UN JUZGADO DE MADRID INVESTIGA LA TRAMA, EN LA QUE HAY VARIOS DETENIDOS E IMPUTADOS

Volkswagen compró a una red mafiosa datos confidenciales de miles de clientes potenciales

Volkswagen Finance, la financiera del grupo automovilístico alemán en España, compró durante años datos confidenciales de miles de potenciales clientes a una red que traficaba ilícitamente

Foto: Volkswagen compró a una red mafiosa datos confidenciales de miles de clientes potenciales
Volkswagen compró a una red mafiosa datos confidenciales de miles de clientes potenciales
Volkswagen Finance, la financiera del grupo automovilístico alemán en España, compró durante años datos confidenciales de miles de potenciales clientes a una red que traficaba ilícitamente con esa información, y de la que formaban parte guardias civiles, funcionarios de la Seguridad Social y empleados de empresas de investigación comercial. Cinco trabajadores de Volkswagen, que fueron detenidos e interrogados por la policía, siguen estando bajo sospecha.  

El caso, que está en manos del Juzgado de Instrucción número 27 de Madrid desde finales del pasado año, se destapó a raíz de una denuncia anónima ante el Cuerpo Nacional de Policía, que encargó las pesquisas a la sección especializada en delitos contra la Seguridad Social, según han confirmado a El Confidencial fuentes policiales y jurídicas. El sumario judicial está declarado secreto.

Entre los detenidos por la policía está José María Calavia Balduz, propietario de la firma HMC Investigación Comercial, uno de cuyos principales clientes era Volkswagen Finance. Calavia era el presunto cerebro de la red, que se servía de sus informadores en empresas, administraciones públicas y fuerzas de seguridad para obtener datos confidenciales de miles de ciudadanos, con los que luego elaboraba informes que vendía a la financiera de Volkswagen.

Esos documentos, que servían al grupo automovilístico para evaluar la solvencia económica de los clientes que querían adquirir un vehículo mediante financiación, incluían una completa información del potencial comprador. No sólo sus datos personales (domicilio, DNI, estado civil o número de hijos), sino, sobre todo, su historial laboral completo, propiedades inmobiliarias, deudas, embargos y prestaciones sociales que pudiera estar percibiendo. Con ese dossier en su poder, Volkswagen decidía si conceder o no el crédito solicitado.

Proveedor habitual

Un portavoz oficial de Volkswagen Finance aseguró ayer a este diario que HMC Investigación Comercial, la empresa que supuestamente estaba en el epicentro de la trama, era "un proveedor habitual de informes comerciales de solvencia patrimonial para el sector financiero", no sólo del sector automovilístico, y que "nunca imaginamos que la información que nos proporcionaba pudiera tener un origen ilícito. En realidad, nos sentimos víctimas de esa red", añadió.

El pasado 30 de noviembre, agentes del Cuerpo Nacional de Policía acudieron a la sede de Volkswagen Finance, en la localidad madrileña de Alcobendas, para detener e interrogar a cinco empleados del área de recobro y gestión de impagados de la financiera. Los trabajadores, que según las fuentes consultadas eran los interlocutores habituales con HMC Investigación Comercial, aseguraron desconocer el posible origen ilícito de los informes adquiridos, y añadieron que actuaron siempre con el visto bueno de la dirección de Volkswagen. 

El modus operandi de la trama recuerda al de la red de tráfico de datos desarticulada la pasada primavera por la policía en la llamada Operación Pitiusa, que se valía de decenas de informantes en administraciones públicas, fuerzas de seguridad, entidades bancarias y compañías privadas. Los clientes de la red solían ser empresas de informes comerciales, detectives y abogados, que pagaban cantidades que iban desde los 100 euros por una vida laboral a los 2.000 euros de una declaración de la renta.
España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios