DÍA DE LAS FUERZAS ARMADAS

Los silbidos a Vara y a Chacón y la ovación para el Rey centran el desfile

Los silbidos y abucheos proferidos con intensidad desde varios sectores del público en el centro de Badajoz contra el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo

Foto: Los silbidos a Vara y a Chacón y la ovación para el Rey centran el desfile
Los silbidos a Vara y a Chacón y la ovación para el Rey centran el desfile
Los silbidos y abucheos proferidos con intensidad desde varios sectores del público en el centro de Badajoz contra el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, y la ministra de Defensa, Carme Chacón, a su llegada a la Plaza Herrera Pombo de Badajoz marcaron este domingo el inicio del desfile presidido por los Reyes por el Día de las Fuerzas Armadas (DIFAS), una parada militar en que el monarca, tras su operación, reapareció en público con el uniforme de capitán general del Ejército de Tierra y consiguió, junto a la Reina y los Príncipes de Asturias, las mayores ovaciones y aplausos de los últimos años.

El desfile de unidades históricas tuvo una gran acogida en todos los sectores del público, que aplaudió el paso de militares de instituciones castrenses como el Regimiento Inmemorial del Rey, el Regimiento Real de Artillería y los 'Dragones de Numancia'. Todos los militares que desfilaron y los que se mantuvieron formados con las banderas lucieron sus uniformes y armas de época, incluidas armas como las picas, y estuvieron por la música de la banda de pifanos y tambores.

En total, Defensa exhibió en las calles de Badajoz unos 250 militares este domingo, tanto con uniformes de época como con el uniforme actual para desfilar y rendir honores a la autoridad que preside. El Departamento que dirige Carme Chacón desplegó en el última acto del DIFAS seis unidades equivalentes a otras tantas seis secciones con diferentes apoyos.

La parada militar llegó precedida por los pitidos al presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, que también fue objeto de una reacción similar aunque menor en intensidad en la jura de bandera de civiles del sábado y que, en comparación con el recibimiento a presidentes autonómicos en ediciones anteriores, como en Santander, incluyó mayores silbidos.

La ministra de Defensa, Carme Chacón, volvió a recibir, por segundo año consecutivo, silbidos y abucheos, mayores que el año anterior y menores que los que tuvo el presidente extremeño a su llegada. Varios de los asistentes a la recepción oficial ofrecida por la Familia Real explicaron al término de ese último acto que la responsable política recibió muestras de cariño y mensajes de felicitación por el éxito con que se desarrolló la parada militar.

Ataviado con el uniforme de capitán general del Ejército, el Rey reapareció en público en Badajoz tras su reciente operación y recibió una fuerte ovación al llegar a la plaza en que presidió junto a la Reina y los Príncipes de Asturias el desfile que cerró los actos por las Fuerzas Armadas. El monarca y doña Sofía tuvieron una excelente acogida en la ciudad extremeña y protagonizaron la anécdota cuando ella tropezó antes de los honores y él mostró sus reflejos para ayudarle y evitar que se cayera. Los Príncipes también fueron aplaudidos por el público en el desfile del DIFAS, el primero en que don Felipe lució el uniforme que le corresponde como teniente coronel del Ejército del Aire.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios