Wert da marcha atrás en su intento de que Cataluña pague la escuela en castellano
  1. España
BUSCA OTRAS FÓRMULAS PARA BLINDARLO COMO VEHICULAR

Wert da marcha atrás en su intento de que Cataluña pague la escuela en castellano

El ministro de Educación, José Ignacio Wert, ha movido ficha para reacomodar la reforma educativa a los criterios apuntados por el Consejo de Estado en su

Foto: Wert da marcha atrás en su intento de que Cataluña pague la escuela en castellano
Wert da marcha atrás en su intento de que Cataluña pague la escuela en castellano

El ministro de Educación, José Ignacio Wert, ha movido ficha para reacomodar la reforma educativa a los criterios apuntados por el Consejo de Estado en su dictamen no vinculante sobre la LOMCE. Desde el pasado viernes, el Ministerio estudia nuevas alternativas con las que poder blindar el castellano como lengua vehicular en Cataluña mediante una fórmula que no suponga una invasión de competencias. La secretaria de Estado de Educación, Montserrat Gomendio, admitió ayer en un encuentro informativo que su departamento se encuentra en un “proceso de reflexión y valorando nuevas medidas” que permitan garantizar una educación en castellano como lengua vehicular para todas aquellas familias que así lo deseen.

El Consejo de Estado que preside el popular Romay Beccaría echó la semana pasada por tierra las pretensiones de Wert de que Cataluña garantice la escolarización plena en castellano para aquellos padres que lo deseen hasta el punto de que, si no hubiera oferta en la escuela pública o en la concertada de su localidad, la Generalitat debería “sufragar los gastos de escolarización” en “centros privados”. Con ello, Educación pretende garantizar que “en todas las etapas educativas obligatorias las lenguas cooficiales sean ofrecidas en las distintas asignaturas en proporciones equilibradas en el número de horas lectivas”.

Obligar por ley a que una comunidad asuma esos costes es, según el dictamen del Consejo, algo que va más allá de las posibilidades competenciales del Estado. Por ello, aun asumiendo como buenas las intenciones del equipo de Wert, el Consejo aconsejaba que esa pretensión no figurase en la ley “por afectar al ámbito de decisión de las comunidades autónomas con lengua propia”. 

Gomendio explicó ayer que el Ministerio todavía no ha dado con la fórmula concreta con la que rehará el articulado de la ley, pero sí quiso dejar claro que el Gobierno no claudicará en su empeño de obligar por ley a que el castellano sea ofertado en las mismas condiciones que la lengua cooficial. Postura que, como defiende Educación, no cuestiona el actual modelo de inmersión lingüística implantado en Cataluña, pero garantiza que el castellano no quede excluido del sistema. “No podemos renunciar a que en todas las comunidades autónomas las familias puedan tener garantizado que puedan elegir el castellano como lengua vehicular”, explicó. Para ello, Wert ha creado un grupo de trabajo encargado de dar con la solución. “Estamos evaluando una serie de fórmulas que se incluirían en el articulado de la ley y que no incurran en esa problemática de las competencias”.

No recuperará Educación para la Ciudadanía

La solución se tomará en los próximos días, pues el Ministerio llevará el anteproyecto final de la LOMCE al Consejo de Ministros del próximo 10 de mayo para iniciar, después, su tramitación parlamentaria.

En lo que no hará caso Wert será a la recomendación del Consejo de no acabar con la asignatura de Educación para la Ciudadanía. El Ministerio entiende que su propuesta de diseminar los contenidos de la materia de forma transversal en todas las asignaturas garantiza las recomendaciones incluidas en el dictamen. Este aconseja, textualmente, imponer la materia como obligatoria “pues han sido numerosos los acuerdos y recomendaciones, suscritos por España, del Consejo de Europa y de la Unión Europea desde 1997 en el sentido de propugnar como objetivos de los sistemas educativos de la Unión el velar por el aprendizaje de los valores democráticos y de la participación democrática con el fin de preparar a las personas para una ciudadanía activa”.

Acerca de la asignatura de Religión, obligatoria y optativa a la de Valores Cívicos y Culturales, Gomendio apuntó que, frente al dictamen que sugiere que los alumnos que escojan la primera de ellas pueden ser discriminados, el Ministerio “trabaja” en posibles soluciones para que no se dé esa “potencial situación”. En este caso, tampoco hay todavía un respuesta clara a cómo se evitará ese posible conflicto. 

José Ignacio Wert Cataluña