El Parlamento blinda ‘in extremis’ los privilegios de jueces y fiscales metidos a políticos
  1. España
BERMEJO, ALONSO O CAMACHO SE BENEFICIAN DE UNA LEY RETROACTIVA

El Parlamento blinda ‘in extremis’ los privilegios de jueces y fiscales metidos a políticos

Con retroactividad, urgencia, sin publicidad ni informes previos y con el apoyo casi unánime  de todos los partidos. Así acaba de ser aprobada y publicada en

Foto: El Parlamento blinda ‘in extremis’ los privilegios de jueces y fiscales metidos a políticos
El Parlamento blinda ‘in extremis’ los privilegios de jueces y fiscales metidos a políticos

Con retroactividad, urgencia, sin publicidad ni informes previos y con el apoyo casi unánime  de todos los partidos. Así acaba de ser aprobada y publicada en el BOE una modificación de la Ley Orgánica del Poder Judicial que blinda con efecto retroactivo los privilegios de los jueces y fiscales que decidan dedicarse a la política municipal, autonómica o nacional. En resumidas cuentas, que todos aquellos jueces, fiscales o secretarios judiciales metidos a políticos, gracias a esta ley se reincorporan a su carrera acumulando antigüedad y volviendo a la plaza que tenían antes de su aventura política. Mariano Fernández Bermejo, ex ministro de Justicia, no ha tardado ni un mes en ejercer este nuevo ‘derecho’.

El BOE publicaba el pasado día 23 la modificación de la Ley que varía el régimen actual de los jueces y fiscales que ocupaban un puesto de confianza o un cargo de elección política. Hasta la entrada en vigor de esta modificación, todos aquellos que se dejaban llevar por los cantos de sirena de la política estaban en un régimen de ‘excedencia voluntaria’, lo que ni acumulaba antigüedad ni le garantizaba el retorno a su plaza.

Desde el 23 de septiembre, la situación ha cambiado y ya no están en excedencia sino en situación de ‘servicios especiales’, lo que les garantiza el retorno a su plaza y la acumulación de años de antigüedad el tiempo que se dediquen a la política. Y como a la ley se le ha dado de manera excepcional el carácter de retroactiva, a ella podrán acogerse todos los ‘políticos’ que hasta el 22 de septiembre pensaban que se dedicaban a la ‘cosa pública’ en perjuicio de sus carreras.

De momento, quien no ha tardado mucho en hacer uso de la nueva ley es el ex ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo. El día 8 de octubre, es decir, apenas 15 días después de publicada la nueva ley, el BOE publicaba que el Ministerio de Justicia “ha resuelto declarar en situación de servicios especiales en la Carrera Fiscal con efectos del día 12 de febrero de 2007 a don Mariano Fernández Bermejo, Fiscal de Sala del Tribunal Supremo, que por Orden JUS/552/2007, de 7 de marzo, fue declarado en situación de excedencia voluntaria en la Carrera Fiscal”.

Gracias a esta ley, otros políticos como el portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, el juez José Antonio Alonso, o el actual ministro del Interior, el fiscal Antonio Camacho, han visto de golpe y plumazo, y por la gracia del Parlamento, recuperar todos los privilegios en su carrera que creían perdidos y que les permitirá volver a su plaza y adelantar en el escalafón a compañeros que estos años sí han estado ejerciendo.

Unos privilegios que no han dudado en apoyar todos los partidos políticos: en el Senado la apoyaron todos los Grupos representados y en el Congreso se aprobó por 343 de los 350 diputados. Únicamente hubo una abstención, lo que vuelve a poner bien a las claras la gran voluntad de entendimiento que tienen a veces los políticos cuando se trata de recuperar privilegios para su clase. Las características del trámite de la modificación de la ley tampoco deja en bien lugar a nuestros representantes en las Cámaras: fue introducida como una disposición adicional de una ley ordinaria, no hubo el preceptivo informe del Consejo General del Poder Judicial y entra en vigor, con carácter retroactivo, a las 24 horas de su publicación. Y fue aprobada tres días antes de que se disolvieran las Cortes. Todo un compendio de ‘transparencia’.