NO LOGRA APOYOS PARA APROBAR EL DECRETO EN EL CONGRESO

Carrera contrarreloj del Gobierno para ‘remendar’ el texto de la reforma laboral

El tiempo se agota sin que el Gobierno haya logrado un solo apoyo para su reforma laboral. La presión de economistas, juristas, partidos políticos, patronal y

Foto: Carrera contrarreloj del Gobierno para ‘remendar’ el texto de la reforma laboral
Carrera contrarreloj del Gobierno para ‘remendar’ el texto de la reforma laboral

El tiempo se agota sin que el Gobierno haya logrado un solo apoyo para su reforma laboral. La presión de economistas, juristas, partidos políticos, patronal y sindicatos está obligando al Ejecutivo a improvisar una nueva redacción del texto que mañana debe aprobar el Consejo de Ministros. Así lo admitió este martes el portavoz del Grupo Socialista, José Antonio Alonso, aunque aseguró que las “líneas maestras ya están trazadas”.

Líneas maestras que han desencadenado críticas desde todos los sectores y que el titular de Trabajo, Celestino Corbacho, continúa negociando con la oposición. Por ahora, ningún grupo garantiza la aprobación de la reforma en el Congreso, pero los socialistas dan por hecho que se pueda tramitar como proyecto de ley. Para ello contarían con el respaldo de ERC, cuyo portavoz, Joan Ridao, ha calificado de “estimable” el proyecto, y desea seguir negociando en el Parlamento.

El PP, por su parte, se inclina por la abstención para permitir que la reforma se discuta en el Congreso, aunque se niega a fijar una postura clara hasta que Gobierno apruebe el decreto. Corbacho no consiguió arrancar esta mañana ningún compromiso al portavoz económico popular, Cristóbal Montoro; mientras que Soraya Sáenz de Santamaría recurrió a la ironía para pedir prudencia ante el decreto gubernamental: “Habrá que esperar un par de días por si hay corrección de errores”.

La posición de CiU también es una incógnita. Fue el grupo que salvó con su abstención el tijeretazo social de Zapatero, pero su portavoz, Josep Antonio Duran Lleida, mantiene una actitud beligerante que ayer le llevó a romper momentáneamente el diálogo con el PSOE. Las conversaciones se reanudaron y, según los nacionalistas, se mantendrán hasta el último momento. No obstante, los socialistas ya saben que no conseguirán una nueva abstención de CiU. Pere Macias, portavoz adjunto, aseguró a Europa Press que su grupo optará entre el voto afirmativo o negativo, pero descarta la abstención.

Presión de economistas y juristas

Las prisas se han apoderado del Ejecutivo tras constatar el amplio rechazo a su propuesta. Una buena prueba de ello es que José Enrique Serrano, jefe de Gabinete de Zapatero y verdadero artífice del decreto, por encima de Corbacho y del director de la Oficina Económica del Presidente, Javier Vallés, tuvo que pedir un informe al despacho Sagardoy Abogados 48 horas después de presentar el texto.

Asimismo, la opinión de los economistas, en concreto del grupo de los Cien, ha hecho mella en Zapatero. El presidente del Gobierno se reunió ayer con este colectivo, que le reclamó un endurecimiento de la reforma y le advirtió de las consecuencias que tendría para la economía un texto que no convenza a nadie. Pese a todo, José Blanco aseguró este martes que el decreto entrará en vigor de forma inmediata, por lo que Zapatero podrá presentarlo el jueves en el Consejo Europeo. Otra cosa será la convalidación del próximo martes en el Congreso.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios