Defensa renegocia contratos y vende patrimonio para pagar su deuda de 30.000 millones
  1. España
LA SITUACIÓN PRESUPUESTARIA DE LAS FFAA ES “INSOSTENIBLE”

Defensa renegocia contratos y vende patrimonio para pagar su deuda de 30.000 millones

El secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles, reconoció ante los principales responsables de la industria militar y jefes de las Fuerzas Armadas la "insostenible" situación

Foto: Defensa renegocia contratos y vende patrimonio para pagar su deuda de 30.000 millones
Defensa renegocia contratos y vende patrimonio para pagar su deuda de 30.000 millones

El secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles, reconoció ante los principales responsables de la industria militar y jefes de las Fuerzas Armadas la "insostenible" situación presupuestaria de su departamento por las deudas con el sector. El Gobierno español tiene contraídos compromisos firmes de compra de material por valor de casi 30.000 millones de euros con las empresas de Defensa y en los Presupuestos Generales del Estado para este ejercicio no ha habido dinero para nada pese a que tocaba abonar 1.782 millones. Argüelles presentó como avance para los próximos meses la previsión de que en septiembre el Consejo de Ministros permitirá a su departamento retrasar las devoluciones de los impagos pendientes con el departamento de Industria.

La complejidad del sistema ideado en su día (primeros gobiernos de Aznar) para financiar las inversiones en Defensa con adelantos vía Ministerio de Industria hace que se dé el caso de empresas que tiene que abonar pagos a ese departamento aunque, por otro lado, el Ministerio de Defensa tenga deudas contraídas con esas mismas compañías.

De momento, es el único 'alivio' que el Gobierno puede ofrecer a la industria militar, en buena parte nacional y el resto correspondiente a consorcios europeos. Nada más formarse, el Ejecutivo de Rajoy tuvo que pagar atrasos por valor de 309 millones de euros por deudas contraídas con el programa del Eurofighter, el más caro de los proyectos de modernización de las Fuerzas Armadas.

Ahora, los ministerios de Defensa y de Industria han acordado autorizar el retraso de las devoluciones de las empresas al segundo departamento citado hasta que el primero "no está al corriente de sus obligaciones de pago". Además, el Gobierno tendrá fijar un calendario para cumplir con esos compromisos. Seguir sin pagar supone penalizaciones económicas por las cláusulas establecidas en los contratos, pérdida de las inversiones económicas y en tecnología y, en muchos casos, la salida del territorio español de las plantas de fabricación y montaje de blindados, aviones o helicópteros.

El secretario de Estado, en un acto organizado por el Club Diálogos para la Democracia y patrocinado por UTI-SLI, reconoció que el primer requisito que necesita el Estado para hacer frente al enorme problema financiero de su deuda en el sector de la Defensa es la "estabilidad presupuestaria" y una "reprogramación" completa de todos los proyectos  de modernización emprendidos desde los años 90 del siglo pasado. Con ese término se refieren en Defensa a las negociaciones con las industrias para pagar a más largo plazo, renunciar a unidades encargadas, pactar reventas o, directamente, anular pedidos.

Buscar fondos con la venta de patrimonio

El Ministerio que dirige Pedro Morenés también buscar nuevos recursos con la venta de patrimonio. Según desveló Argüelles, el departamento trabaja en un plan especial de infraestructuras, que dentro de seis meses se convertirá en un "libro blanco" para establecer las necesidades básicas de esas infraestructuras y las posibilidades de desprenderse de parte de esos bienes inmuebles.

El secretario de Estado, ante un público entre el que se encontraban los tres jefes de estado mayor de las Fuerzas Armadas, reconoció que "las estrecheces de hoy" no pueden derivar en unos Ejércitos "huecos" (sin medios, ni capacidad operativa), porque supondría renunciar a que el Estado cumpla con uno de sus deberes básicos como es la seguridad y la defensa. Por ello, pese a que el recorte acumulado de los presupuestos en Defensa llega ya al 25% en tres años, Argüelles explicó que "reprogramar" no puede ser renunciar a la modernización de los sistemas de armas y medios, sino hacerlo a un ritmo más lento.

Ministerio de Defensa