IU da el 'tiro de gracia' al PSOE y le arrebata su penúltimo feudo histórico
  1. España
LA PÉRDIDA DE EXTREMADURA TRAS 28 AÑOS DE PODER AUGURA UNA DERROTA EN ANDALUCÍA EN 2012

IU da el 'tiro de gracia' al PSOE y le arrebata su penúltimo feudo histórico

Un auténtico tsunami electoral parece a punto de borrar al PSOE del mapa del poder en poco más de un año. Primero perdió Cataluña, el pasado otoño; luego vino la debacle

Foto: IU da el 'tiro de gracia' al PSOE y le arrebata su penúltimo feudo histórico
IU da el 'tiro de gracia' al PSOE y le arrebata su penúltimo feudo histórico

Un auténtico tsunami electoral parece a punto de borrar al PSOE del mapa del poder en poco más de un año. Primero perdió Cataluña, el pasado otoño; luego vino la debacle del 22-M; ahora sufre un doloroso e inesperado revés en Extremadura, y en 2012 puede quedarse sin su último feudo histórico de Andalucía y ser desalojado de La Moncloa. Un panorama desolador para un José Luis Rodríguez Zapatero en retirada que puede legar a su sucesor un partido hecho jirones.

Tras perder el poder en Castilla-La Mancha, Baleares, Aragón y Cantabria el pasado 22-M y ser aplastados en las comunidades donde ya gobernaba el PP, los socialistas recibieron ayer el tiro de gracia en Extremadura, una comunidad que han presidido de forma ininterrumpida durante los últimos 28 años y que ahora pasa por primera vez a manos del PP, que deberá pilotarla en minoría durante los próximos cuatro años.

La dirección regional de Izquierda Unida (IU), en una decisión contra natura forzada por el rencor acumulado durante décadas hacia el PSOE, permitirá con su abstención la investidura del popular José Antonio Monago, que ayer mismo prometió "diálogo" y "acuerdos". No le quedará más remedio, porque la moción de censura (PSOE e IU suman un escaño más que el PP) será una amenaza constante durante toda la legislatura.

A media tarde de ayer, el líder de IU en Extremadura, Pedro Escobar, anunciaba el resultado de la votación celebrada al término de una tensa y bronca reunión de su Consejo Político Regional: 19 votos a favor de un pacto de izquierda con el PSOE para que el socialista Guillermo Fernández Vara siguiera otros cuatro años al frente de la Junta extremeña, y 28 que apostaron por abstenerse en la sesión de investidura y dejar así vía libre a Monago, que encabezó la lista más votada en las recientes elecciones autonómicas.

Ni siquiera la presencia en la reunión del líder federal, Cayo Lara, que se jugaba su prestigio y credibilidad tras prometer durante la campaña electoral que "ni por pasiva ni por activa" permitiría que IU respaldase gobiernos del PP, fue suficiente para sofocar la rebelión. Lara, en un intento casi desesperado por forzar el apoyo a Fernández Vara, trató incluso de agitar el miedo a la derecha rememorando la matanza de republicanos durante la Guerra Civil. Pero, finalmente, una holgada mayoría del Consejo Político Regional ratificó con su voto la decisión adoptada de forma aplastante en las dos últimas semanas por la militancia de IU: el 75% de las bases se decantó por echar al PSOE del poder.

Andalucía y Euskadi, ¿las próximas en caer?

Los socialistas, tras dejarse arrebatar la joya extremeña, sólo conservan ahora Andalucía y el País Vasco. Aún falta un largo trecho para las próximas elecciones autonómicas en Euskadi -se celebrarán en 2013-, pero la espectacular irrupción de la coalición de la izquierda abertzale Bildu, unida al hundimiento del PSE y al aguante de un PNV que conserva su suelo electoral, parecen señalar la puerta de salida al lehendakari, Patxi López. Mucho más cercana en el tiempo, la cita con las urnas en Andalucía -que coincidirá con las generales en marzo de 2012, salvo que Zapatero decida no agotar la legislatura- tampoco presagia nada bueno para el PSOE, al que todos los sondeos dan como perdedor frente al PP de Javier Arenas.

Lo ocurrido ayer en Extremadura también llena de incógnitas el futuro de IU, que puede haber cavado su propia tumba al facilitar con su abstención que la derecha alcance el poder en una región mayoritariamente de izquierdas. A la crisis endémica que arrastra la coalición desde la marcha de Julio Anguita se une el no haber sacado apenas provecho ni del desplome del PSOE ni de la indignación del Movimiento 15-M. Y, por supuesto, la amenaza de un voto útil que los socialistas, sobre todo después de la traición de este domingo, tratarán de explotar en futuras citas electorales. 

Extremadura PSOE José Antonio Monago Cayo Lara