Es noticia
Menú
Aguirre, la ‘chulapa’ ausente en el Palacio de Cibeles el día de San Isidro
  1. España
ANA BOTELLA ENTREGA LAS MEDALLAS DE ORO DE MADRID

Aguirre, la ‘chulapa’ ausente en el Palacio de Cibeles el día de San Isidro

Su nombre no se descarta dentro de las quinielas que circulan en el seno del PP sobre quién sucederá a Ana Botella en el Ayuntamiento de

Foto: Aguirre, la ‘chulapa’ ausente en el Palacio de Cibeles el día de San Isidro
Aguirre, la ‘chulapa’ ausente en el Palacio de Cibeles el día de San Isidro

Su nombre no se descarta dentro de las quinielas que circulan en el seno del PP sobre quién sucederá a Ana Botella en el Ayuntamiento de Madrid, aunque Esperanza Aguirre no estuvo (ni se la esperaba) en el Palacio de Cibeles el día de San Isidro. El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, volvió a la que fue su casa hasta hace un año y medio convencido de que Madrid “tiene la mejor alcaldesa que podía tener”, quitando todo el hierro posible a la carrera sucesoria por la capital que se ha abierto en el Partido Popular dos años antes de las elecciones municipales, carrera que ayer se convirtió en la comidilla de todos los corrillos.

La protagonista indiscutible de la fiesta de Madrid fue Cristina Cifuentes, la flamante delegada del Gobierno que abandonó el Palacio de Cibeles tan pronto como Ana Botella entregó las Medallas de Oro de la Ciudad a la ONCE, recogida por el presidente de esta organización y del Comité Paralímpico Español, Miguel Carballeda; al presidente de las Cortes Constituyentes, Fernando Álvarez de Miranda, y a la galerista y "gran dama de la cultura", Soledad Lorenzo. Ignacio González, presidente de la Comunidad de Madrid, estuvo acompañado por el presidente del Senado, Pío García Escudero, y el presidente de la Asamblea de Madrid, José Ignacio Echevarría. Tampoco faltaron los portavoces de los grupos de la oposición, tanto de la Comunidad como del Ayuntamiento.

El actual ministro de Justicia no fue el único miembro del Ejecutivo de Mariano Rajoy que acudió a la llamada de urgencia de Ana Botella, tras las encuestas que, el día de la fiesta grande en Madrid, vaticinaron la mayor debacle en las urnas de la historia del PP local. La ministra de Sanidad, Ana Mato, dejó de ser la protagonista por un día para dedicarse a acallar las voces que se esmeraban en buscar posibles candidatos a sustituir a la esposa de José María Aznar al frente de la capital de España. Pascual Sala, presidente del Tribunal Constitucional, Fernando Román, secretario de Estado de Justicia y Juan Manuel Moreno, secretario de Estado de Servicios Sociales, también respondieron a la invitación. 

Botella: "Madrid es una ciudad para soñar"

Adolfo Suárez junior acudió en representación de su padre, el primer presidente de la democracia, pero se fue sin hacer declaraciones y antes de que se dejaran de oír los aplausos para los galardonados. Alfonso Guerra, el diputado más longevo en la Cámara Baja y los exalcaldes José María Álvarez del Manzano y Juan Barranco fueron algunos de los que escucharon atentamente el discurso de Botella, que en su alocución señaló que “Madrid es una ciudad para soñar, pero con los ojos abiertos. Como sueñan los que saben que es mejor no dormirse si se quiere alcanzar una meta”. Hablaba de la candidatura olímpica, pero no sólo de ella.

En todos los corrillos la conversación giraba en torno a las especulaciones sobre la próxima candidatura del PP a las municipales de Madrid, así como los datos de la encuesta que publicó este miércoles El País, que vaticina la pérdida de mayoría absoluta para el actual equipo de Gobierno. Botella, que se limitó a decir que trabajará para recuperar la confianza perdida de los ciudadanos y puntualizó que una encuesta es “siempre una foto fija”, estuvo arropada por todos sus colaboradores más cercanos.

Los que atrajeron más atención fueron los dos nuevos guardaespaldas que se estrenaron en el equipo de Gobierno municipal la semana pasada, Diego Sanjuanbenito y Pedro Corral, sustitutos de Juan Antonio Gómez-Angulo y Fernando Villalonga en las delegaciones de Medio Ambiente y Las Artes, respectivamente, tras una sentencia del Tribunal Constitucional. Ninguno de los dos abandonó el patio del Palacio de Cibeles, donde se repartió a los invitados un más que austero refrigerio, hasta que la alcaldesa de Madrid no dio por concluida la fiesta.

Su nombre no se descarta dentro de las quinielas que circulan en el seno del PP sobre quién sucederá a Ana Botella en el Ayuntamiento de Madrid, aunque Esperanza Aguirre no estuvo (ni se la esperaba) en el Palacio de Cibeles el día de San Isidro. El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, volvió a la que fue su casa hasta hace un año y medio convencido de que Madrid “tiene la mejor alcaldesa que podía tener”, quitando todo el hierro posible a la carrera sucesoria por la capital que se ha abierto en el Partido Popular dos años antes de las elecciones municipales, carrera que ayer se convirtió en la comidilla de todos los corrillos.