EL PRESIDENTE DEL PP, ELEGIDO CON EL 97 POR CIENTO DE LOS VOTOS

Rajoy convierte a Cospedal en 'la Soraya' del partido al entregarla el control del 'aparato'

Mariano Rajoy fue reelegido anoche presidente del Partido Popular al frente de una candidatura que obtuvo el 97,44 por ciento de los votos de los compromisarios

Foto: Rajoy convierte a Cospedal en 'la Soraya' del partido al entregarla el control del 'aparato'
Rajoy convierte a Cospedal en 'la Soraya' del partido al entregarla el control del 'aparato'

Mariano Rajoy fue reelegido anoche presidente del Partido Popular al frente de una candidatura que obtuvo el 97,44 por ciento de los votos de los compromisarios reunidos en su XVII Congreso Nacional que se celebra en Sevilla. De los residuos críticos del anterior asamblea, la de Valencia, cuando se quedó en el 84 por ciento, el jefe del Ejecutivo pasa a la práctica unanimidad en torno a su persona. Y con ese respaldo sin fisuras, Rajoy traslada casi todo el poder interno, el control de la organización, a la secretaria general, María Dolores de Cospedal.

Cospedal impuso al final su modelo de dirección del partido a tiempo parcial y sin un coordinador general que lleve el día a día del partido (como en tiempos de Francisco Álvarez-Cascos con Ángel Acebes) para poder ocuparse al mismo tiempo de presidir el gobierno autonómico de Castilla-La Mancha. El nuevo comité ejecutivo del PP aparece plagado de dirigentes de confianza (hasta cinco) de la secretaria general. Sigue Javier Arenas en una de las tres vicesecretarías como responsable de la política territorial del partido y a la espera del dictamen que las urnas emitan el próximo 25 de marzo sobre sus aspiraciones a presidir la Junta de Andalucía.

Arenas representa la continuidad en la dirección del PP; igual que Esteban González Pons, de nuevo vicesecretario, aunque ahora sin las funciones de "comunicación" y con el título de responsable de "estudios y programas". La principal novedad del comité ejecutivo está en la vicesecretaría de organización, el puesto que viene a ser el 'número tres' en la jerarquía del partido, el que ahora ocupaba Ana Mato y con el que no puede continuar porque es ministra de Sanidad. El elegido por Cospedal, o más bien admitido por Cospedal, es el diputado por Cáceres Carlos Floriano, que en los últimos años ha trabajado a las órdenes directas de González Pons.

La inclusión en la lista de Floriano sorprendió a los compromisarios, sobre todo a los veteranos y expertos en la organización del partido. Sin ser de la confianza de Cospedal, tampoco se le conoce relación especial con Arenas. Parece de consenso aunque carece de experiencia en la gestión diaria del "aparato" del partido como sí tenían sus antecesores Ana Mato o Sebastián González.

La sorpresa fue doble entre los militantes mas informados ante el hecho de que no fuera ascendido a ese puesto de vicesecretario de organización Juan Carlos Vera, el más veterano en esas funciones (lleva 24 años en la tarea). Hasta tuvo que dar explicaciones a más de un dirigente que se acercó a preguntarle qué había pasado. "Yo no he pedido nada", replicaba Vera, considerado un pilar fundamental en el aparato del partido.

González Pons, al no crearse el puesto de coordinador y perder la condición de portavoz del partido (será asumida por la propia Cospedal), sigue en el banquillo de los suplentes de lujo de Mariano Rajoy: en expectativa de destino y con esperanzas de mejorar en un futuro. Al menos eso interpretaban algunos dirigentes del partido que le veían muy tranquilo pese a todo.

Cospedal reúne en el comité ejecutivo a dirigentes y diputados procedentes de Castilla-La Mancha como José María Beneyto, Vicente Tirado, José Ignacio Echániz, Marisa Soriano y María Jesús Bonilla. Conseguidos casi todos sus objetivos para asegurarse el control del "aparato" Cospedal pasa a ser "la Soraya del partido", según comentaban en medios del PP.

Rajoy por decisión personal y sin someter sus nombres a votación adelantó ya que incluirá en la dirección a Federico Trillo, María del Mar Blanco, Luis de Grandes y Rosa Valdeón. Hay relevo al frente del comité electoral del partido (listas) que deja Miguel Arias Cañete para que se ocupe de ello la presidenta del PP en Cataluña, Alicia Sánchez Camacho.

En la nueva dirección Rajoy ha hecho hueco y en calidad de secretario ejecutivo de política local, por debajo de vicesecretarios y coordinadores, a Manuel Cobo, el hombre de confianza de toda la vida de Alberto Ruiz-Gallardón que se había quedado fuera de juego al ser nombrado su jefe ministro de Justicia. El ex alcalde de Madrid parecía casi más contento que Cobo con el nombramiento, ya no se puede decir que le haya dejado tirado.
España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios