ETA dice adiós a las armas, pero aún no se disuelve
  1. España
RESPONDE A LA CONFERENCIA INTERNACIONAL DE PAZ

ETA dice adiós a las armas, pero aún no se disuelve

Tal y como se esperaba, la banda terrorista ETA ha hecho público un comunicado en el que anuncia el “cese definitivo” de la violencia, como le

Tal y como se esperaba, la banda terrorista ETA ha hecho público un comunicado en el que anuncia el “cese definitivo” de la violencia, como le reclamaba la Declaración de Aiete acordada el pasado lunes en la Conferencia Internacional de Paz, y la propia izquierda abertzale al día siguiente. La banda dice adiós a las armas tras 50 años de atentados, aunque aún no ha tomado la decisión de disolverse. Antes intentará negociar con el Gobierno el futuro de sus presos (siete centenares entre cárceles españolas y francesas) a cambio de la entrega testimonial de las armas. Pese a su retirada de la escena política, ETA reivindica el reconocimiento de Euskadi como nación y el derecho de autodeterminación, en este caso enunciado como “el respeto a la voluntad popular”.

La banda terrorista atribuye su decisión a la Conferencia de Paz, que califica de “iniciativa de gran trascendencia política”, porque los cinco puntos de la declaración acordada “reúne los ingredientes para una solución integral del conflicto y cuenta con el apoyo de amplios sectores de la sociedad vasca y de la comunidad internacional”.

Con la escenografía clásica, tres encapuchados frente a una mesa que concluyen la lectura de la declaración puño en alto, uno de ellos dice que “ETA ha decidido el cese definitivo de su actividad armada”, y hace un llamamiento a los gobiernos de España y Francia “para abrir un proceso de diálogo directo que tenga por objetivo la resolución de las consecuencias del conflicto (en alusión a sus presos) y, así, la superación de la confrontación armada. ETA con esta declaración histórica muestra su compromiso claro, firme y definitivo”.

Fin del terror a un mes del 20N

El “cese definitivo” de la violencia se produce a un mes justo de las elecciones del 20N. El gran beneficiado será Amaiur, la marca electoral con la que concurre la izquierda abertzale, EA, Aralar y Alternatiba, que aspira a tener grupo parlamentario propio en Madrid (5 diputados). También es un "regalo" para el PSOE. Su candidato, Alfredo Pérez Rubalcaba, podrá abanderar el fin del terrorismo para intentar atemperar el previsible desastre electoral de su partido, que hasta ahora se conformaba con evitar que el PP lograra la mayoría absoluta. Rodríguez Zapatero, que en la primera legislatura se embarcó en un proceso de paz, finalmente frustrado, que le costó numerosas críticas y acusaciones, logra también cerrar su paso por La Moncloa con un éxito indiscutible, crisis económica al margen.  

Si se confirman las encuestas y Mariano Rajoy gana los comicios del 20N y se convierte en el nuevo presidente del Gobierno tendrá que decidir si abre un proceso de diálogo con ETA para lograr su disolución definitiva. Una decisión para la que necesitará “cintura política” para combatir las críticas del sector “duro” del partido, que no está dispuesto a ningún tipo de concesiones.