Botella echa balones fuera y remite el caso a una comisión de investigación
  1. España
PROHÍBE USAR EDIFICIOS MUNICIPALES PARA MÁS MACROFIESTAS

Botella echa balones fuera y remite el caso a una comisión de investigación

En un día en el que el Ayuntamiento de Madrid, responsable final de Madrid Espacios y Congresos, debería haber dado muchas explicaciones sobre lo ocurrido en

Foto: Botella echa balones fuera y remite el caso a una comisión de investigación
Botella echa balones fuera y remite el caso a una comisión de investigación

En un día en el que el Ayuntamiento de Madrid, responsable final de Madrid Espacios y Congresos, debería haber dado muchas explicaciones sobre lo ocurrido en la trágica fiesta de Halloween del Madrid Arena, las respuestas se fueron sucediendo con cuentagotas a lo largo de todo el día. Casi como una especie de ley del silencio que, a última hora de la noche, se encargó de romper la propia alcaldesa, Ana Botella, forzada a dar la cara y anunciar que “nunca más” se volverán a alquilar instalaciones municipales para macrofiestas como la del jueves.

Gobierno y Comunidad delegaron ayer toda responsabilidad sobre lo ocurrido en el Madrid Arena en el Ayuntamiento, que es quien tiene competencia sobre este tipo de espectáculos recreativos y quien alquiló, a la postre, el pabellón de la empresa Madrid Espacios y Congresos. El Consistorio, sin embargo, fue ayer vacilante a la hora de ofrecer explicaciones y delegó, a su vez, toda responsabilidad en los organizadores de la fiesta, la empresa Diviertett S.L. 

El Ayuntamiento se presentará como acusación particular si el juez que investiga el caso determina que los organizadores tienen algún tipo de responsabilidad en la tragedia. La alcaldesa, por su parte, echó balones fuera del Consistorio al explicar que "la relación" existente entre Divertett y el Ayuntamiento de Madrid "tenía todos los papeles en regla". "Toda la documentación que teníamos que tener por parte de la empresa responde a las exigencias existentes en estos casos y hay que esperar a que las investigaciones esclarezcan los hechos". 

Botella convocó ayer una rueda de prensa urgente en la que anunció que hará lo que esté en su mano para que sucesos como el de la avalancha humana en la que murieron tres jóvenes no vuelvan a suceder. “Nunca más cederemos ni alquilaremos ni consentiremos un evento como el del miércoles”, explicó.

La respuesta de Botella, que el viernes visitó en persona el Instituto Anatómico Forense y los hospitales donde se encuentran ingresados los heridos, llegó ayer, sin embargo, casi 24 horas después de que su número dos, el vicealcalde Miguel Ángel Villanueva, protagonizase una controvertida primera comparecencia, el mismo jueves por la mañana, en la que daba por buena la versión de la organización sobre el aforo de la fiesta y en la que justificaba que se habían hecho inspecciones previas. Los primeros informes policiales concluyen, de momento, tras analizar los vídeos del Madrid Arena, que cientos de jóvenes se colaron sin entrada en la fiesta sobre las tres de la madrugada, cuando iba a comenzar la actuación del DJ Steve Aoki.

El primer comunicado emitido el jueves por la empresa municipal Espacios y Congresos también señalaba, en este sentido, que “la empresa organizadora del evento nos ha comunicado que no existía exceso de aforo en el recinto”.

Comisión de investigación

El Ayuntamiento anunció ayer que aceptará la propuesta formulada por el portavoz del PSOE, Jaime Lissavetzky, para crear una comisión de investigación política que aclare lo sucedido y que será aceptada en el próximo pleno del Consistorio.

El secretario general del PSM, Tomás Gómez, cargó, sin embargo, contra Villanueva y contra el Ayuntamiento por las incongruencias de sus primeras explicaciones. En este sentido, dijo que estos datos “incurren en demasiadas contradicciones”, porque “hoy mismo la propia organización ha reconocido que se vendieron más de 20.000 entradas”. Asimismo, señaló que “ha quedado demostrado que había menores” y “que se introdujeron artículos, como bengalas, que están prohibidos en este tipo de eventos”. 

“El Ayuntamiento está para defender a los ciudadanos y, en este caso, para defender a la víctimas. Sin embargo, el Ayuntamiento de Madrid parecía más bien el portavoz de la empresa”, ha criticado Gómez. “Una alcaldesa escondida y un Ayuntamiento que anuncia que se personará como acusación particular cuando lo más normal y lo más probable  es que acabe implicado como responsable civil subsidiario de lo que ha ocurrido en el Madrid Arena”.

Ana Botella