevación, insurrección, conspiración y complot contra la democracia. Lamentablemente, treinta años después, la democracia vuelve a estar amenazada en España, aunque la novedad es que aquellos que antes se reunían en secreto para conspirar contra la democracia española se reúnen ahora con luz y taquígrafos en el Palau de la Generalitat”.

    Cañas fue expeditivo: “¿Estos que diseñan el día después de la independencia se consideran demócratas? Porque ellos ya han decidido que el resultado será un Estado independiente porque saben que van a manipular este proceso”. El portavoz de Ciutadans arremetió contra el jefe del Ejecutivo español, Mariano Rajoy, a quien acusó de pasividad y, por ende, de “ser cómplice de la deriva separatista de Artur Mas por dar el silencio como respuesta a su permanente desafío”.

    España
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    0 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios