El juez Garzón pidió a Botín que financiase sus cursos en la Universidad de Nueva York
  1. España

El juez Garzón pidió a Botín que financiase sus cursos en la Universidad de Nueva York

El juez Baltasar Garzón pidió a Emilio Botín, presidente del Banco Santander, que pagara las actividades que el magistrado realizó en el Centro Rey Juan Carlos

Foto: El juez Garzón pidió a Botín que financiase sus cursos en la Universidad de Nueva York
El juez Garzón pidió a Botín que financiase sus cursos en la Universidad de Nueva York

El juez Baltasar Garzón pidió a Emilio Botín, presidente del Banco Santander, que pagara las actividades que el magistrado realizó en el Centro Rey Juan Carlos de la Universidad de Nueva York, por un valor de unos 260.000 euros.

Según publica hoy el diario El Mundo, el juez solicitó personalmente mediante una carta al banquero la financiación de sus coloquios -que versaban sobre Derechos Humanos y Seguridad Jurídica en Iberoamérica-, durante varios meses de 2005 y 2006, y éste accedió a la petición, entregándole un total de 302.000 dólares.

El periódico detalla que en un primer momento fue Gonzalo de las Heras, en aquella época director general del grupo Santander en el país estadounidense, el objeto de la petición de Garzón, si bien el juez pronto comenzó una correspondencia con el presidente, que le llevó meses después a solicitar una nueva aportación para el patrocinio de un segundo ciclo de coloquios, que también salió adelante.

Esta relación magistrado-banquero no terminó ahí, sino que, tras el regreso desde Nueva York, y ya reincorporado a la Audiencia Nacional, según explica el rotativo, el juez recibió nuevas noticias del Santander, en forma de querella contra Botín, ante la que "no se abstuvo de intervenir y la inadmitió a trámite". Las razones alegadas por el magistrado fueron que "no había relación directa, ni indirecta, ni de carácter económico con la entidad", cosa que ha quedado desmentida a tenor de las pruebas que se han descubierto.

Documentos que no habían salido a la luz

La correspondencia entre Garzón y el Banco Santander se ha tratado hasta ahora de documentos desconocidos y que no pudieron tenerse en cuenta en la primera investigación que el Tribunal Supremo llevó a cabo al juez y los cursos por los que habría recibido unos 160.000 dólares, mientras seguía cobrando su sueldo como juez de la Audiencia Nacional.

Dicha indagación fue primeramente rechazada cuando la Universidad de Nueva York declaró que los 300.000 dólares del patrocinio del curso habían sido "recibidos y administrados íntegramente por la universidad", pero más tarde se hizo público que la propia institución educativa reconocía a través de la memoria del Centro Rey Juan Carlos que Garzón fue el que "obtuvo los fondos necesarios" para el curso.

"Querido Emilio" y "Un gran abrazo"

Ahora, toda esa línea de argumentación, así como la defensa del juez ha quedado en evidencia al informar el diario que ha sido esta semana, (el pasado lunes), cuando el jefe de la asesoría jurídica del Santander ha podido entregar a la Sala Penal del TS esas cartas, en las que Garzón se dirige a Botín como "Querido Emilio" y le expresa en varias ocasiones que "te agradezco la financiación".

En la segunda misiva, además de agradecer el apoyo del banquero, el magistrado le comenta algunos de los participantes en el curso: José Bono, Felipe González, Jesús de Polanco, Néstor Kirchner, Miguel Ángel Moratinos, Antonio Muñoz Molina o Luis Rojas Marcos.

Además, hay una tercera carta en la que le agradece "el fax de confirmación del patrocinio" en su propio nombre y en el director del centro, Jaime Fernández, y en la que además de el texto mecanografiado la firma se acompaña de una frase de puño y letra de Garzón: "Te mando un gran abrazo".

Por último, el banco ha aportado también una nota interna en la que Gonzalo de las Heras, Director General de la entidad, describe una comida celebrada en Nueva York entre el propio magistrado y varios representantes del Santander y en la que el tema tratado fue la propuesta que Garzón transmitió a los ejecutivos del banco y que éstos trasladaron a su máximo responsable.

Emilio Botín Baltasar Garzón Reforma de la financiación autonómica Nueva York