Es noticia
Menú
La ‘víctima’ del concejal que huyó al Caribe
  1. España
ASCENSIÓN GODOY, ASESORA DE PEDRO DE ARMAS, ESPERA SU REGRESO PARA RECUPERAR SU EMPLEO

La ‘víctima’ del concejal que huyó al Caribe

Ascensión Godoy Suárez, Sioni, perdió su empleo el lunes. Ella no faltaba a su puesto de trabajo de secretaria en el Ayuntamiento de Arrecife, pero su

Ascensión Godoy Suárez, Sioni, perdió su empleo el lunes. Ella no faltaba a su puesto de trabajo de secretaria en el Ayuntamiento de Arrecife, pero su jefe, el concejal del PNL Pedro de Armas, sí. Y eso le ha costado el puesto a ella. De Armas embarcó hace cinco meses en una goleta destino al Caribe y no se le ha vuelto a ver. Después de 150 días, el grupo de Gobierno ha decidido que un jefe que no está no necesita quien le asista ni asesore ni, sobre todo, cobre de las arcas municipales. Y mientras él surca el Caribe, ella se ha ido al INEM.

“No tengo culpa de nada pero siempre pagan justos por pecadores”, se queja en declaraciones a El Confidencial. “Él me dijo que se iba, pero no por cuánto tiempo. Sabía que iba a participar en la regata y después tomaría dirección Florida. Y me pidió que le fuera comunicando los asuntos. Estábamos en contacto y me explicaba las cosas que quería que se hicieran”. Desde que De Armas embarcara en su goleta, su partido no ha presentado una sola moción en Arrecife. “Vale. Claro, yo no las he presentado. ¡Pero es que antes (de que se fuera) tampoco!”, protesta.

Sioni tiene 37 años, un marido, una hija y una hipoteca. Pero no es exactamente una secretaria. Ella forma parte del personal de confianza designado por los concejales del consistorio. Y hay casi tantos como ediles. En total, 17 asesores-secretarios-consejeros-asistentes designados a dedo por los cargos electos del consistorio de Arrecife como personal de confianza. Normalmente, elegidos entre los candidatos de sus respectivas listas que no resultaron elegidos en las urnas y que aun así, de esta forma, acaban trabajando en el ayuntamiento y entrando en nómina pública. Es el caso de Godoy, que se presentó a las elecciones como número 4 en la lista del PNL que encabezaba el absentista De Armas, único diputado electo de su formación.

“Soy personal de confianza y estoy contratada como asesora, aunque entre mis labores hay funciones administrativas y de secretariado”, explica Ascensión. “Yo no trabajo para Pedro de Armas, sino para el Partido Nacionalista de Lanzarote”. Pero quien le paga es el consistorio. Entre el resto del personal de confianza que se nombró al comenzar la legislatura había ocho personas más repescadas de las candidaturas (los números 9, 13 y 20 de las listas del PSOE;  el 8, 9, 10, 11 y 12 de la del PP), detalla el blog Lanzarote corrupta. La correlación de posiciones no hace pensar que hayan sido colocados exactamente por su cualificación técnica. También, según la misma lista, los concejales de una población que no llega a los 60.000 habitantes han necesitado esta legislatura la asesoría de tres periodistas, la hermana de la presidenta del PP de Lanzarote, Ástrid Pérez; la esposa del senador del PP Óscar Luzardo y otras tres personas de filiación desconocida: 17 nóminas que suponían al erario público más de un millón de euros anuales, entre retribuciones básicas, otras remuneraciones y seguridad social.

A finales de febrero, el alcalde popular  Cándido Reguera, que gobernaba en coalición con el PSOE, dimitió. Su sustituto, Manuel Fajardo Feo (Coalición Canaria), que gobierna con el Apoyo del PSOE y Agrupación Canaria, decidieron hacer limpieza en tan larga lista eliminando seis cargos, entre ellos la esposa y la hermana de altos cargos del PP. Con Sioni, la secretaria del concejal fugado, son siete. Para los diez restantes se aprobó un presupuesto de 685.000 euros, a razón de unos 1.600 euros mensuales por asesor en sueldo neto.

Asesores “sin graduado escolar”

“Siempre nos hemos opuesto al tema de los asesores”, recuerda Andrés Ginés, delegado de UGT en el consistorio. “En realidad llevan a cabo tareas administrativas que deberían llevar a cabo los empleados públicos y para las que ninguno de ellos tiene preparación. En uno de los casos, ni siquiera el graduado escolar”, señala.

Sioni, víctima del largo crucero de Pedro de Armas, tampoco parece tener la formación o experiencia que se le supone a un asesor político o a un administrativo. Durante los últimos cuatro años ha trabajado con el concejal pero antes su actividad no guardaba ninguna relación. “Siempre he trabajado en una empresa privada, como auxiliar de jardinería”, explica ella misma. “Pero he sido técnico en una empresa dedicada a la actividad jurídica y tengo una diplomatura en turismo, no vaya a ser que digáis que soy jardinera”, precisa.

¿Cómo se pasa de las plantas a la política? Ascensión se ríe al oír la pregunta, pero no contesta. Y se queja del trato recibido. “Está claro que quien ha pagado el pato he sido yo. Puedo llegar a entender que si el concejal no está, el Ayuntamiento entienda que no necesita una secretaria. Sin embargo, las críticas son injustas. Dicen que no sabían que estaba haciendo ni a qué me dedicaba, cuando mi labor era fiscalizar la tarea de Gobierno”, afirma. “Además pertenezco al consejo escolar del Ayuntamiento, que ahora se ha quedado sin representante del PIL”.

Si guarda rencor a su jefe o su ausencia le parece excesiva, se guarda mucho de criticarlo o juzgarlo a pesar de las preguntas. “El grupo de Gobierno jamás trató de ponerse en contacto con él y avisarle. Simplemente se lo han soltado a los medios, con la intención de perjudicarle”, acusa. Y, por si acaso, resalta la “injusticia” a su juicio cometida contra él. Tiene un buen motivo. “En el departamento de recursos humanos me han dicho que mi cese es algo provisional. Que cuando Pedro de Armas vuelva mi situación se puede solucionar”, asegura. Y según la que fuera su mano derecha durante cuatro años, el concejal huido ya está de regreso. El último punto en el que se le localizó fue Fort Lauderdale, en Florida. “Puede tardar unos 15 o 20 días, porque su travesía depende de las mareas.”

Ascensión Godoy no es la única que defiende a De Armas. Cándido Reguera, del PP, era el alcalde cuando partió hacia el Caribe hace cinco meses, ausentándose del Ayuntamiento y abandonando sus obligaciones sine die. “Me dijo que se iba de viaje un mes. Pero creo que todo esto se ha sacado de quicio. Él no cobra sueldo del ayuntamiento. Si viene al pleno se lleva 100 euros, pero nada más”, justifica el concejal popular. “¡Y es que además está en la oposición!”, exclama, “si todo esto se ha transmitido no es más que con la intención de hacerle daño”.

Y, como no cobra, ¿no tiene una responsabilidad política para con sus votantes? “Hombre, en ese aspecto tenía sus obligaciones. Es cierto que las ha abandonado pero es injusto como se está tratando todo esto”, insiste. “Yo no lo hubiera hecho. Pero todo esto se ha sacado de quicio”.

El Confidencial ha tratado durante toda esta semana de ponerse en contacto con el presidente del PIL, el partido de De Armas y su secretaria, sin éxito. Desde la alcaldía han preferido también guardar silencio sobre las acciones que pueden emprenderse contra el concejal que abandonó su puesto en el Ayuntamiento para surcar el Caribe a bordo de su goleta.

Ascensión Godoy Suárez, Sioni, perdió su empleo el lunes. Ella no faltaba a su puesto de trabajo de secretaria en el Ayuntamiento de Arrecife, pero su jefe, el concejal del PNL Pedro de Armas, sí. Y eso le ha costado el puesto a ella. De Armas embarcó hace cinco meses en una goleta destino al Caribe y no se le ha vuelto a ver. Después de 150 días, el grupo de Gobierno ha decidido que un jefe que no está no necesita quien le asista ni asesore ni, sobre todo, cobre de las arcas municipales. Y mientras él surca el Caribe, ella se ha ido al INEM.