EL FISCAL ACUSA AL CGPJ DE DAR UN "GOLPE DE ESTADO"

Conde-Pumpido abronca al ex abogado de Garzón y carga contra el Poder Judicial

El fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, protagonizó ayer un insólito rifirrafe con José Manuel Gómez Benítez, vocal del Consejo General Poder Judicial (CGPJ) y ex

Foto: Conde-Pumpido abronca al ex abogado de Garzón y carga contra el Poder Judicial
Conde-Pumpido abronca al ex abogado de Garzón y carga contra el Poder Judicial

El fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, protagonizó ayer un insólito rifirrafe con José Manuel Gómez Benítez, vocal del Consejo General Poder Judicial (CGPJ) y ex abogado del PSOE y del juez Garzón. Durante un homenaje en el hotel Ritz de Madrid al ex magistrado del Supremo José Jiménez Villarejo, Conde-Pumpido acusó al órgano de gobierno de los jueces de dar un “golpe de estado” con sus propuestas para la reforma de la administración de justicia, y, según testigos presenciales, abroncó con “agresividad” a Gómez Benítez por su papel en el Poder Judicial.

La bronca dejó estupefactas a las autoridades que compartían mesa y mantel con el fiscal general, entre ellas, el vicepresidente Alfredo Pérez Rubalcaba, el ministro de Justicia, Francisco Caamaño; el presidente del Senado, Javier Rojo; el presidente del Supremo y del CGPJ, Carlos Dívar; o el presidente del Tribunal Constitucional, Pascual Sala. El motivo del almuerzo era la entrega de la Cruz de San Raimundo de Peñafort a Jiménez Villarejo por su carrera como fiscal antidroga y magistrado. Sin embargo, Conde-Pumpido introdujo en su discurso una crítica inesperada al rol del Poder Judicial, criticando sus pretensiones de “convertirse en legislador”.

El responsable del Ministerio Público aludía así a la mediación realizada por el CGPJ ante el Gobierno y los diferentes grupos parlamentarios para introducir una serie de reformas en la ley de enjuiciamiento criminal, así como en la de agilización de la Justicia. Gómez Benítez, uno de los vocales que ha participado en estas negociaciones, se acercó a Conde-Pumpido para responder a sus críticas, pero, de acuerdo con diversos testigos, el fiscal estalló insistiendo en que el Poder Judicial está invadiendo las funciones del Parlamento. “¡Es un golpe de estado!”, exclamó.

“Conde-Pumpido estaba muy agresivo, no parecía dispuesto a entrar en razón. Sin duda tenía un mal día”, explicó a este diario uno de los invitados al acto. “Estaba fuera de tono y no era el momento para ese debate”, añadieron estas fuentes. Pese a la fama de duro que persigue a Gómez Benítez, el jurista mantuvo la calma, incluso cuando Conde Pumpido le reprochó a voz en grito que el CGPJ que estaba actuando “en contra el Ministerio Fiscal”. Finalmente, los asistentes optaron por dejarles solos discutiendo. 

En la actualidad, el Congreso de los Diputados debate el proyecto de ley de medidas de agilización procesal, una vieja demanda de los profesionales de la justicia. El CGPJ pidió al ministro Caamaño y a los grupos parlamentarios de PSOE y PP que introdujeran una serie de medidas en la ley de enjuiciamiento criminal para reducir la posibilidad de presentar recursos durante un proceso, aliviando así la carga que soporta la Justicia. Pero, por ahora, solo partidos minoritarios como CiU, PNV o Coalición Canaria han incluido las propuestas del Poder Judicial en sus enmiendas. En todo caso, Conde-Pumpido, según fuentes jurídicas, interpretó este movimiento como una forma de “atacar y orillar al Ministerio Fiscal”.

Politización de la Justicia

Al margen de la polémica por la confrontación de estos dos pesos pesados de la judicatura, el rifirrafe es un síntoma del precario estado en el que sigue sumida la Justicia en su ámbito político. A la irritación del fiscal general con el Poder Judicial se suma la percepción generalizada de que los nombramientos se llevan a cabo de forma partidista, de modo que el ascenso de Pascual Sala a la Presidencia del Tribunal Constitucional se consideró una victoria de Rubalcaba, o la renovación de este órgano, un reparto entre PSOE y PP.

Precisamente, la aclamación del vicepresidente y ministro del Interior como candidato socialista ha desatado los rumores sobre la continuidad de Caamaño en el Gobierno, cuya designación se vincula al deseo de la ex vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega. El propio Conde-Pumpido, en el cargo desde 2004, cesará de su cargo previsiblemente el próximo año, sustituido por un perfil más próximo al Gobierno que resulte elegido en 2012. Por otra parte, cabe recordar que Gómez Benítez fue uno de los negociadores elegidos por Rubalcaba para el proceso de diálogo con ETA de la pasada legislatura, y que en 2010 desató una guerra contra su colega en el CGPJ, Margarita Robles, por el reparto de nombramientos en el seno de este organismo.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
23 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios