Es noticia
Las familias del Arena se querellan contra la cúpula de Seguridad por “falsear documentos”
  1. España
LA POLICÍA CÁNDIDA JIMÉNEZ DESMONTA LA VERSIÓN OFICIAL

Las familias del Arena se querellan contra la cúpula de Seguridad por “falsear documentos”

Se abre un nuevo capítulo en el caso del Madrid Arena, donde cinco jóvenes murieron aplastadas tras una avalancha en uno de los vomitorios del recinto municipal.

Foto: Las familias del Arena se querellan contra la cúpula de Seguridad por “falsear documentos”
Las familias del Arena se querellan contra la cúpula de Seguridad por “falsear documentos”

Se abre un nuevo capítulo en el caso del Madrid Arena, donde cinco jóvenes murieron aplastadas tras una avalancha en uno de los vomitorios del recinto municipal. Las acusaciones particulares pedirán el lunes una pieza separada del caso por un delito de falsedad documental por la supuesta manipulación de los informes policiales que acreditan que la jefa de la Unidad de Policía Municipal en Moncloa, Cándida Jiménez, responsable al mando en la trágica noche de Halloween, fue informada del evento, que se celebró en en un pabellón cuyo propietario es el Ayuntamiento de Madrid. El nuevo auto salpicará a toda la cúpula de Seguridad con algún tipo de responsabilidad en la fatídica fiesta: el exdelegado de Seguridad, Antonio de Guindos, la edil Fátima Núñez, el director de Emergencias, Alfonso del Álamo, y el inspector jefe de la Policía Municipal, Emilio Monteagudo.

Según el Ayuntamiento, Jiménez fue informada del evento en el Madrid Arena formalmente y por escrito el 29 de octubre y dos días después, el 31, una llamada telefónica de un superior le comunicó que se elevaba el nivel de seguridad, pasando de medio a alto. La máxima responsable de la Policía Municipal encargada del dispositivo de seguridad la fatídica noche, sin embargo, declaró ayer en calidad de testigo ante el juez Eduardo López-Palop para aclarar algunos aspectos del dispositivo policial que esa noche se desplegó para cubrir el evento, y que se limitó a doce agentes más un cabo. Jiménez sostuvo que “jamás” se aumentó el nivel de seguridad de la fiesta organizada por Miguel Ángel Flores.

Este es el documento que supuestamente "se falseó", siempre según la versión de los abogados de las cinco víctimas: el que supuestamente da la instrucción de elevar el nivel de riesgo de la fiesta de medio a alto. Un cambio que supuestamente hizo el subinspector del Distrito 1, Emilio Rodríguez Corral, mediante una llamada telefónica a Cándida Jiménez, pero que ella desmiente tajantemente. Tanto Emilio Monteagudo, inspector jefe del Cuerpo de Policía, como Antonio de Guindos, el ya dimitido delegado de Seguridad, defendieron ante el juez esta teoría totalmente contraria a la de Jiménez. 

Jiménez, que ha acusado ante el juez al Ayuntamiento de Madrid de presionarla hasta en cinco ocasiones para cambiar el informe de los hechos, solicitó hasta 60 agentes para reforzar el dispositivo, pero le dijeron, siempre según su versión, “que se arreglara como pudiera”. Jiménez incluso ha mantenido en los Juzgados de Plaza de Castilla que Monteagudo mintió al afirmar que desde las 5:00 h de aquella noche 24 miembros de la UIP (antidisturbios) se personaron en el lugar, con la tragedia ya sucedida, para ayudar a desalojar a la gente. En el informe de la Policía Científica consta que, en realidad, llegaron a las 6:08 h.

Enrique Núñez, el delegado madrileño de Seguridad, siempre ha mantenido que “bajo ningún concepto” se ha manipulado ni se ha ocultado a la justicia ningún tipo de documento relacionado con el operativo policial de la noche del 1 de noviembre. De todos los responsables municipales que tuvieron algo que ver con la tragedia del Madrid Arena, la empresa pública gestora del pabellón, sólo se mantiene en su puesto el inspector jefe, Emilio Monteagudo.

Denuncia también contra el doctor Viñals

Las familias de las cinco jóvenes también pusieron este miércoles una denuncia contra el septuagenario doctor Simón Viñalspor vulneración del código deontológico, omisión del deber de socorro y por no tener seguro de responsabilidad civil. El polémico médico fue contratado por el promotor de la fiesta para atender el servicio de aquella noche. Entre todos los puntos negros que quedan por resolver de la fatídica fiesta, uno de los más oscuros es el servicio sanitario que se prestó. ¿Se podría haber evitado algún fallecimiento?

Isabel de la Fuente, madre de Cristina Arce, una de las cinco víctimas mortales, reconocía en este diario la semana pasada, cuando se cumplieron seis meses de la tragedia, que está harta de tantas mentiras y de "escuchar memeces", del “trato” de los “presuntos médicos” hacia las víctimas que atendían en una habitación disfrazada de enfermería, de la “falta de respeto” de “todos” los implicados hacia su familia, de que Flores entregue unos inmuebles hipotecados como fianza y el juez “lo consienta”, de la “chulería y la prepotencia” de “todos”, de la lentitud de la Justicia. De que se reabra el Arena sin que haya terminado la investigación. De la falta de colaboración de las instituciones.