VENEZUELA, PRIMER CLIENTE; CHINA, PRIMER COMPRADOR DE 'MATERIAL DE DOBLE USO'

España multiplicó por seis la exportación de armas en la etapa ‘pacifista’ de Zapatero

La etapa de los gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero pasará a la historia como la del gran salto de las exportaciones de la industria nacional

Foto: España multiplicó por seis la exportación de armas en la etapa ‘pacifista’ de Zapatero
España multiplicó por seis la exportación de armas en la etapa ‘pacifista’ de Zapatero

La etapa de los gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero pasará a la historia como la del gran salto de las exportaciones de la industria nacional de armamento. Entre 2004 y 2011 España ha multiplicado por seis las ventas al exterior de material de Defensa y se ha convertido en el séptimo país exportador de armamento del mundo. Es el único dato macroeconómico positivo de nuestras cuentas en plena recesión, las ventas por valor de 2.431 millones de euros en armas y productos con tecnología de doble uso a países extranjeros.

El informe anual que el Gobierno, este año la Secretaría de Estado de Comercio, envía al Congreso con las estadísticas de exportación de material de Defensa, hace el retrato de un sector al alza y que explica, por ejemplo, los equilibrios de la política exterior española (Venezuela es el mejor cliente) y el choque entre la pose pacifista de los Ejecutivos socialistas y las realidades económicas de una potencia media y occidental como es España.

En paralelo a las decisiones políticas de adaptación a los compromisos internacionales que fue tomando Zapatero después de retirar en 2004 las tropas españolas de Irak, fue creciendo año a año el mercado exterior de la industria de armas nacional. Después de cumplir su famosa promesa electoral, el presidente del Gobierno envió militares españoles a todas las misiones bélicas de la OTAN, la UE y la ONU (frontera de El Líbano, guerra civil de Libia y lucha contra la piratería en Somalia). Además, multiplicó por cinco el contingente español destinado a la guerra de Afganistán.

Las exportaciones de material de Defensa no han dejado de crecer un solo año. En 2003 estaban en un valor de 383 millones de euros y en 2004 no pasaban de 405 millones. Ya habían aumentado en la etapa de Aznar en el poder, pero si en 1996 España no pasaba de ocupar el puesto 16 en ese mercado, en 2011 ya está en el séptimo. El pasado ejercicio, con el último Gobierno de Zapatero, la cifra de las exportaciones españolas sólo quedaron por detrás de las de las grandes potencias (Estados Unidos, Rusia, Alemania, China, Francia y Gran Bretaña) y ya por delante de las de Italia, Holanda y Suecia.

Después de moverse en los tres últimos ejercicios por encima de los 1.000 millones de euros, en 2011 la industria da el gran salto, de 1.128 de 2010 millones a 2.430 millones, más del doble. El avance se da gracias al éxito de Navantia en las exportaciones de barcos de guerra. La alta tecnología y la relación calidad-precio de las patrulleras y fragatas de la antigua Bazán se imponen en los mercados y en los contratos de otros países con economías medias o emergentes: Venezuela, Noruega y Australia se han convertido en los principales clientes de los productos de Navantia.

El principal mercado de la industria de la Defensa nacional son los países de la OTAN. Noruega con 362 millones, Gran Bretaña con 277, Estados Unidos con 115 y Alemania con 113 fueron los mejores clientes en 2011. Fuera de la Alianza Atlántica está el primer país receptor de armamento español: la Venezuela de Hugo Chávez. Compró material, casi todo barcos, por valor de 567 millones de euros. Le sigue Australia con 424 millones de euros.

De los países que han sufrido conflictos y revueltas internas el pasado año figura en la estadística el caso de Egipto, que recibió artículos de Defensa por 69 millones de euros. La partida corresponde a la adquisición de tres aviones de transporte, motores y repuestos para vehículos de transporte no blindados. Arabia Saudí, país al que la industria nacional intenta vender carros blindados Leopard para equipar varias brigadas, adquirió material de Defensa (repuestos de aviones y proyectiles trazadores) por valor de 14 millones.

En el ejercicio citado el Gobierno suspendió licencias de exportación a varios países en conflicto, como Libia, pero autorizó la venta a Pakistán de simuladores de vuelo, sistemas de radar y repuestos de aviones por valor de 12.9 millones de euros.

En el caso de las exportaciones de material de doble uso (civil pero susceptible de aplicación militar) se da un cambio sobre las estadísticas de años anteriores ya que el tradicional país que encabezaba la lista de principales clientes, Irán, deja su puesto a China. El gigante asiático compró por valor de 18,6 millones de euros frente a los 16,7 de Irán. Las exportaciones a este último país se han vuelto a mirar con lupa y básicamente son repuestos, válvulas y tubos para las industrias del petróleo y el gas.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
24 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios