LAS COINCIDENCIAS EN EL CASO DE LOS ERE

Imputaciones, detenidos y prisión: cómo el calendario de los autos de Alaya beneficia al PP

Su actuación jamás ha estado exenta de polémica, sobre todo, por el presunto paralelismo de sus autos y escritos judiciales con los intereses estratégicos del PP

Foto: Imputaciones, detenidos y prisión: cómo el calendario de los autos de Alaya beneficia al PP
Imputaciones, detenidos y prisión: cómo el calendario de los autos de Alaya beneficia al PP

Su actuación jamás ha estado exenta de polémica, sobre todo, por el presunto paralelismo de sus autos y escritos judiciales con los intereses estratégicos del PP de acoso y derribo al Gobierno de José Antonio Griñán en los comicios de marzo de 2012. El inicio de la Operación Heracles de la pasada semana, que se saldó con  una veintena de detenidos y cinco órdenes de entrada en prisión, coincidió con la firma del Pacto por el Empleo entre la Junta, los sindicatos y los empresarios. ¿Otra casualidad más?

El PP niega la mayor, que la actuación de la juez no tiene nada que ver con la suya. El PSOE cree que los autos de la magistrada han ido contra los intereses electorales y del mismo Griñán. Fuentes judiciales de Sevilla consultadas por El Confidencial sostienen que Alaya, que jamás ha concedido una entrevista a un medio de comunicación ni se conoce su posible tendencia política o ideológica, “hace su trabajo sin mirar a quién puede perjudicar: es independiente”.

Hay tres fechas que podrían corresponderse con una coincidencia o bien con algo más. A saber: en los comicios municipales de mayo de 2011, apenas tres días antes de la votación, Alaya citó como imputado en el caso Mercasevilla al entonces teniente de alcalde del Ayuntamiento de Sevilla y candidato de IU a la Alcaldía, Antonio Rodrigo Torrijos. Torrijos protagonizó una suculenta mariscada en un restaurante de Bruselas junto al ex director general de Mercasevilla Fernando Mellet, cerebro de la trama destapada por los empresarios sevillanos del grupo La Raza

También, sólo tres días antes de las elecciones generales del 20 de noviembre de 2011, Alaya dictó un auto en el que exigía a la Junta de Andalucía que le informara de operaciones de endeudamiento de más de 1,2 millones autorizadas por el que era consejero de Economía y Hacienda del Gobierno andaluz, José Antonio Griñán. Está pendiente la posible imputación de Griñán en el caso de los ERE. El presidente de la Junta desafía a Alaya: cree que no existe “argumento legal”.

En prisión, el primer día de campaña electoral

Ya el 22 de febrero de 2012, la magistrada informó de su agenda de declaraciones en la campaña de las elecciones andaluzas. Alaya envió a prisión a Francisco Javier Guerrero, ex director general de Trabajo de la Junta de Andalucía, al cierre del primer día de la campaña de las elecciones autonómicas. Y Juan Francisco Trujillo, ex conductor de Guerrero, más conocido como el chófer de la cocaína, declaró apenas cinco días antes de la celebración de las elecciones autonómicas. ¿Sólo fue una coincidencia? 

El PSOE, muy molesto con la postura que estaba tomando la juez desde el otoño de 2011, dejó caer en boca de Alfonso Guerra que Alaya y el alcalde de Sevilla y presidente del PP de Andalucía, Juan Ignacio Zoido, habían compartido “algún expediente y mantenían estrechas relaciones”. El CGPG (Consejo General del Poder Judicial) envió una nota oficial de apoyo a la labor y a la persona de la instructora. “Son insinuaciones claramente vejatorias por su condición de mujer”, zanjó CGPG. La juez no había pedido amparo al organismo. Guerra no volvió a sacar más el tema. "es que hace muchísimos años fueron compañeros, Zoido como juez decano y Alaya como juez en un Juzgado"

El Confidencial publicó el pasado martes que Alaya se había convertido en la jefa del PP andaluz. “La vuelta del huracán Alaya ha sacudido los cimientos de la calle San Fernando, la sede regional del PP andaluz. El partido se ha enganchado a la instrucción de los ERE de la magistrada sevillana. Necesitaba respiración y los autos, detenidos e imputados han situado de nuevo a los populares sureños en el centro de la atención mediática”, explicó este diario.

“No es un asunto político, sino de sinvergüenzas”

Los hay como el periodista Román Orozco, ex director de El  País Andalucía, que escribió un artículo titulado “El Cortijo de Arenas” (4 de abril de 2012) que ya resaltaba cómo Arenas cayó en el error de “confundir su programa con los autos de la juez Alaya sobre los ERE. Los andaluces repudian la corrupción. Pero todas: la de su viejo amigo Jaume Matas, condenado por corrupto, y la de los falsos ERE. La del PP y la del PSOE”.

Ignacio Gordillo, exfiscal de la Audiencia Nacional y responsable del Área Penal del despacho de abogados Martínez Echevarría, descarta que la investigación de Alaya tenga una vinculación política. “Investiga el dinero de los ERE, hay apropiación, estafa, malversación… Más que un asunto político es un caso de sinvergüenzas. Su instrucción no va contra un sindicato, sino para unas personas que han cometido una ilegalidad. Si viniera otra persona le podría dar un vuelco total”, alerta.

“Con todo el respeto, es complicada la instrucción en ciudades pequeñas donde hay otros intereses; el juez no se vende, pero se alquila”, explicó Gordillo, “hay que situar a Alaya como ejemplo de haber actuado correctísimamente. Además, los autos están fundamentados 100%. El auto de prisión de Guerrero estaba muy bien”. 

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
30 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios