Es noticia
El pacto con ERC aleja a Artur Mas de los empresarios catalanes
  1. España
CiU INICIA POR PRIMERA VEZ UNA LEGISLATURA DE ESPALDAS A LA GRAN EMPRESA

El pacto con ERC aleja a Artur Mas de los empresarios catalanes

Nunca en la historia CiU había iniciado una legislatura en Cataluña con la mayor parte de la gran empresa catalana de espaldas al ejecutivo de la

Foto: El pacto con ERC aleja a Artur Mas de los empresarios catalanes
El pacto con ERC aleja a Artur Mas de los empresarios catalanes

Nunca en la historia CiU había iniciado una legislatura en Cataluña con la mayor parte de la gran empresa catalana de espaldas al ejecutivo de la comunicad. El pacto con ERC ha alejado a Artur Mas de los grandes empresarios catalanes, salvo escasas excepciones.

Según han explicado fuentes empresariales, numerosos empresarios habían manifestado a Artur Mas estas semanas su oposición a un pacto con ERC y a su programa de subida de impuestos. Le dejaron claro que preferían un pacto con el PP o incluso con los socialistas catalanes. Y le pidieron que, dada la gravedad de la crisis económica, aparcase la agenda soberanista para centrarse en la lucha contra la recesión.

En defensa de Mas hay que reconocer que el president en funciones no engañó a nadie. A todos los que le pusieron sobre la mesa esta inquietud les replicó que pensaba pasar a la Historia como el presidente catalán que llevaría a cabo una consulta sobre la autodeterminación.

También hubo argumento políticos. Por ejemplo la radicalización del PP, con la actuación del ministro de Cultura José Ignacio Wert como el mejor ejemplo, lo que dificultaba un pacto político con esta formación.

Escasos apoyos

Entre los grandes empresarios, muy pocos apoyan el proyecto de Artur Mas. Y, como los que se oponen, tampoco lo hacen en público. Entre los afines al nuevo ejecutivo catalán podría contarse al presidente de Agrolimen, Artur Carulla; al vicepresidente de Comsa-Emte, Carles Sumarroca; y a la familia Pont, de Borges. El resto se opone de manera frontal a una estrategia de tensión política con Madrid que desembocará en una consulta en 2014 y subidas de impuestos generalizadas para paliar los recortes.

El mayor malestar radica en el entorno de La Caixa, agravado por el nuevo impuesto a los depósitos de la banca, que ha desagradado especialmente a su presidente, Isidre Fainé, según fuentes financieras. Pese a ello, CaixaBank ha evitado en todo momento hacer declaraciones.

Las medidas del conseller de Economía, Andreu Mas-Colell, de intentar atemperar el nuevo impuesto con devaluaciones para las entidades financieras que hagan obra social, no ha sido suficiente. Primero porque no beneficiaría sólo a CaixaBank, ya que el BBVA, por haber comprado Unnim, también se beneficiaría. Y, después, porque CaixaBank es la primera entidad de Cataluña por depósitos, por lo que sería la más castigada por el nuevo tributo, que además Artur Mas ha aprobado deprisa y corriendo y con un gobierno en funciones.

Bye, bye business friendly

Cuando hace dos años llegó a la presidencia de la Generalitat, Artur Mas definió su nuevo gobierno como business friendly. El pacto con ERC abre una nueva época más centrada en los emprendedores y menos en las grandes empresas de la economía catalana. Las subidas de impuestos de Sucesiones, Patrimonio y nuevas cargas fiscales a las grandes superficies y las nucleares no permitirán ya esta definición.

El líder de ERC, Oriol Junqueras, ha intentado estos meses hacer pedagogía de su proyecto político en encuentros privados con los empresarios catalanes. Y aunque el nuevo cabeza de lista republicano ha causado muy buena impresión a los directivos en la distancia corta, éstos prefieren a la hora de la verdad una política más convencional, basada en el rigor presupuestario y mantener el status quo. En el entorno económico catalán se apuesta por una legislatura corta a causa de las contradicciones que acabarán aflorando en este nuevo tripartito que gobernará en Cataluña: el formado por CDC, ERC y Unió.

Artur Mas