Garmendia pagó 359.000 euros a la empresa familiar de su secretario general
  1. España
LA FUNDACIÓN QUE DIRIGÍA HERNANI CONTRATÓ A LA COMPAÑÍA DE SU MUJER

Garmendia pagó 359.000 euros a la empresa familiar de su secretario general

Juan Tomás Hernani, señalado por desviar dinero público durante su etapa en el Consorcio ESS Bilbao, fue “fichado” por Cristina Garmendia en 2008 para el Comité

placeholder Foto: Garmendia pagó 359.000 euros a la empresa familiar de su secretario general
Garmendia pagó 359.000 euros a la empresa familiar de su secretario general

Juan Tomás Hernani, señalado por desviar dinero público durante su etapa en el Consorcio ESS Bilbao, fue “fichado” por Cristina Garmendia en 2008 para el Comité Ejecutivo del Ministerio de Ciencia e Innovación (hoy dentro de Economía). En julio de ese año lo nombró director de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología. Una vez recaló en la cartera, el ex alto cargo trajo consigo a una de las empresas de su mujer, Supperstudio S.L., que ha facturado a la citada fundación un mínimo de 359.000 euros.

Supperestudio, dedicada a la organización de eventos, comenzó a trabajar para la Fundación paralelamente a la llegada de Hernani. En 2008 emitió un mínimo de dos facturas, mientras que el 24 de febrero de 2009 logró un contrato de 188.938 euros más IVA para el “Servicio de conceptualización, diseño, organización y producción tecnológica del evento La ‘innovación como solución’” mientras él era el máximo responsable de la institución. Según las fuentes consultadas, ese año, la empresa fundada por la esposa de Hernani, Libe Alonso Leibar, giró una factura de más de 160.000 euros y otras ocho por importes inferiores a los 12.000 euros.

En 2010 Supperestudio, de la que la esposa del ex alto cargo es apoderada, logró otro contrato de 170.000 euros de la Fundación para “los servicios de conceptualización, diseño, organización y producción tecnológica del evento ‘La presentación de la Estrategia Estatal de Innovación’". Entre un contrato y otro -ambos concursos públicos dado el elevado importe-, en abril de 2009, Juan Tomás Hernani fue ascendido. Dejó la gerencia de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología y se hizo cargo de la secretaría general de Innovación, una de las dos ramas del ministerio de Cristina Garmendia, cargo en el que ha permanecido hasta el cambio de gobierno.

Casualmente, en 2010 la empresa de su mujer también trabajó para el Ministerio. Prestó sus servicios en al menos una ocasión, en la que realizó trabajos de mercadotecnia y publicidad para el Foro de Periodismo Científico de Madrid, organizado por el Ministerio de Ciencia. Fuentes oficiales de Supperstudio reconocen haber trabajado para la Fundación y para el Ministerio, pero descartan ofrecer detalles de las cantidades facturadas. Debido al cambio de estructura de los ministerios, desde el área de Ciencia aún no han podido facilitar a El Confidencial los datos completos de la relación contractual de la empresa de la esposa de Hernani con el citado ministerio. Desde Supperestudio insisten en que Libe Alonso “fundó la empresa pero ya está fuera”.

No obstante, el Registro Mercantil de Vizcaya confirma que actualmente sigue teniendo el cargo de apoderada. Juan Tomás Hernani envió un comunicado a los medios de comunicación después de que este diario revelara la nota interna del Consorcio ESS Bilbao que denunciaba con rotundidad un desvío de dinero público hacia empresas de su familia. El empresario vasco asegura que cumplió “escrupulosamente con la ley de incompatibilidades” porque transfirió a su suegra el puesto de administrador de una de las empresas que facturaron al Consorcio.

En cuanto a Supperstudio, sostiene que también traspasó “una participación financiera de mi mujer a mi suegra”. Añade que “Cumplida la ley, y mientras ésta siga en vigor, las Sociedades tienen independencia para operar en el mercado”. Es decir, se apartó él para que los negocios con las instituciones públicas que él mismo dirigía los hiciera su suegra. Hernani, ingeniero industrial, tiene un amplio currículum en puestos de responsabilidad en los sectores público y privado. Además de los citados cargos en los gobiernos vasco y central, ha sido director técnico de Robotiker, director general del Grupo Isabel, consejero delegado de Keon-Azertia y ha trabajado durante once años en la Dirección General de Empresas del Grupo Industrial del BBVA.