SU NOMBRE APARECE EN UN E-MAIL QUE REVELA PRESIONES A EMPRESAS ESPAÑOLAS EN ARGENTINA

Una investigación judicial sobre la financiación de los Kirchner salpica a Zapatero

El nombre de José Luis Rodríguez Zapatero aparece en el correo electrónico que uno de los principales asesores del Gobierno argentino de Néstor Kirchner envió en 2005 a

Foto: Una investigación judicial sobre la financiación de los Kirchner salpica a Zapatero
Una investigación judicial sobre la financiación de los Kirchner salpica a Zapatero

El nombre de José Luis Rodríguez Zapatero aparece en el correo electrónico que uno de los principales asesores del Gobierno argentino de Néstor Kirchner envió en 2005 a su contacto en Madrid para que presionase a grandes empresas españolas con el fin de que aportasen fondos para la campaña electoral de Cristina Fernández de Kirchner, que ese mismo año ganó en las urnas su escaño como senadora por la provincia de Buenos Aires.

La justicia argentina investiga ahora a los supuestos recaudadores del ya fallecido ex presidente para tratar de averiguar si éstos, siguiendo instrucciones del entonces secretario de Estado de Transporte y mano derecha de Kirchner, Ricardo Jaime, presionaron a empresas españolas para que financiasen la campaña electoral de su esposa Cristina, según han revelado los diarios bonaerenses La Nación y Clarín. Jaime está actualmente procesado por presunto enriquecimiento ilícito.

La investigación se centra en destripar los 11 ordenadores incautados por la policía a uno de los más influyentes asesores de Jaime y del propio Kirchner, Manuel Vázquez, que contienen decenas de e-mails comprometedores en los que éste transmitía a su hombre en Madrid, el lobbista Miguel Ángel Lorente, las órdenes sobre la estrategia a seguir para que las grandes compañías españolas contribuyesen económicamente a las campañas electorales de los Kirchner.

"Que Zapatero presione"

En uno de esos correos electrónicos, fechado el 4 de octubre de 2005, Vázquez escribía a Lorente y mencionaba a Zapatero: "Ya no soporto más la presión sobre este tema que está ejerciendo el número uno pidiendo algún tipo de resultado. Está dispuesto a hacer lo que sea con tal de recibir alguna cosa, pues es mucho el dinero que está necesitando para mantener la presión necesaria en la campaña. Lo vuelve loco a nuestro amigo Ricardo [el hombre de confianza de Kirchner] pidiéndole resultados. Ya dijo que, si es necesario, habla con Rodríguez Zapatero pidiéndole que presione a quien sea necesario".

Tan sólo tres días más tarde, el 7 de octubre de 2005, Zapatero aseguraba, durante un encuentro informativo en La Moncloa con periodistas argentinos y de otros países iberoamericanos, que su relación con Kirchner era "muy buena". Y añadía que "todas las empresas españolas se quedarán en Argentina. Hemos avanzado muchísimo en los últimos meses porque había problemas entre varias empresas y el Gobierno argentino. Y todos se han solucionado, de modo que todas se quedarán. El único problema es con Aguas de Barcelona, y puede haber una solución".

Seis días después Zapatero tuvo oportunidad de dialogar largo y tendido con el matrimonio Kirchner. Fue en Salamanca, durante la 15ª Cumbre Iberoamericana que presidió el rey Don Juan Carlos y a la que también asistió la entonces primera dama argentina y candidata a senadora por la provincia de Buenos Aires. Los presidentes español y argentino mantuvieron al menos un encuentro bilateral durante la cita salmantina.

Banco Santander, Telefónica, Indra...

En otro de los correos electrónicos intervenidos judicialmente al entramado de recaudadores, el lobbista Lorente escribe desde Madrid a Vázquez, el asesor del Gobierno argentino: "Imagínate la involucración directa que tengo con el Banco [supuestamente el Banco Santander], con Indra o con Telefónica, y la respuesta ha sido similar: que lo pida [el dinero] directamente, porque si no, probablemente o no le llegue o no sea un factor para arreglar nuestros problemas".

Y añade Lorente en su e-mail: "Todos [los empresarios españoles] coinciden en que, tal como funcionan las cosas en Argentina, quieren entregarlo personalmente a quien nos indique directamente el número uno. Otra cosa, añaden con más o menos diplomacia, es tirar el dinero; no vale con que alguien diga que viene en su nombre si no se nos dice por el top". Los correos electrónicos no aclaran a quién se refieren Lorente y Vázquez con las expresiones el número uno y el top, pero todo parece indicar que el personaje en cuestión es el ya fallecido ex presidente argentino.

Lorente, 'el conseguidor'

El conseguidor Lorente es la pieza clave de la operación en España, y el encargado, supuestamente, de llegar hasta Zapatero. Este economista de 58 años posee una dilatada carrera en puestos de dirección en el sector financiero y es un buen conocedor de los entramados del poder empresarial y político. Ha ejercido como director general, consejero y asesor ejecutivo de diversos bancos, y ha presidido las sociedades Cyaes, Inveast y Celularstar.

 

En concreto, Lorente fue apoderado del Banco Español de Crédito y consejero de la división de administración de activos del Banco Santander. En 2008 pasó a formar parte del consejo de administración del Santander y de su Comité de Auditoría en Colombia. Asimismo, es autor de dos ensayos económicos (El crack del año ocho y El marco económico del sistema financiero), editor a principios de los años 90 del Spanish Banking Report, patrono de la ONG Ayuda en Acción y miembro de Comisiones Obreras.

 

A través de de la sociedad Cyaes (Controles y Auditorías Especiales S.L.), Lorente ha ejercido de intermediario y lobbista, convirtiéndose en el contacto del entorno de los Kirchner en España. Según el contenido de los correos electrónicos publicados por La Nación, fue él quien perfiló la estrategia para presionar a las empresas españolas: "Vale la pena internarlo si, y solo si, hay una implicación política de nivel superior ahí que les haga ver que la cosa va en serio. No vamos a ganar la simpatía, pero podemos jugar con el miedo".

 

Lorente también cobró, según los correos electrónicos revelados por la prensa argentina, dos millones de euros por mediar en la compra de material ferroviario entre el Gobierno argentino y la empresa pública española Expansión Exterior. Esta operación está siendo investigada por la justicia argentina por las presuntas irregularidades millonarias cometidas por el ex secretario de Transporte de aquel país.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
39 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios