EL PP ACUSA A ZAPATERO DE MANEJAR EXTERIORES CON INTERESES ELECTORALES

La diplomacia de Jiménez: Bolivia, Ecuador, Guinea, Sudán, Cuba...

El primer viaje de un ministro de Asuntos Exteriores posee una carga simbólica que resume la apuesta del Gobierno en materia de acción exterior. Hillary Clinton

Foto: La diplomacia de Jiménez: Bolivia, Ecuador, Guinea, Sudán, Cuba...
La diplomacia de Jiménez: Bolivia, Ecuador, Guinea, Sudán, Cuba...

El primer viaje de un ministro de Asuntos Exteriores posee una carga simbólica que resume la apuesta del Gobierno en materia de acción exterior. Hillary Clinton eligió una gira por Asia para su primera visita al extranjero como secretaria de Estado norteamericana. En sus primeras palabras como sustituta de Miguel Ángel Moratinos, Trinidad Jiménez también situó como prioridad la región de Asia Pacífico. Sin embargo, su primer viaje ha sido a Bolivia y Ecuador.

Con esta elección, Jiménez parece decidida a mantener la estrategia de su antecesor, más allá del baile de altos cargos desatado tras la salida de Moratinos. Aunque todavía no ha comparecido en el Congreso para detallar en qué invertirá sus 17 meses al frente del Ministerio, la crisis del Sáhara y sus primeros contactos diplomáticos no anuncian un fortalecimiento del peso de España en el escenario internacional.

Antes de viajar a Bolivia y Ecuador, Jiménez se ha reunido con los ministros de Exteriores de Marruecos, Sudán y Guinea Ecuatorial. Asimismo, asistió al funeral del ex presidente argentino Néstor Kirchner. Una agenda de escasa relevancia en la que solo brilló su estreno ante el Consejo de Ministros de la Unión Europea. Sin embargo, allí se encontró con el envenenado testamento de Moratinos, y apenas cuatro días después de jurar el cargo, tuvo que defender ante sus colegas europeos un nuevo acercamiento a Cuba y el cambio de la posición común.

El Partido Popular esperaba que la nueva ministra cambiara el rumbo de la política española hacia Cuba y Venezuela, después de que Moratinos se jugara todo su crédito en conseguir una apertura del régimen castrista. A Jiménez se le atribuye una posición crítica con respecto a los gobiernos de Raúl Castro, Hugo Chávez o del nicaragüense Daniel Ortega, en parte por su estrecha relación con el ex presidente Felipe González. No obstante, en su primera gira también ha recalado en países gobernados por mandatarios cercanos a Chávez, como Evo Morales y Rafael Correa.

Para Gustavo de Arístegui, portavoz de Exteriores popular, la razón es que Jiménez no es sino la ejecutora de una política diseñada desde Moncloa. “José Luis Rodríguez Zapatero utiliza la acción exterior con objetivos electorales. Le conviene exhibir una buena relación con estos dirigentes populistas para contentar a los votantes situados a la izquierda del PSOE, que le están abandonando”, afirmó a este diario.

La estrecha tutela de Presidencia del Gobierno sobre el Ministerio de Exteriores ha quedado en evidencia en diversas ocasiones. La última, ayer mismo, cuando Zapatero envió a Moratinos a Argelia para rebajar la tensión en el Sáhara. Según avanzó El País, el ex ministro fue recibido por el jefe de la diplomacia de este país, Mourad Medelci, y se reunirá con el presidente Abdelaziz Buteflika. El diplomático cordobés continúa al servicio de Moncloa para diferentes misiones, como preparar la cada vez menos probable cumbre de la Unión por el Mediterráneo en Barcelona.

Sin nostalgia de Moratinos

A esta duplicidad hay que añadir el rol de Bernardino León, secretario general de Presidencia del Gobierno y ex secretario de Estado de Exteriores con Moratinos. Jiménez se cuidó de ensalzar la gestión del malagueño durante el traspaso de carteras en el Ministerio, y le llegó a atribuir la entrada de España en el G-20. Ambos pugnarán por influir en las decisiones de Zapatero de ámbito internacional.

Fuentes diplomáticas también descartaron que la nueva ministra se disponga a afrontar la siempre pendiente modernización del servicio exterior. A pesar de que fue uno de los objetivos que apuntó al recibir la cartera, pocos creen que intente acometer en meses lo que Moratinos no completó en más de 6 años. Los expertos llevan años advirtiendo que el cuerpo diplomático se ha quedado anticuado e impide  que profesionales destacados no funcionarios puedan acceder al servicio de forma temporal para dotarle de valor añadido.

No obstante, el aterrizaje de Jiménez también ha producido “alivio” a muchos diplomáticos “hartos de los amiguismos y obsesiones de Moratinos”, según señalaron fuentes próximas al Ministerio. “A excepción de sus más próximos, poca gente va a echar de menos al ex ministro, así que hay que dar un margen de confianza a Jiménez”, añadieron.

El éxito de la ex rival de Tomás Gómez en las primarias de Madrid se medirá por la aproximación de España a los verdaderos centros de poder internacional y su traducción en resultados económicos. Pero, también, por su capacidad para mejorar la cooperación de Venezuela en materia antiterrorista, defender activamente a los españoles que padecen expropiaciones en ese país, o equilibrar las relaciones con Marruecos.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
40 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios