Cospedal ignora a los veteranos e intentará controlar el PP desde Toledo
  1. España
ECHARÁ MANO DE QUIENES NO ESTÁN EN EL PODER: COBO, GÜEMES, PONS O VERA

Cospedal ignora a los veteranos e intentará controlar el PP desde Toledo

El XVII Congreso nacional del Partido Popular arranca hoy en Sevilla en medio de la euforia por el poder recién conquistado, tanto en el Gobierno como

placeholder Foto: Cospedal ignora a los veteranos e intentará controlar el PP desde Toledo
Cospedal ignora a los veteranos e intentará controlar el PP desde Toledo

El XVII Congreso nacional del Partido Popular arranca hoy en Sevilla en medio de la euforia por el poder recién conquistado, tanto en el Gobierno como en la mayoría de las comunidades autónomas, y sin más novedad sustancial que el nuevo modelo de dirección a tiempo parcial que se perfila con María Dolores de Cospedal en la Secretaría General. La presidenta de la Junta de Castilla-La Mancha seguirá al frente de la organización y tampoco quiere a su lado una figura de peso que, como coordinador general, se ocupe del día a día del partido. Es una fórmula inédita en el PP que desconcierta a los veteranos del ‘aparato’.

El nuevo modelo, con una secretaria general que compatibiliza el control del partido con la gestión de un gobierno autonómico, se ha ensayado entre junio del pasado año y la llegada al Gobierno de Mariano Rajoy en diciembre. Pero ha sido una etapa electoral con todo el ‘aparato’ volcado en la campaña y en la operación de nutrir de altos cargos la Administración central. Ahora toca la gestión ordinaria de la organización, tradicionalmente dirigida en el PP con un secretario general a tiempo completo. Como hicieron en su día –entre 1989 y 2004- Francisco Álvarez-Cascos, Ángel Acebes y Javier Arenas a las órdenes de José María Aznar y Mariano Rajoy.

Cuando Cascos pasó a ser vicepresidente del Gobierno en 2004, Aznar recurrió a Ángel Acebes para que se ocupara como coordinador general de la gestión directa y diaria de la organización bajo la dirección de Álvarez-Cascos, todavía general secretario. Luego, con Rajoy en la presidencia del partido, Acebes volvió a coger las riendas de la Secretaría General hasta los cambios del congreso de Valencia en 2008.

De provisional a fijo con responsabilidades añadidas

Desde entonces María Dolores de Cospedal ha sido la ‘número dos’ del partido, puesto desde el que ha dirigido la organización hasta la victoria en los comicios autonómicos de mayo pasado, incluido su personal éxito en Castilla-La Mancha. Lo que parecía provisional pasa a institucionalizarse pese a las nuevas responsabilidades de Gobierno de la secretaria general del PP. La novedad que ha desconcertado a los veteranos del partido es que Cospedal descarte recuperar la figura del coordinador general (lo que fue Acebes con Cascos), e incluso que dé por hecho el respaldo de Rajoy a su idea de nombrar tres o cuatro vicesecretarios para que se ocupen de las distintas áreas de la organización.

El modelo anunciado, con una secretaria general que se ocupe de la organización a tiempo parcial, desde Toledo, y además sin una figura de peso y de referencia en Génova como coordinador general no se corresponde con la tradición de un partido que presume de tener 800.000 militantes, el Gobierno, tres cuartas partes del poder autonómico y la mayoría de los Ayuntamientos. Según destacan en fuentes del PP también choca con la propia doctrina acuñada por Rajoy y por Aznar.

El ex presidente del Gobierno acudió a la reunión que celebró el comité ejecutivo del partido al día siguiente de ganar las elecciones generales del 20 de noviembre. Volvía a la dirección del partido después de no pisar en siete años y la esencia de su mensaje, además de pedir para Rajoy en el Gobierno el mismo apoyo que él tuvo en su etapa en el poder, fue dirigido a recordar que lo fundamental para el PP seguía siendo fortalecer la organización y mantener el partido unido, que en el poder siempre se está de paso.

Aznar y Rajoy: lo importante es el partido

Dos semanas después, en la primera reunión de la Junta Directiva Nacional convocada después de los comicios, era Mariano Rajoy quien repetía el mismo mensaje de Aznar: “Ahora hay mucha gente que ha pasado del partido a las instituciones, pero pido la máxima atención al partido. Que los órganos del partido se reúnan. Que el partido siga funcionando, incorporando gente y estando en los debates sociales y que no dejemos nunca de ser, como partido, el enlace con la sociedad como instrumento para plantear lo que siempre es útil a la gente”.

El presidente del PP, a punto de ser investido presidente del Gobierno insistió: “Este es un tema capital y todos los que estamos aquí, que hay algunos muy brillantes sin duda alguna, pero todos estamos por ser miembros de nuestro partido y porque la gente cree en las ideas que defendemos, en nuestra capacidad de gestionar bien y en lo que significa la sigla Partido Popular”.

La actual dirección del PP ha pasado en bloque al Ejecutivo o a la dirección del Grupo Parlamentario Popular. De los tres vicesecretarios Ana Mato es ministra y Javier Arenas está en la pugna para hacerse con el Gobierno en Andalucía. Sólo Esteban González Pons sigue en Génova al frente del área de comunicación. De los 8 coordinadores, sólo queda uno en la sede central: Juan Carlos Vera (organización). Han dejado de cumplir sus funciones de coordinador dirigentes del peso de Federico Trillo, Cristóbal Montoro o Ana Pastor.

Cospedal anuncia una dirección más reducida y tendrá que recurrir para formar equipo a los militantes más destacados del partido que no han entrado en el Ejecutivo o no se han trasladado a los grupos parlamentarios. Son los casos de Juan José Güemes o Manuel Cobo. En fuentes del PP aseguran que Rajoy no ha sancionado nombramiento alguno para la dirección, incluso que es muy posible que no se ponga en ello hasta hoy mismo, aunque se da por hecho que Juan Carlos Vera sí está confirmado como miembro del nuevo comité ejecutivo.

Está claro que si Soraya Sáenz de Santamaría es para Rajoy su ‘número dos’ con plenos poderes en el Gobierno, María Dolores de Cospedal repite jerarquía en la organización del partido. La cuestión es si podrá hacer de Cascos y de Acebes al mismo tiempo, controlar las organizaciones regionales, mantener activo el partido y volcarse en la defensa del Gobierno. Y todo desde Toledo y gobernando al mismo tiempo una de las comunidades autónomas más arruinadas de España como es Castilla-La Mancha.

María Dolores de Cospedal