Crónicas del despilfarro: se acabó la barra libre en Castilla-La Mancha
  1. España
TIEMPO DE DUROS RECORTES EN LA REGIÓN

Crónicas del despilfarro: se acabó la barra libre en Castilla-La Mancha

Se llegaron a referir a ella como "la Grecia de la España autonómica". No fue ningún medio español, sino el mismísimo Financial Times, recogiendo las palabras

placeholder Foto: Crónicas del despilfarro: se acabó la barra libre en Castilla-La Mancha
Crónicas del despilfarro: se acabó la barra libre en Castilla-La Mancha

Se llegaron a referir a ella como "la Grecia de la España autonómica". No fue ningún medio español, sino el mismísimo Financial Times, recogiendo las palabras de Vicente Tirado, actual presidente de las Cortes regionales. La comparación seguramente fue desproporcionada, pero lo cierto es que los números de Castilla-La Mancha son tan rotundos como desoladores. Según los datos oficiales del Banco de España, esta comunidad tiene una deuda total de 5.819 millones de euros, el 16,5% de su PIB, tan sólo superada por la Comunidad Valenciana (con 17.6000 millones y el 17,2% del PIB). En cuanto a la deuda pública, las emisiones en 2010 fueron por valor de 1.000 millones de euros. En términos absolutos quizá sean unos números complicados de evaluar, pero si tenemos en cuenta que en el año 2000 las emisiones fueron por valor de 79 millones, comprenderemos que éstas han aumentado en un 1200% en apenas diez años.

Castilla-La Mancha ha pecado de lo mismo de lo que peca cualquier territorio sometido durante décadas a un mismo partido (sea el que sea). 27 años de socialismo invencible han acabado desembocando en un descontrol absoluto, tanto económico y presupuestario como de relaciones con según qué factores. En la región hay empresarios que han multiplicado sustancialmente sus fortunas gracias a las estrechas relaciones con José Bono y José María Barreda, que han dado el visto bueno a sus proyectos y han apoyado iniciativas que a día de hoy se ven como evidentes castillos de papel. La mejor metáfora de la quiebra castellano-manchega es precisamente su Caja. El 28 de marzo de 2009, CCM era intervenida por el Banco de España y se convertía en la primera entidad bancaria intervenida en España desde 1993 (Caso Banesto)

Según una información publicada por la periodista Cristina Caballero, CCM depositó el 40% de sus fondos propios en manos de tres empresarios de la construcción (Domingo Dïaz de Mera, Ignacio Barco y Román Sanahúja). Entre la concentración de capital en tan pocas manos y las excesivas inversiones en el mencionadísimo aeropuerto de Ciudad Real, CCM cavó al final su propia tumba. Actualmente, ha sido absorbida por Cajastur. Tras prometer la llegada de buenas noticias y la estabilidad de la Caja (ahora convertida oficialmente en banco), CCM ha procedido a ejecutar más de 300 despidos y a cerrar cerca de 40 sucursales. Mientras tanto, Juan Pedro Hernández Moltó (ex presidente) e Ildefonso Ortega (ex director general) fueron imputados y posteriormente absueltos por un desfalco de más de 7.000 millones de euros.

La llegada de la tijera

Ahora, tras muchos años de barra libre, a Castilla-La Mancha le ha llegado la época de reservado el derecho de admisión. La llegada de Cospedal ha instaurado una serie de recortes tan contundentes como polémicos. Durante la segunda mitad de 2011, la región se ha convertido en el campo regional de pruebas para los recortes que Rajoy pretende elevar a toda España.

Con la intención de ahorrar algo más de 2.000 millones de euros, a Cospedal no le ha temblado la tijera: ha abierto la puerta de hospitales públicos a la gestión privada, ha recortado sueldos y aumentado trabajo a los funcionarios; ha prohibido la creación de empleo público, ha incentivado el aumento de la educación concertada, ha reducido gastos en patrimonio y personal, ha eliminado la figura del liberado sindical, ha recortado o suprimido servicios sociales, ha dado el primer paso para privatizar Radio Televisión Castilla-La Mancha y ha suprimido las ayudas en materia de cooperación internacional, entre otras cosas.

¿Recortes injustos o imprescindibles?

La opinión pública está dividida: quien cree que ya era hora de la mano dura y de la gestión responsable se choca de bruces con los que consideran que el estado del bienestar brilla ahora por su ausencia en la región. Todo el mundo discute si ésta era la mejor solución a los problemas de Castilla-La Mancha, pero casi nadie discute que se necesitaba una solución urgente.

Dentro de muy poco, la mayoría de los recortes de Castilla-La Mancha se llevarán a cabo a nivel nacional. Será entonces cuando comprobemos si el remedio es peor (o no) que la enfermedad.

Banco de Castilla-La Mancha