EL EX SECRETARIO DE LOS SOCIALISTAS ANDALUCES, CONTRA TODOS

Sanjuán, exlíder del PSOE-A: “Chaves se saltó las normas democráticas, lo puedo demostrar”

El PSOE gana en 1993 las elecciones generales de nuevo gracias al granero socialista andaluz. Carlos Sanjuán lleva desde 1988 como secretario general del PSOE-A. Manuel

Foto: Sanjuán, exlíder del PSOE-A: “Chaves se saltó las normas democráticas, lo puedo demostrar”
Sanjuán, exlíder del PSOE-A: “Chaves se saltó las normas democráticas, lo puedo demostrar”

El PSOE gana en 1993 las elecciones generales de nuevo gracias al granero socialista andaluz. Carlos Sanjuán lleva desde 1988 como secretario general del PSOE-A. Manuel Chaves, al frente de la Junta de Andalucía desde 1990. Sanjuán, que ejerció de abogado y de  comandante jurídico de la Armada, es el general con mando en plaza del partido hegemónico. Los papeles repartidos. Sanjuán defendía con vehemencia la separación de lo orgánico e institucional. Pero el presidente del Gobierno andaluz, auspiciado por Felipe González, quería más: el poder de la calle San Vicente de Sevilla, la sede regional de los socialistas sureños.

Sanjuán (Zaragoza, 1938) perdió la intensa batalla interna que desangró en canal al PSOE andaluz. Las heridas aún no han cicatrizado. Ahora, incluso resucitan con virulencia. Afincado en Málaga desde su juventud, en una entrevista concedida a El Confidencial, habla sin tapujos, ni rodeos desde su casa del Rincón de la Victoria, a veinte metros del Mediterráneo.

“Manuel Chaves no respetó los estatutos del partido y con un todo vale, generó una crisis tan profunda y una división tan grande en Málaga, Huelva y Almería y en general en todo el PSOE de Andalucía que todavía arrastramos las consecuencias de esa manera de actuar”, asegura Sanjuán, que fue subsecretario del Ministerio del Interior en el primer Gobierno de González.

Así actuó, a su juicio, entre 1994 y 1996, el presidente de la Junta de Andalucía: “Chaves se saltó continuamente las más elementales normas democráticas de funcionamiento orgánico, puedo demostrarlo. En Málaga fue tremendo. Si después parece que  actuó de otra manera es porque lo que quedó fue el partido que hoy conocemos, un partido absolutamente controlado desde el poder institucional. Chaves entonces no respetó absolutamente nada. Espero que Griñán no tome su ejemplo”.

¿Cuál fue la razón? ¿Son demasiados 30 años del mismo partido gobernando en Andalucía? “Todas estas cosas ocurren porque a algunos el poder les puede y no actúan correctamente y no porque sean 30 años, que es muy distinto. La socialdemocracia estuvo en Suecia durante 35 o 40 años y funcionaba muy bien”. También hay ejemplos de partidos en teoría democráticos con décadas en el poder ininterrumpido, pero con formas nada democráticas: el PRI en  México o el PLD (Yiminto) en Japón.Sin duda ninguna. Eso pasa cuando el poder no se ejerce bien y sin controles, ha ocurrido como he dicho en el PSOE andaluz”.

A Sanjuán no le parece “ni lógico ni normal” que Andalucía lleve 16 años sin una sola comisión de investigación en el Parlamento. Tampoco le parece normal que los Comités Directores del PSOE de Andalucía duren “lo que quiera” el secretario general e intervengan “normalmente solo los secretarios generales de cada provincia, a los que les han dicho que lo hagan”. “Ni el Comité Director ni los Comités Provinciales como órganos de control de las respectivas ejecutivas funcionan hoy como verdaderos órganos de discusión y de control político de las ejecutivas. En media mañana se despachan. En mi época de secretario general del PSOE de Andalucía se preveía que duraran hasta un día y medio”.

Según Sanjuán, Chaves, “que traicionó” el modelo de partido con el que aterrizó en la Presidencia de la Junta, debía haber dimitido de secretario general del PSOE-A cuando abandonó el Gobierno andaluz y ascendió a vicepresidente tercero del Gobierno. “Chaves tendría que haber convocado un congreso para que, siguiendo su modelo de partido, Griñán, como presidente de la Junta, fuera elegido secretario general del PSOE-A; y así contara con el mismo poder que diseñó para sí mismo. Chaves no fue coherente”.

¿Y cómo valora los tres años de José Antonio Griñán al frente de la Junta de Andalucía?  “Griñán asume la Junta de Andalucía en un momento especialmente difícil y abre una gran esperanza. Chaves llevaba mucho tiempo y había marcado toda una época. Chaves tenía una ventaja: la seguridad de lo conocido. También tenía una desventaja: el aburrimiento de lo conocido y que todo era predecible. A unos les parecería bien, a otros menos bien y a otros mal, pero iba como iba. Griñán llega y abre unas expectativas. Es una persona con un currículo ancho: ministro con Felipe González, consejero en el primer Gobierno de Chaves. Es una persona culta y brillante, pero yo diría que al poco tiempo se empantana”.

El histórico dirigente socialista expone las disputas que mantuvieron Griñán y Chaves, con elementos comunes con el Sanjuán y Chaves de la década de los noventa. “Griñán se empantana en una pelea por el poder a mi juicio gratuita en ese momento, y que de alguna manera ha marcado y está marcando su andadura”.

Lo quiere explicar con más detalle: “Al intentar asumir el poder del partido y tener también ese poder, poder que está absolutamente entremezclado con el institucional, pues así lo había hecho Chaves, provoca una serie de tensiones institucionales con dimisiones [Luis Pizarro] que nada favorecen el funcionamiento de la Junta; el PSOE andaluz es tan institucional que es difícil diferenciarlo del propio poder de la Junta de Andalucía. Su actuación provoca una crisis en ambos niveles”.

Que Chaves continuara como secretario general era parte de la sucesión que Griñán aceptó. Y, según Sanjuán, por esta razón, el actual presidente de la Junta de Andalucía tenía que haber entendido que si le había nombrado a él poniéndole “el dedo encima” aceptaba también las condiciones en que se producía. Y que Chaves continuaría, con toda “su incoherencia”, como secretario general. “En esta lógica, no debió plantear desde la pelea una situación nueva. Fue negativo para Chaves, Griñán, la Junta de Andalucía y el partido. Afortunadamente hemos salvado los muebles en las pasadas elecciones autonómicas”.

El PSOE ha mantenido el poder en la Junta de Andalucía, pero Griñán ha perdido tres elecciones (las municipales, generales y autonómicas). No parece precisamente un candidato ganador…  “Me cuesta responder a esa pregunta, así formulada. Las cosas son realmente mucho más complejas que el hecho de que si este candidato ha ganado o perdido. Que las elecciones municipales las íbamos a perder venía de suyo, porque por la propia dinámica se pierden en toda España. No se puede decir: ‘Griñán las ha perdido’. Es el único responsable. Es verdad que hay desaciertos en la gestión que Griñán realiza al hilo de las elecciones municipales.

“Fue un error suprimir las primarias en Andalucía"

Y pone un ejemplo: las elecciones primarias que prohibió Griñán en Andalucía. “Si los estatutos establecen que tiene que haber primarias, respeta los estatutos, cúmplelos y permite que haya primarias en Andalucía en los lugares donde se planteen. Puedes intentar disuadir, intervenir en el proceso para intentar que se hagan en el menor número posible de sitios, puedes entender que es mejor que se llegue a acuerdos, pero cumple los estatutos”.

Pone el ejemplo de las frustradas primarias en la candidatura socialista a la Alcaldía de Málaga de 2011: María Gámez hubiese sido muchísimo más conocida si hubiera competido con Ignacio Trillo. Este era un magnífico candidato, pero en el  PSOE actual no tenía ninguna chance, era totalmente un outsider. Trillo era un magnífico sparring para la candidata oficial y  después se podía haber hecho ese ejercicio que el PSOE sabía hacer tan bien: haberle pedido que se integrara en la candidatura de María Gámez. Eso habría sido un bombazo en Málaga. Uno no comprende cómo esas cosas no se entienden políticamente hablando. Será que yo soy de otra galaxia. Para mí era absolutamente evidente”.

Carlos Sanjuán diagnostica el presente del PSOE: “En estos momentos se necesita un partido con una gran fuerza y que explique mucho y El PSOE tiene una gran debilidad. No hay más voz que la de las instituciones. Y las instituciones que están malbaratadas por la crisis tienen poca capacidad de explicación, además, son las que tienen que tomar decisiones difíciles. Aquí no hay ese partido que desde la calle explique las cosas, no hay el boca a boca de sus militantes, en gran medida están desorientados. Las agrupaciones que antes tenían y se habían ganado un amplio prestigio social en su ámbito, hoy están prácticamente desaparecidas y sus dirigentes son apenas conocidos. Estamos prácticamente sin terminales”.

La jueza “estrella” Alaya y un PSOE que actúa “como la derecha”

La corrupción de los EREs falsos. Sanjuán se refiere a la juez Mercedes Alaya, la responsable del Juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla. “Cuando un juez o una juez se empeña en ser estrella es muy difícil. ¿Como Baltasar Garzón? “También fue juez estrella en algunas ocasiones. Pero, bueno con Garzón estamos en otro nivel”. Añade: “A mí no me gusta hablar demasiado de los jueces y cuando hablo de juez estrella ya digo todo lo que se puede decir de negativo con relación a esa actuación judicial”.

Acaba lanzando una puya al PP de Javier Arenas. Y también una autocrítica al PSOE andaluz. ¿Es positiva la alternancia política en Andalucía? “La alternancia para peor nunca es buena y la gente debe votar por ideología. En Andalucía mucha gente conoce perfectamente a la derecha. Por eso no la ha votado. También hay muchos que se les ha olvidado cómo actúa esta derecha. Ahora lo están aprendiendo. Pero dicho esto, el PSOE no ha sabido actuar  en ocasiones como ejemplo contrapuesto a lo que hace la derecha. A veces se han nombrado a cargos  más en función a su fidelidad a  personas que a un proyecto. En esto hay que diferenciarse también. El PSOE ha actuado a veces como actúa la derecha, es decir, nombrando a personas por puros intereses personales, de partido o poder”.

Inagotable, continúa hablando más, mucho más. El guerrista Carlos Sanjuán seguirá viviendo con la política puesta, recordando esas agrias y desagradables polémicas abiertas y subterráneas con los renovadores de los noventa. También quizá reconociendo, sin decirlo en público, que su vocación oculta, lo que más le hubiera motivado, era haber comandado la Armada institucional de la Junta de Andalucía

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios