EDUCACIÓN DECIDIRÁ HASTA UN 75% DE LO QUE SE ENSEÑA EN LAS AULAS

El Gobierno aprueba la séptima reforma educativa y recupera las reválidas

El Consejo de Ministros ha aprobado hoy, finalmente, el anteproyecto de reforma educativa impulsado por el ministro José Ignacio Wert y que supondrá importantes cambios en

Foto: El Gobierno aprueba la séptima reforma educativa y recupera las reválidas
El Gobierno aprueba la séptima reforma educativa y recupera las reválidas
Autor
Tags
    Tiempo de lectura3 min

    El Consejo de Ministros ha aprobado hoy, finalmente, el anteproyecto de reforma educativa impulsado por el ministro José Ignacio Wert y que supondrá importantes cambios en el sistema, entre ellos la implantación de nuevas pruebas de evaluación de carácter externo similares a las antiguas reválidas y que habrá que superar, tanto al final de la ESO como del Bachillerato, para obtener el título. Educación refuerza también las asignaturas básicas (lengua, inglés, matemáticas y ciencias), reduce optativas y vías formativas, e incrementa la autonomía de los centros.

    El anteproyecto de reforma educativa modifica parcialmente la Ley Orgánica de Educación, vigente desde 2006, y supone la séptima reforma educativa de la democracia. Wert ha defendido el anteproyecto en la necesidad de mejorar la calidad de la educación española y reducir el fracaso y el abandono escolar, situado actualmente en el 26,5%, y también en la necesidad de mejorar la empleabilidad de los jóvenes. 

    La reforma incluirá un examen al final del Bachillerato que, además de imprescindible para obtener el título, sustituirá a las actuales pruebas de acceso a la Universidad. La prueba evaluará los conocimientos adquiridos por el alumno en 1º y 2 de Bachiller y supondrá un 40% de su nota media final. Pero no será la única evaluación que los estudiantes de algunas universidades tendrán que superar para acceder a ellos. Educación concederá libertad a los campus para que puedan establecer también sus propias pruebas de acceso o para que puedan conceder mayor importancia a la nota de aquellas asignaturas directamente relacionadas con la carrera a estudiar.

    Tres reválidas

    Wert siempre ha defendido que uno de los pilares de la nueva reforma educativa es el establecimiento de medidas evaluación externa de carácter nacional. Una propuesta que, en la práctica, se traducirá en que el alumno tendrá que sortear cuatro grandes exámenes de conocimientos a lo largo de toda su etapa educativa. El primero al final de tercero de primaria, otro al final de ese ciclo, otro al final de la secundaria, que también será necesario superar para obtener el título de ESO y una última prueba al acabar el Bachiller y que sustituye a las actuales PAU. 

    Wert ha explicado que las pruebas en Primaria no serán vinculantes y servirán, sobre todo, para detectar precozmente las necesidades educativas del alumno y su progreso. Quedará en manos del centro decidir si el alumno repite curso o si promociona pero con la necesidad de un mayor apoyo.

    Clarificación de competencias

    El ministro ha destacado también que lo más importante, desde el punto de vista de la "arquitectura del sistema", es la clarificación de competencias entre el Gobierno y las Comunidades Autónomas. El Ejecutivo fijará "los contenidos comunes necesarios para la adquisición de las competencias básicas", los cuales requerirán "el 65% de los horarios escolares en comunidades autónomas que tengan lengua cooficial y el 75% para aquellas que no la tengan". Actualmente, la LOE establece unos contenidos mínimos del 55% y el 65%, respectivamente. 

    Pasarelas

    Los pilares de la reforma se basan en una cultura de la evaluación a través de los test al final de cada ciclo y en una elección más temprana de los itinerarios formativos hacia el Bachiller y la FP en tercero de la ESO. En este sentido, cuarto de la ESO se convertirá en un curso puente de iniciación al Bachillerato o hacia la Formación Profesional. Wert ha explicado que la reforma promoverá también una modernización de la FP de grado medio y creará un mecanismo efectivo de tránsito entre la Formación Profesional de grado medio y la FP de grado superior. 

    El anteproyecto de ley reforzará también la autonomía de los centros educativos para otorgar más poder efectivo a los equipos de dirección de los centros, que se verán obligados a llevar a cabo una mayor rendiciónde cuentas, y que tendrán así más responsabilidad sobre sus resultados.

    España
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    13 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios