Es noticia
Menú
Jaén paga 6 millones de euros al año por un tranvía que no circula
  1. España
EL PSOE LOCAL LO INAUGURÓ EN PLENA CAMPAÑA ELECTORAL

Jaén paga 6 millones de euros al año por un tranvía que no circula

José Enrique Fernández de Moya (PP), alcalde de Jaén desde el 22-M, no sabe qué hacer con el tranvía de su ciudad, la obra estrella del

Foto: Jaén paga 6 millones de euros al año por un tranvía que no circula
Jaén paga 6 millones de euros al año por un tranvía que no circula

José Enrique Fernández de Moya (PP), alcalde de Jaén desde el 22-M, no sabe qué hacer con el tranvía de su ciudad, la obra estrella del PSOE local que los socialistas finalizaron ‘in extremis’ y presentaron a bombo y platillo en plenas elecciones municipales. El proyecto, al que la Junta de Andalucía inyectó 100 millones de euros, únicamente funcionó, de forma gratuita, durante un escaso periodo de pruebas inaugurado durante la campaña electoral. Sin embargo, un juez suspendió los viajes por la denuncia de los autobuses urbanos Castillo.

El por entonces candidato del PP hizo suyo un discurso antitranvía para ejemplificar el despilfarro del anterior Gobierno. Una tesis que logró coronarlo como alcalde de la ciudad con 16 concejales, una mayoría nunca vista hasta entonces. En plena precampaña, el actual alcalde llegó a afirmar que “nunca me montaré en el tranvía”. Casi seis meses después de ganar las elecciones, Fernández de Moya critica las dificultades que la Junta de Andalucía está poniendo a la nueva corporación de cara al mantenimiento de una obra “faraónica” que puso en marcha el anterior Ejecutivo socialista y el buen trato que mantiene con otras ciudades, “como Granada”, que también necesita ayuda para mantener sus instalaciones.

De momento, el tranvía, que sigue sin funcionar, cuesta a Jaén 6 millones de euros al año o, en otras palabras, 16.438 euros al día. También corren a cuenta del Consistorio los 1,7 millones anuales que se pagan por el arrendamiento de los cinco vagones, cuyo coste adelantó la Junta. El Ayuntamiento, que arrastra una deuda global de 428 millones de euros, considera “completamente imposible e inviable” que se pueda pagar el coste de los vagones. Fuentes del PP local recuerdan que la anterior alcaldesa socialista, Carmen Peñalver, “no dejó las inspecciones técnicas pertinentes sobre el transporte que inauguró justo antes de celebrarse las elecciones”.

El alcalde ha solicitado aplazar el pago del material móvil, dejando cinco años de carencia y, a partir de 2016, abonarlo en 40 años. La consejera de Obras Públicas y Vivienda de la Junta de Andalucía, Josefina Cruz, manifestó su voluntad de estudiar “cualquier modificación” que plantee el Ayuntamiento de Jaén con respecto a los vagones del tranvía “sobre la base de que no sea una carga financiera mayor” para el área que dirige.

Poco entendimiento entre Ayuntamiento y Junta

Además, recordó que el Gobierno andaluz asumió actualmente el coste del material móvil que correspondía al Ayuntamiento, donde ambas partes acordaron el pago en 17 años. Para el alcalde, ampliar el pago a 40 años es una medida “necesaria” que espera que sea “aceptada de forma oficial” por el Gobierno autonómico, ya que si “no soluciona el problema del pago del tranvía, al menos palía en parte la crítica situación económica en la que se encuentra el Ayuntamiento de Jaén”.

Además de negociar con la Junta los costes del tranvía, el PP local sigue buscando empresas para crear una concesión mixta con el Ayuntamiento, pero hasta el momento todos sus movimientos han sido en vano porque nadie ve negocio en el proyecto estrella del PSOE. El PP local asegura a este diario que si Javier Arenas fuera el Presidente de Andalucía, las negociaciones serían menos duras. De momento, el tranvía de Jaén sigue costando dinero y sigue estando parado. 

José Enrique Fernández de Moya (PP), alcalde de Jaén desde el 22-M, no sabe qué hacer con el tranvía de su ciudad, la obra estrella del PSOE local que los socialistas finalizaron ‘in extremis’ y presentaron a bombo y platillo en plenas elecciones municipales. El proyecto, al que la Junta de Andalucía inyectó 100 millones de euros, únicamente funcionó, de forma gratuita, durante un escaso periodo de pruebas inaugurado durante la campaña electoral. Sin embargo, un juez suspendió los viajes por la denuncia de los autobuses urbanos Castillo.