Defensa ultima un libro blanco de su patrimonio para colgar el cartel de ‘se vende’
  1. España
HASTA 1.200 INSTALACIONES REPARTIDAS POR TODA ESPAÑA

Defensa ultima un libro blanco de su patrimonio para colgar el cartel de ‘se vende’

Sumido en un recorte de gasto sin precedentes y azuzado por la imperante necesidad de conseguir fondos, el Ministerio de Defensa se prepara para colgar el

placeholder Foto: Defensa ultima un libro blanco de su patrimonio para colgar el cartel de ‘se vende’
Defensa ultima un libro blanco de su patrimonio para colgar el cartel de ‘se vende’

Sumido en un recorte de gasto sin precedentes y azuzado por la imperante necesidad de conseguir fondos, el Ministerio de Defensa se prepara para colgar el cartel de ‘se vende’ a parte de su enorme patrimonio inmobiliario. El departamento que dirige Pedro Morenés ultima desde hace un mes un libro blanco sobre 1.200 infraestructuras repartidas por toda España para “crear recursos y racionalizar su utilización”. Es decir, dictaminar cuáles son fundamentales para mantener la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas y cuáles podrían venderse. 

En septiembre, Defensa creó la figura de un comisionado para evaluar su patrimonio, constituido por una gran variedad de bienes que abarcan desde importantes bases de asentamiento de unidades hasta pequeñas propiedades de gran valor estratégico. La misión ha recaído sobre el teniente general Juan Enrique Aparicio, quien debe presentar antes de nueve meses la propuesta de aprovechamiento eficiente del patrimonio.

Se trata de lograr “un importante ahorro solo al racionalizar su utilización”, en palabras del secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles, quien añadió que “el contenido del libro blanco de las infraestructuras será fundamental”. Argüelles reconoció en un reciente acto que “abordar la reconducción financiera del departamento es el reto inminente. El crédito de septiembre desahoga la situación. Ha permitido renegociar con las empresas (proveedoras de armamento)”. El secretario de Estado se refería al crédito extraordinario de 1.783 millones concedido hace dos meses para pagar la deuda acumulada con la industria de Defensa entre 2010 y 2012.

Argüelles logró recientemente un aplazamiento de tres años en la entrega de cazas Eurofighter ya encargados. También ha abierto conversaciones con otros consorcios europeos para renegociar compras de material. Con el objetivo de ahorrar hasta el último euro, Defensa también ha congelado los programas especiales de modernización (el mencionado Eurofighter, los helicópteros de ataque Tigre o el avión de transporte A-400). Es decir, no renuncia a ello, pero tampoco invierte.   

Unas FF.AA. al límite

El Ministerio ha perdido en cuatro años un tercio de sus presupuestos. La última rebaja, de un 6% (7,7 sobre las cuentas originales de 2012) ha supuesto para las Fuerzas Armadas perder ya el 31% del presupuesto con el que contaba en el ejercicio anterior. Los recortes también han dejado a los Ejércitos al límite de sus capacidades operativas, tras fijarse en los PGE 2013 una reducción de 1.000 efectivos para tropa y marinería y un ajuste al mínimo imprescindible de los gastos para mantener activas las unidades, siempre con la vista puesta en las misiones en el exterior.

Defensa tiene tasado en los Presupuestos el número de efectivos con que puede contar, que es precisamente el mínimo de 80.000 soldados y marineros fijado por ley para el conjunto de las FFA.A.. En poco más de tres años, los Ejércitos han perdido 6.000 miembros, pese a que ésta ha sido la etapa de mayor despliegue por las misiones en el exterior en las que están inmersos: Afganistán, Líbano y la operación contra la piratería en el Índico.

Tal y como publicó este diario, la reducción de presupuestos, medios y tropa confirma la inminente aplicación del plan añadido de desaparición de unidades (brigadas enteras del Ejército de Tierra) y de recorte en la plantilla de oficiales, ante la desproporción entre mandos (54.000) y tropa. Ya hace meses Morenés anunció una “reducción coyuntural” de las FF.AA.. 

Operaciones de suelo ‘sonadas’

El patrimonio inmobiliario del Ministerio puede ser una de sus únicas oportunidades de hacer caja. Sobre todo, si cierra operaciones tan rentables como la venta de sus terrenos en la zona de Campamento, en Madrid. En octubre de 2011, Defensa vendió al Ministerio de Fomento el 51% de su suelo en dicha área por un total de 150,5 millones. La operación afectó a una superficie de 2,11 millones de metros cuadrados en el sur de Madrid, que ocuparán en un futuro viviendas (una cuarta parte), zonas verdes, equipamientos sociales y culturales, e instalaciones deportivas.

Poco después, el departamento sacó a subasta pública los terrenos que ocupó el antiguo Hospital Central del Aire, en Madrid, un solar de 28.000 metros cuadrados valorados en más de 35 millones de euros. A finales del pasado mes de octubre, Defensa cerró la fábrica de armas de Oviedo. Los terrenos son un solar más que apetecible: 120.000 metros cuadrados en La Vega, zona privilegiada de la capital asturiana.

Asimismo, Defensa podría beneficiarse de la instalación del complejo Eurovegas en Alcorcón. El ministerio es propietario de cerca de un millón de metros cuadrados en el área que el magnate Sheldon Adelson baraja para instalar su complejo de ocio y casinos. El 95% del suelo que no es de titularidad municipal, sino que pertenece a Defensa y a propietarios particulares.     

Ministerio de Defensa