Es noticia
Menú
El ‘Dívar catalán’: 150.000€ en viajes y un Gabinete de 87 personas
  1. España
LA OPOSICIÓN PIDE LA DIMISIÓN DEL DEFENSOR DEL PUEBLO DE CATALUÑA

El ‘Dívar catalán’: 150.000€ en viajes y un Gabinete de 87 personas

“No puede ser que un cargo con funciones muy específicas y territoriales viaje más que un jefe de Estado”. Así de contundente se manifiesta a El

Foto: El ‘Dívar catalán’: 150.000€ en viajes y un Gabinete de 87 personas
El ‘Dívar catalán’: 150.000€ en viajes y un Gabinete de 87 personas

“No puede ser que un cargo con funciones muy específicas y territoriales viaje más que un jefe de Estado”. Así de contundente se manifiesta a El Confidencial un miembro de la dirección del PP en referencia al Síndic de Greuges, o sea, el Defensor del Pueblo catalán, Rafael Ribó. Y acompaña su queja con un aluvión de datos: una cincuentena de viajes, incluidos algunos paraísos exóticos, entre los años 2010 y 2011, 150.000 euros gastados del presupuesto público y un Gabinete de 87 personas.

“Que tome ejemplo de Carlos Dívar, que por mucho menos ha visto hundida su carrera. Además, a Ribó le ha acompañado casi siempre su jefa de gabinete que también es su pareja”, añade la misma fuente. La presidenta popular de Cataluña, Alicia Sánchez-Camacho, reclamó ayer la dimisión del Síndic por estos viajes.

Desde el PP señalan a El Confidencial que “hemos detectado que en esos viajes se han gastado al menos 150.000 euros de las arcas públicas catalanas y queremos saber todos los detalles de los mismos. No dudamos de que algunos de los viajes hayan sido sufragados por otras organizaciones, pero tenemos constancia de que otros fueron cargados a los presupuestos de la Generalitat”.

También afirman desde la oposición que su despacho “tiene a 87 personas en nómina, la mayoría de ellos asesores con sueldos que no son precisamente bajos, lo que consideramos un dispendio”. Según los presupuestos de este año, la partida del despacho del Síndic destinada a altos cargos es de 343.000 euros, mientras que el personal eventual se lleva 2,2 millones, el personal funcionario, 2,1 millones y el personal laboral, 43.000 euros. A ello, hay que añadir más de 900.000 euros en cuotas a la Seguridad Social, más de 48.000 euros a pensiones y 88.000 euros a incentivos de productividad. En total, la partida de personal asciende a casi 5,8 millones de euros anuales.

En la comisión correspondiente del Parlamento autonómico ya se denunció esta situación y el propio Rafael Ribó pidió comparecer para dar explicaciones. Según fuentes oficiales, el Defensor del Pueblo catalán es también presidente europeo del Instituto Internacional de Ombudsman (IIO), lo que le obliga a acudir a muchos actos institucionales en todo el mundo. Además, señalan que muchos de estos viajes son sufragados por las organizaciones que le invitan a los actos.

El Síndic tiene este año un presupuesto de 7 millones de euros. Desde hace cinco años, la partida destinada a su despacho ha ido disminuyendo. En el 2007, el presupuesto aprobado era de 13 millones, que bajó a 9,2 millones en el 2008; a 8,8 en 2009 y 2010; y a 8 millones en 2011. El propio Rafael Ribó renunció a utilizar coche oficial para dar ejemplo de austeridad.

El portavoz de Ciutadans, Jordi Cañas, es también crítico con la actuación del Síndic y se manifiesta en parecidos términos que los dirigentes del PP. Cañas destaca a El Confidencial que “hemos pedido explicaciones  públicas por los viajes que ha realizado, porque, aunque algunos de ellos puedan tener justificación, lo que no tienen es explicación”.

Sin tiempo para los catalanes

La oposición considera también que tantos viajes, al menos le impiden centrarse en su trabajo en Cataluña. ”Es incompatible. ¿Cuándo dedica tiempo a resolverlos problemas de los catalanes?. Para nosotros, mucha de esa actividad exterior no está justificada”, dicen en el PP.

Este partido ha confeccionado una relación de los viajes de Ribó durante los dos últimos años y ha descubierto que, en algunos meses, la actividad de Ribó fuera de nuestras fronteras ha sido frenética. En junio del 2010, por ejemplo, asistió a la reunión de la junta directiva de IIO en Grecia, a un seminario en Padua (donde asistió Mar Torrecilla, una de sus más importantes asesoras) y a una reunión en Ginebra.

En octubre de ese mismo año, acudió del 7 al 9 a una reunión en Estrasburgo; del 17 al 21 se desplazó a las Bermudas, donde hubo la reunión anual del IIO; el mismo día 21 se trasladó a Canadá para participar en unas conferencias durante dos días y del 25 al 29 fue a Cartagena de Indias a otro encuentro internacional. En noviembre, visitó Oslo, Serbia (se reunió con dos viceministros), Austria, y volvió a Serbia para actos en Vojvodina y Belgrado. En marzo del 2011, viajó a Estambul, donde dio una conferencia, Taipei (fue ponente  en la conferencia de defensores de la región a Australasia y Pacífico) y Varsovia...

Para la oposición, “no entendemos qué relación puede tener la asistencia a cincuenta actos por todo el mundo en parajes tan exóticos como Aguascalientes, Bermudas o Taipei con los problemas de la gente en Cataluña. Lo que debe hacer es dejar su cargo y centrarse en intentar arreglarlos problemas de la gente de Cataluña”, zanjan las fuentes consultadas.

“No puede ser que un cargo con funciones muy específicas y territoriales viaje más que un jefe de Estado”. Así de contundente se manifiesta a El Confidencial un miembro de la dirección del PP en referencia al Síndic de Greuges, o sea, el Defensor del Pueblo catalán, Rafael Ribó. Y acompaña su queja con un aluvión de datos: una cincuentena de viajes, incluidos algunos paraísos exóticos, entre los años 2010 y 2011, 150.000 euros gastados del presupuesto público y un Gabinete de 87 personas.