EL GRUESO DEL RECORTE PARA CUMPLIR CON BRUSELAS SERÁ REDUCIR LA ADMINISTRACIÓN

El Gobierno prepara la “inminente” subida de impuestos indirectos: tabaco la semana próxima, alcohol y vehículos diésel

El Ministerio de Hacienda tiene previsto nuevos recortes en las administraciones para cumplir con el objetivo de déficit del 5,3% para este ejercicio, pero también prepara

Foto: El Gobierno prepara la “inminente” subida de impuestos indirectos: tabaco la semana próxima, alcohol y vehículos diésel
El Gobierno prepara la “inminente” subida de impuestos indirectos: tabaco la semana próxima, alcohol y vehículos diésel
Autor
Tags
    Tiempo de lectura3 min

    El Ministerio de Hacienda tiene previsto nuevos recortes en las administraciones para cumplir con el objetivo de déficit del 5,3% para este ejercicio, pero también prepara ya una “inminente” subida de los impuestos especiales. El primero será sobre el tabaco, está en estudio el del alcohol y, también, otra sobre los vehículos más contaminantes, los diésel más comunes.

    El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, y el titular de Hacienda, Cristóbal Montoro, eluden dar detalles sobre las medidas concretas para ahorrar en los próximos Presupuestos Generales del Estado los 20.000 millones de euros a que obliga el objetivo de déficit impuesto por Bruselas para este mismo año pero, según fuentes gubernamentales consultadas por El Confidencial, trabajan ya en una reforma de todo el sistema recaudatorio del Estado dejando a un lado el IRPF y el IVA.

    En los impuestos especiales se fijará la próxima semana una subida de los correspondientes al tabaco. También se estudia la reforma de las tasas sobre alcoholes mientras que está descartado, de momento, hacer lo propio sobre los hidrocarburos en un momento en que los precios de las gasolinas están en máximos históricos. Sí se hará sobre la matriculación y el impuesto de circulación de los vehículos diésel, los más contaminantes.

    En los citados medios reconocen que cualquier subida impositiva tendrá escasa repercusión recaudatoria dada la recesión general de la economía y el descenso del consumo en todos los ámbitos. En el mejor de los casos servirá para paliar los descensos de ingresos para Hacienda. El arranque del año ha traído una bajada del 17,3% en el caso del alcohol y bebidas derivadas y de un 9 por ciento en labores de tabaco.

    Hacienda revisa todas las desgravaciones especiales aplicadas a las empresas por si puede “arañar” algunos ingresos por esa vía, pero tampoco quiere perjudicar a ningún sector económico concreto. Las cuentas no salen en ningún caso. El Gobierno de Zapatero ya subió los impuestos especiales sobre el tabaco y el alcohol en 2010 pero la mejora en los ingresos se enjugó en el siguiente ejercicio por el descenso del consumo.

    En la campaña electoral de noviembre el candidato socialista Alfredo Pérez Rubalcaba llegó a prometer otra subida del 10 por ciento en los citados impuestos con el objetivo de recaudar unos 1.000 millones adicionales con el fin de sostener la sanidad pública. Cinco meses después las cifras demuestran que por ese medio no sale ni una mínima parte de lo calculado por el hoy líder del PSOE. La recaudación del Estado por alcohol y tabaco ha bajado casi un diez por ciento en enero y en 2011 la suma de los impuestos especiales se quedó en 1.700 millones de euros, apenas 750 por los dos productos citados.

    En ese repaso o “arañado” general a las figuras impositivas vigentes está la modificación de los impuestos de matriculación y circulación de vehículos para gravar a los que más contaminan, no sólo CO2, sino también partículas en suspensión: los automóviles diésel cuya compra se ha generalizado en los últimos años entre el consumidor medio hasta suponer el 70 por ciento de los coches matriculados. Lo anunció ayer el secretario de Medio Ambiente, Federico Ramos de Armas, como una medida “medioambiental y  no recaudatoria, aunque tenga consecuencias recaudatorias”.

    “Apenas dará para sacar unos pocos millones de euros”, reconocen en fuentes del Gobierno para insistir en que el recorte de verdad vendrá en la partida de inversiones y en la reducción o supresión de empresas públicas, organismos autónomos, entes de todo tipo, fundaciones, observatorios y demás órganos incluidos o paralelos a las administraciones, tanto en la central como en las autonómicas y locales.

    España
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    155 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios